Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Mutatis Mutandis

  Injusto: rechazarlos, ignorarlos y abandonarlos

Rafael Arias Hern?ndez 26/06/2013

alcalorpolitico.com

Ahí está la realidad. Los indignados, llenan las calles de Brasil, antes en Chile y en EEUU, en  el mismo Wall street. La noticia se repite en todas partes del mundo, donde se instalan  y sistematizan la injusticia social y la delincuencia gubernamental. Pronto se expresarán en México y, desde luego, en Veracruz.
 
Ni educación, ni empleo, ni salarios o ingreso, ni prestaciones, ni seguridad social; y a la par, una ineficiencia y delincuencia institucional crecientes.
 
Proliferación y abundancia de  indignados,  rechazados,  chusma, negados, “ninis”, “nonos”,  “prole”, aborígenes, marginados,  discriminados, y todo aquel excluido en el presente y negado en su futuro, tienen motivos  y razones suficiente para iniciar, promover, sostener y extender  la causa, la inconformidad y  la protesta pública.

Sobran razones y justificación a las rebeliones. Más aún,  con la ineficiencia y la delincuencia gubernamental crecientes  que, también afecta a las universidades públicas.

En este contexto, con respecto a la UV, es un derecho  analizar objetiva y realistamente,  logros y avances,  hechos y pendientes. No refugiarse en los extremos de  indiferencia o desinterés;  tampoco en los de descalificación  o  simulación, en conformismo o exageración, en crítica inflexible o  servilismo cómplice,  para negar lo innegable.

Después de 16 años hoy todavía al año sólo ingresan poco más de 15 mil, mientras  más de 20 mil  son rechazados. Aunque para sorpresa, en un acto de magia y con sus asegunes, de la noche a la mañana se anuncia que se admitirán en noviembre 1,846 más. Simple comprobación que si se puede.
 
En cambio, en el mismo periodo, se acumulan más de 300 mil rechazados  que han aprendido y aprenden, todos los días,  lo que es la injusticia, porque la viven, no la padecen o estudian desde el salón de clases, el cubículo o la confortable oficina.

Imposible aceptar  presente negado y  futuro cancelado. Irresponsable dejar que actuales y futuras generaciones caigan o graviten,  en los campos de la delincuencia.
 
Cuidado. Las voces de alerta se multiplican. Veracruz es el segundo lugar nacional en pobres, con  4.5 millones. Tiene 5.3 millones sin seguridad social. Y apenas ha logrado  un poco más de 20 mil empleos formales, en el último año.
 
Empleos formales registrados principalmente en el IMSS,  que  acumulados,  actualmente suman  poco más de 742 mil. En cambio, sin empleo y  disponibles para trabajar, suman más de  700 mil.
 
Y en cuanto a capacidad de gasto, téngase presente, que poco más de las dos terceras partes de los trabajadores empleados en Veracruz,   apenas gana  hasta tres salarios mínimos, esto es no más de 6 mil pesos mensuales.
 
Pregúntese,  lo que piensan al respecto, esas más de 300 mil familias que obtienen,  año con año,  la misma respuesta de los responsables, por fortuna temporales, de la fábrica de rechazados.
 
Eso sí, hay negocios  redondos,   ampliamente fomentados. ¿No es ofensivo y cuestionado, con tantas carencias, apoyar o sostener exámenes concesionados y compraventa de materiales y servicios? ¿Qué decir del millonario soporte a  un equipo  como los HALCONES? ¿Y la impunidad alcanzada en el daño patrimonial de las computadoras? Y así, los ejemplos se multiplican.
 
Es más,   recientemente vino a confirmar, Christian Courtis, alto comisionado de Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos que:
 
“La política pública en materia de educación en México está mal orientada, se gasta mucho en burocracia, en aspectos administrativos y se incumple al no garantizar espacios en la educación superior… Son justificadas las protestas de jóvenes en varios puntos del país que no obtuvieron un lugar en las universidades públicas, porque es un derecho que tienen y se les debe cumplir… la política educativa  debe centrarse en eso, en garantizar los espacios para los jóvenes. Se tienen avances en la educación básica, pero no pasa lo mismo con la educación superior… ". (AZ. Al Calor Político. Aquí  Veracruz.220613).
 
Y a propósito, en que intervienen las y los veracruzanos que sostienen a la institución pública. Donde está la participación social efectiva que se tome en cuenta, tanto en procesos electivos o selectivos como evaluatorios.
 
¿Qué hay respecto a la vinculación efectiva, con las y los veracruzanos que sostienen a las instituciones públicas, desde el ciudadano hasta la sociedad en general y que hasta hoy en poco o nada participan? ¿Y la democracia?
 
PRESUPUESTO UV. ¿AUMENTO,  MÁS DE 300%?
 
Cómodamente instalados, festejan un incremento de admisión de un poco más del 10 %, auto justificándose  porque no hay recursos, lo cual  lleva simplemente  a preguntar.  ¿Cuánto ha aumentado el presupuesto de la institución en los últimos 16 años?

En contra de lo que pudiera pensarse las y los veracruzanos, a través de los gobiernos federal y estatal han contribuido puntualmente. ¿No es  de más de 5, 700 millones de pesos el presupuesto actual?
 
Lo lamentable es que algunos de los responsables,  lejos de un pasado lleno de carencias y limitaciones, que ahora no quieren recordar, no entienden y mucho menos están  dispuestos a ayudar, a hacer un esfuerzo serio y de resultados efectivos,  para encontrar oportunidades que permitan a más,  a mucho  más veracruzanas y veracruzanos, ejercer un derecho humano, que el gobierno y sus instituciones públicas están  obligados a garantizar.
 
 En su lugar,  prosperan y se sostienen, en viejos y nuevos pretextos, aludiendo a una supuesta gran calidad en el servicio, mientras que a esos cientos de miles se niega la simple y sencilla oportunidad.
 
Cierto que a veces ofrecen respuestas, algunas promovidas y calificadas como novedosas y de éxito garantizado o seguro, según su supuesto prestigio de “expertos” en educación. ¿Dónde está el tan anunciado como costoso Consorcio Clavijero? ¿A quiénes y, sobre todo a cuantos a beneficiado?
 
Preciso insistir y repetir. Injusta actitud la de abandonar a su suerte a los jóvenes y de plano ignorar a los adultos. Actitud  que, sin duda,  ha servido para producir y acumular, generación tras generación los  innumerables rechazados; y también, claro está, un previsible y creciente mercado obligado, para incrementar los negocios redondos de la preparación para la admisión, la inscripción, y hasta la titulación.
 
En fin,  además de que es obligado  saber que pasa, para reconocer lo bueno y lo malo, como parte de una actitud constructiva; también es hora de preguntarse y preguntar, en el ámbito de las universidades públicas.
 
¿Y la educación On-line?  ¿Por qué no se ha dado todo el apoyo a  esta y otras alternativas como el sistema abierto, semipresencial, intercultural y demás?

¿Qué no importa el derecho humano y la eterna o alargada condición individual y colectiva de deudas y rezagos sociales, de rechazados, excluidos y marginados?
 
INEVITABLE EVALUACIÓN PARTICIPATIVA
 
Pensamiento crítico y actitud constructiva que lleva a la evaluación objetiva como obligado punto de partida. Claro que hay logros y avances, imposible e injusto ignorar el gran esfuerzo cotidiano de alumnos, académicos y trabajadores.
 
Ni hablar,  por ahora,  de transparencia, fiscalización y rendición de cuentas. Temas que, cuando menos,  deberían analizarse y discutirse permanente y públicamente, interna y externamente.
 
Esto sólo para estar conscientes de la realidad real, no la del “todo va bien” y  “no pasa nada”.
 
 ¿Por qué ante descomunales presupuestos, nunca hay para lo básico e importante?
Espectáculo sin fin, de la reedición de cuentos, que empieza en el acto, casi secreto, de la entrega...decepción.
 
Interesante como el ejemplo nacional de mala o peor administración pública, la famosa “estela de luz”  tiene,  en la “sala de desconciertos, una réplica local.
 
¿Cuánto ha aumentado su presupuesto respecto al original? ¿Cuándo se concluirá la costosa obra? ¿Y sus beneficiarios?
 
Por fortuna, el inevitable fin, es el principio.
  • Salon de usos multiples
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Clases a distancia