Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

"Ni credos políticos ni credos religiosos” en el color de las escuelas: Elba Esther

- No le gusta el color rojo, quiere que las escuelas se pinten de blanco, como venía vestida - El SNTE no solapará a sus líderes y regaña a quienes teniendo un cargo, están en “carrera magisterial”, que es para docentes

Ylia Ortiz Lizardi Xalapa, Ver. 21/07/2008

alcalorpolitico.com

La intocable jefa real del mayor sindicato del país, Elba Esther Gordillo vino a Veracruz a firmar la Alianza por la educación y en su pronunciamiento exigió a la SEP transparentar sus cuentas; criticó “el pago de cuerpo” por una plaza magisterial; pidió abrir las escuelas los fines de semana y ya encarrerada, cuestionó el color rojo de los planteles veracruzanos y sugirió al Gobernador pintarlos de blanco.

Hoy Elba Esther dejó de lado lo fashion: su atuendo consistió en un sencillo traje de saco y pantalón blanco. No se hizo rizos, ni se alisó el pelo: venía peinada en un chongo; su maquillaje no era cargado como en otras ocasiones, porque para ella la imagen pública es lo de menos. Lo importante era hacer sentir su presencia y su autoridad y de eso dio muestra en la sala de Banderas de palacio de Gobierno, donde sin sonrojo alguno mezcló arbitrariamente la política partidista con la educación.

Lo que empezó como un planteamiento educativo y una convocatoria para la tan traída y llevada alianza por la educación se convirtió en un pronunciamiento político de la unidad del SNTE: “en el que hay maestros y maestras; hay unidad nacional con pluralidad. Todos pueden militar en el partido que quieran, en el que les satisfaga ideológicamente.

De ahí, saltó al tema de los niños, de los que dijo: “no hay ser más preciado y más respetado para todos que ellos; lo que hagamos con los niños a temprana y mediana edad, serán los ciudadanos del mañana”, pero sólo para tomarlo como gancho porque siguió con todo este cuestionamiento:

“¿Por qué pintar las escuelas de rojo? ¿Por qué pintar las escuelas de azul? ¿Por qué pintar las escuelas de amarillo? ¿Por qué imponerle a los niños uniforme de color? Cuando lo más sagrado y más respetado son nuestros niños.

¿Cómo podemos educar para la libertad, para la justicia, para la democracia, para la tolerancia imponiéndoles desde pequeños un color a cambio de lo que fue?. Esto no es correcto, y esto el Tercero Constitucional lo evita.

Quien crea que el Tercero Constitucional se maneja únicamente en razón de credos religiosos, miente, también es en credos políticos. No queremos tener mañana alumnos en una escuela que ande en amarillo, otros aqua, otros azul, otros tricolores y en lugar de buscar la unidad del pueblo mexicano la dividamos, pero no más faltarles al respeto a los niños. Eso es lo más profundo y sagrado que tenemos”.

Dijo entonces que el SNTE está haciendo esta observación a todos los gobiernos, no a uno en particular, porque acotó: “nadie vaya a creer eso, es en general; he recorrido el país y me he encontrado escuelas azules y muy mal pintadas, horribles, he visto escuelas pintadas de amarillo y fatales”.

Y luego habló de sus gustos en color que curiosamente coinciden con los del logotipo de Partido Alianza: “tengo ciertos gustos no quisiera comentarlos pero por favor, escuelas en blanco, neutral, donde reine el conocimiento, la ciencia, la libertad, donde nuestros chiquitos no sientan que tengan que dar gracias porque un gobierno le dio algo, es su deber de darlo, se lo merecen. País que no hace justicia a sus niños y a sus viejos, es un país injusto”.

La lideresa, pasó entonces al trabajo de maestros los fines de semana: “Esta Alianza que para nosotros es una revolución educativa, es un cambio de raíz, es un cambio del sistema, también plantea que abramos las escuelas de siete a nueve de la noche y Entonces, necesitamos abrir las escuelas los sábados, y cuando dicen que eso es mucho dinero, a mí me extraña, lo que requiere es creatividad, imaginación, compromiso social”.

De lo cual admitió que aún hay resistencias que vencer entre su gremio: “y yo no lo niego ni lo oculto, hay cierta resistencia, pero es una resistencia a transformarse mental y éticamente”.

Siguió con la venta de las plazas y planteó: “¿Por qué no hacer un examen de oposición para quienes nos están demandando plazas? ¿Por qué vamos a seguir con el dogma este, prejuicio este o realidad de que las plazas se venden en el Sindicato? No vendemos plazas, el Comité Nacional no lo autoriza, pero conozco de casos que les han dicho maestros, que les han cobrado 50, 60 mil, 20 mil o 30 mil pesos”.

Y esbozó el siguiente escenario: “Se imaginan lo que es para un maestro con el salario que tiene pagar esa plaza. Pues ya se hipotecó de por vida, y también dicen que de las autoridades educativas, que a veces quieren hasta pago de cuerpo; perdón la expresión, pero soy mujer y sé lo que es, y nada denigra, y agravia más la dignidad de cualquier persona de que nos atropellen así”.

Por eso –justificó- es que se decidió que haya compus, hay muchos demandantes.

Pidió entonces que el concurso sea transparente: “no va a ser un concurso donde un grupo de ciudadanos va a calificar, va a ser computarizado a través de maquinas, se va a centralizar y se van a asignar las plazas que tocan a una entidad y a otra, porque queremos pulcritud, que ningún maestro sienta que por adquirir lo que legítimamente le corresponde, tiene que militar en nuestra organización, o hacer lo que los dirigentes quieran”.

Y para rematar su discurso se recordó el objetivo de la alianza e hizo el siguiente pronunciamiento a los maestros pero que compartió a los medios de comunicación: “Elba Esther es la presidenta del Comité Nacional pero mañana vamos a dejar de serlo; no es el gobernador Fidel Herrera, no somos nosotros; son nuestros niños, nuestros jóvenes.