Ir a Menú

Ir a Contenido

Sección: Vía Correo Electrónico

Mutatis mutandis

Veracruz: crecimiento bajo y empleo insuficiente

Rafael Arias Hernández 28/11/2012

alcalorpolitico.com

Con más pobres y con mayor deuda pública, los mexicanos advertimos un entorno más difícil y complejo, así como una intensificación de los efectos negativos de las crisis.

Imposible ocultar o ignorar sus mecanismos internos y externos de transmisión y expansión. Preocupa sobremanera, el débil crecimiento, el empleo insuficiente, los bajos salarios, las pocas prestaciones, el aumento de los precios de los productos de la canasta básica y, en particular, el sobreendeudamiento gubernamental, últimamente de estados y municipios, ampliamente cuestionado y, en algunos casos, posiblemente hasta delictivo.

En contraste, es justo advertir, que las y los veracruzanos continúan el gran esfuerzo de la recuperación, a pesar de la ahora notoria recesión recientemente padecida y que extrañamente para muchos, pasó aparentemente inadvertida.
El mundo a la expectativa de los centros de difusión de las crisis actuales. Europa y Estados Unidos ocupan lugares especiales.

Así se percibe y siente, en un país con pobreza creciente y crecimiento económico insuficiente, El Banco de México alerta y los últimos datos lo confirman. En julio-septiembre, la economía nacional obtiene un modesto incremento de 0.45 % respecto al trimestre anterior; y, con respecto al mismo periodo del año pasado, de 3.3 por ciento, menor al esperado.

Con el esfuerzo de la ANTICORRUPCIÓN puesto en marcha por el Presidente Peña Nieto, se espera fortalecer el combate a la delincuencia presente, en todos los ámbitos de gobierno.

Habrá que ver, dice un ciego. No será fácil, ni rápido. Demasiados servidores públicos estatales y municipales, hacen como que no oyen ni ven, el caso es que no contribuyen ni apoyan a su combate y erradicación. Imperio de la complicidad y el disimulo, del tapar y minimizar, del dejar hacer y dejar pasar. Total que tanto es tantito.

Recesiones a la veracruzana
En este contexto, la economía estatal observa un crecimiento todavía insuficiente y menor al crecimiento nacional, hasta el primer trimestre de 2012 en el que logra superarla. Al momento no se tiene mayor información, por lo que hay que dar seguimiento, al comportamiento del segundo y tercer trimestre. El esfuerzo continua.

En efecto, después de los años de recesión 2008-2009, después de nueve trimestres consecutivos la Economía veracruzana ha tenido un crecimiento por debajo del nacional; aunque también es posible identificar en este período la segunda recesión padecida últimamente y que está identificada, a partir del período correspondiente al cuarto trimestre de 2010 y los dos primeros de 2011. Con -0.7, -0.7 y -1.3 por ciento, respectivamente.

Así que la novedad es que la economía veracruzana padeció todavía el año pasado otra recesión, ahora de 9 meses. Y la recuperación se inició en el tercer trimestre, de octubre de 2011 en adelante.
Importante para el diagnostico realista y actual, decir lo que los indicadores muestran; además de que, hay mayores posibilidades de encontrar un tratamiento rápido y efectivo, si se identifica y conoce el problema en toda su dimensión y complejidad.
Aspectos básicos e imprescindibles de las políticas públicas encaminadas a atender y resolver retos y problemas, no a negarlos y distorsionarlos, a exagerarlos o minimizarlos según la conveniencia y el oportunismo.
Por lo general, se considera como recesión cualquier decrecimiento continuado de la actividad económica por dos o más trimestres consecutivos. Particularmente la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas (National Bureau of Economic Research) de Estados Unidos, ha influido en el mundo para imponer este criterio.

Realidades diferentes.
Y hay que insistir, en tener siempre presente, el difícil y complejo contexto mundial y nacional en el que se da este tipo de comportamiento.

Es altamente recomendable admitir la presencia y persistencia de esta situación globalizadora, interdependiente y de rápidos alcances. Hacerlo, permite advertir sobre sus riesgos y consecuencias, y en su caso tomar las providencias y previsiones necesarias.

Mejor prevenir que lamentar. Reconocer y aceptar la realidad, que pretender negar o ignorar lo evidente; o hacer como que no pasa nada y exagerar reales o supuestos logros y avances para, al final, sufrir estancamientos o retrocesos, más daños e incalculables sacrificios que, desde luego, padecen los más vulnerables, pobres y desprotegidos.

La experiencia lo aconseja, la Historia lo comprueba. Ante diferentes realidades, no es recomendable persistir y sostener las mismas políticas públicas. Mínimo hay que separar buenas de malas, regulares de peores.

Ahí están los resultados, cuando se maneja igual de subida que de bajada, en curva y en recta, rápido y despacio, seco y húmedo.
Imparable la pregunta se hace presente: ¿por qué no se evalúan las políticas, programas y acciones públicas? ¿Acaso todas están bien, no hay errores, pérdidas y fracasos? ¿A quién o quienes conviene esta situación o actitud?

Y los deficientes, malos, peores y hasta delincuentes en el gobierno. ¿Qué hacer con ellos?
En todo caso, por ahora se trata de alertar del comportamiento de un bajo crecimiento, estancamiento o recesión de la economía veracruzana. Preciso darle puntual seguimiento y análisis. INEGI advierte que son cifras preliminares.
Comportamiento del empleo
En relación al empleo, que de acuerdo con la ley y el derecho de los trabajadores, les proporciona salarios, prestaciones y condiciones de trabajo mínimas, lo mejor es acudir a indicadores e información confiable.

A este respecto, más allá de las declaraciones y buenos deseos del “discurso alentador y optimista”, vale la pena consultar los registros mensuales, de la institución que concentra la inmensa mayoría de los trabajadores con empleo formal.

Así, para Veracruz en noviembre de 2010, el IMSS reporta 683,336; y para octubre de 2012, el registro llega a 729,120 trabajadores afiliados. Esto es, en un lapso de 23 meses se han incrementado en 45,784 los afiliados con empleo formal.

Quedan para otra ocasión bajos salarios, desempleo, subempleo, informalidad y falta de acceso a las instituciones de salud.

Cuadro y grafica por separado, como complemento de estos comentarios, que incluyen parte de mi contribución al Observatorio sobre Finanzas Públicas se puede consultar: www.uv.mx/ofp



  • Seminario
  • La Parroquia Xalapa
  • Casas Murano