Ir a Menú

Ir a Contenido

Iglesia Católica, la culpable de que haya sacerdotes pederastas por imponerles el celibato: Evangélicos

El voto de castidad es algo serio y muy pocos seres humanos pueden cumplirlo al 100 por ciento: Gabino Pérez

Ignacio Carvajal Boca del Río, Ver, 24/04/2009

alcalorpolitico.com

El problema de la Iglesia Católica y los escándalos de sacerdotes pederastas deriva de la insistencia del alto Clero del Vaticano por imponer el celibato. Nadie puede ser cura si no jura, reprimiendo deseos humanos, de la carne, que después se manifiestan con la búsqueda clandestina de una mujer, de un hombre, o peor aún, de niños, describió el pastor Gabino Pérez Álvarez, presidente del Consejo Representativo de Iglesias Evangélicas de Veracruz.

En su experiencia, agregó, ha encontrado que para su fe hay muchas ventajas en que el pastor evangélico sea casado: “cuando nos llega una pareja con problemas, al borde de la separación, la ayudamos con conocimiento de causa, porque sabemos del asunto. ¿Cómo lo podrá hacer un sacerdote católico si no han estado casado, si no lo pueden hacer?”.

Expuso que el voto de castidad es algo muy serio y que muy pocos seres humanos pueden cumplir al 100 por ciento.

Y viviendo en Veracruz, mucho peor, es casi imposible, reiteró al tiempo que ofrece una anécdota para explicarse:
“Un día llegó al puerto un hermano pastor que durante muchos años vivió en un ambiente casi santo en una zona muy lejana del estado, colindando con Oaxaca, lejos de la civilización.

“Venía con la intención de enseñar un poco de lo que había aprendido sobre Dios allá en su retiro. A la segunda semana se me acerco y me dijo: ‘hermano Gabino, definitivamente, me regreso a mi tierra, acá no se puede predicar ni estar tranquilo ni cerca de Dios: mujeres, muchas mujeres escotadas, con minifalda, enseñando el ombligo, con la falda alta, con pantalones muy pegados, muy exuberantes… definitivamente, acá no puedo seguir mi camino de santidad’”.

Gabino Pérez Álvarez indicó que con la Iglesia Católica, el voto de castidad y los curas, da la impresión de que ocurre lo mismo, porque apenas la sociedad se repone del escándalo del párroco José de Jesús González (padre Chuchín), preso en el penal Ignacio Allende y a quien se le sigue un proceso por abuso de menores de edad de una casa hogar custodiada por una monja, y ahora surge el caso del clérigo Rafael Muñiz López, de Xalapa, presuntamente implicado en una red de pederastas a nivel internacional.

“Un hombre puede aguantar un año, dos años, sin mujer, pero más tiempo es complicado. Llevando una vida muy espiritual se puede lograr el don de la continencia, pero ello implica estar consagrado plenamente a Dios, casi como un monje enclaustrado para vencer a la carne”, remató.