Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Estado de Veracruz

PROFECO revisa gasolineras el surtido de combustible con software renovado

La actual normatividad permitirá verificar y sancionar a quien altere medidores y cobre más por la gasolina

Alicia Aguilar Guevara Xalapa, Ver. 02/01/2013

alcalorpolitico.com

A partir del 26 de octubre de 2012 entraron en vigor la Norma Oficial Mexicana 185 (NOM 185) que introduce un nuevo software de dispensarios de combustible; así como la Norma Oficial Mexicana 005 (NOM 005) relacionada con los dispensarios de combustible, que tienen el objetivo de proteger a los consumidores.

Con la nueva normatividad la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) podrá verificar que dispensarios o bombas de combustible que operan en todo el país no estén alterados y que su software no envíe instrucciones para entregar menos combustible del que se está pagando, e incluso multar y clausurar a aquellas gasolineras que no cumplan con lo establecido por las nuevas normas oficiales mexicanas.

Pero, ¿cómo funciona esto en el día a día? En entrevista, Miguel Álvarez, propietario de Gasolinera y Servicio Veracruz, consideró que a la fecha ya todas las empresas de este tipo debieron cumplir.

Explicó que las visitas de PROFECO a las gasolineras son aleatorias. “Pueden llegar en el momento que quieren y a cualquier hora del día, PROFECO tiene facultades para venir y revisar en la madrugada”.

El empresario indicó que estas normas cada vez ponen más impedimentos a que se altere el programa, máquina o computadoras.

Un dispensario consta de 4 mangueras, generalmente son de dos productos, uno de cada lado, Magna y Premium, el equipo consta de dos partes: la mecánica, que es la inferior donde se ajusta la calibración a que dé la manguera 20 litros en unos instrumentos que se llaman jarra patrón, los mismos que trae PROFECO para verificar medidas.

En la parte superior es donde se hace la conversión, la máquina a través de pulsaciones electrónicas registra los litros que han despachado, por los precios autorizados.

Miguel Álvarez agregó que cuando lo visita el personal de la PROFECO de acuerdo a la norma 185, se conecta al dispensario hacia una lap top y ahí queda la bitácora de cuáles son las veces que se ha abierto el dispensario, las veces que se han hecho cambios, qué fecha y a qué hora y si ha tenido alteraciones la programación para evitar que se despachen litros de menor cantidad.

“La parte superior ya consta o tiene una pequeña computadora donde quedan registradas las veces que se abra la tapa superior del dispensario, si se alteró la programación, tienen relojes y calendarios internos electrónicos donde se controla la fecha y hasta el minuto y segundo donde se cambian los precios”.
  • Grupo Tlapiani - seguridad privada
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano