Ir a Menú

Ir a Contenido

1er Informe
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

A propósito del foro autosuficiencia alimentaria en Veracruz

Jorge Cabrera Hannemann

23/02/2013

alcalorpolitico.com

¿QUE SE HARÁ EN VERACRUZ, HABRÁ APOYO DEL GOBIERNO PARA INSTRUMENTAR UN PROGRAMA EMERGENTE?

La extensión territorial de la República Mexicana es de casi 2 millones de kilómetros cuadrados, de la cual el 11% se destina a la agricultura, 57% a agostadero y no cultivables, 26% a uso forestal y 6% a otros usos. Además de la poca tierra cultivable, y de la poca productividad agrícola, cada día el fantasma de la carestía y escalada global en los precios de los alimentos se vuelve más dramático y doloroso, y con ello los temores anunciados de estallidos y protestas sociales masivas en contra de los aumentos es ya una realidad.

Controlado por las corporaciones trasnacionales, y despojado de su condición de "bien social", el maíz es el primer cultivo en México. En superficie, valor producido y personal ocupado, su participación es la más importante en el país. Su cultivo se expande sobre distintos contextos geográficos, ecológicos y sociales y sigue siendo el núcleo de las dietas nacionales, proporcionando la mayor parte de las calorías y proteínas consumidas por la población. Protegido fuertemente por las políticas oficiales hasta mediados de los 80´s, en 1994 y por el impacto devaluatorio al año siguiente el modelo agrícola dejó de favorecerlo, y se detiene su avance productivo, situación que a partir de entonces es de retroceso. Hoy se importa el grano que se requiere sin restricciones, lo que implica que el maíz, como los demás granos, ingresó a una etapa riesgosa, que difícilmente puede hacer frente a los retos que impuso el nuevo modelo neoliberal, lo que ha provocado de forma manifiesta una gran pobreza en un alto porcentaje de la población mexicana.

La pobreza en México es ya tan grande que el pasado día 16 de los corrientes el propio Presidente de México, Enrique Peña Nieto, reconoció y declaró que de acuerdo a cifras públicas, sólo en 2011, en este país murieron o fallecieron 11 mil personas por desnutrición. Cifra, verdaderamente alarmante y reveladora de esta lacerante condición. Insistió que para su administración será prioritario alienar los esfuerzos de toda la administración para atender este objetivo central de un México incluyente, que significa revertir esta condición de pobreza y de carencia alimentaria a millones de mexicanos.

Esto viene a colación porque el pasado día 15 del presente mes y año los Productores del Sur de Veracruz. A. C., realizaron el evento denominado Foro de Autosuficiencia Alimentaria en Veracruz, en donde se plantearon diversas e interesantes propuestas sobre la reactivación del agro veracruzano y, aun cuando yo no participé como ponente, me permito solidarizarme con ellos y expongo a su consideración, de la sociedad y del gobierno estatal, una propuesta más.

Pues bien, como culpables de esta crisis alimentaria, desencadenada por la falta de una producción agrícola sostenida y sustentable, entre otros, se pueden mencionar los siguientes:

Antecedentes:

1.- La crisis agrícola que aqueja a México desde hace ya más de treinta años, se expresa primordialmente en la producción de maíz. En las últimas tres décadas disminuyó la producción, la superficie cultivada, los rendimientos por hectáreas e incluso el consumo de maíz por persona, a un bajo nivel tecnológico que se refleja en ineficiencia productiva; a altos costos de producción; a programas de apoyos desarticulados que no fortalecen las cadenas productivas; a una fuerte descapitalización del campo sin posibilidades reales de financiamiento; a la disminución o extinción de los apoyos gubernamentales a las actividades primarias; a programas de apoyos rígidos que no permiten la atención de las particularidades y prioridades de cada Estado; a la federalización de recursos ficticia, a través de programas dirigidos o condicionados en su operación. A pesar del optimismo gubernamental con el nuevo modelo neoliberal aplicado desde entonces, hoy no queda duda de que al menos el 50% de los productores del campo no han tenido cabida en ese modelo, en donde ni los productores “con potencial” logran mantenerse en las actuales condiciones de grave abandono del campo mexicano, lo que nos ha llevado a que el país se haya convertido en importador de granos.

2.- El 31 de octubre de 2012 la población mundial alcanzó oficialmente la cifra de 7.000 millones. El aumento descontrolado de la población mundial ha significado una mayor presión sobre los recursos, desde el agua dulce hasta las tierras agrícolas, pasando por bosques y mares, así como provocando una deterioro grave al medio ambiente por la contaminación, el efecto invernadero, el calentamiento global y el terrible cambio climático que estamos padeciendo, perjudicando potencialmente los ecosistemas que no permiten producir alimentos, los que, cada día, vemos como incrementan sus precios. La pregunta ahora es ¿cómo podemos aumentar la seguridad alimentaria y proveer servicios esenciales a la población más pobre, pero sin usar más agua, tierra, energía y además sin contaminar el medio ambiente físico? La alta densidad demográfica en todo el mundo ha generado preocupación por no saber si la tierra misma y los agricultores están preparados para proveer y cosechar la cantidad suficiente de productos para poder abastecer a la población mundial

3.- La demanda de productos agrícolas alimenticios para producir biocombustibles; está produciendo una grave carestía de alimentos a nivel mundial, lo que va aunado a la contaminación, la deforestación, la falta de agua, el calentamiento global y el pavoroso cambio climático, que ha originado sequías, desertizaciones, salinidad e inundaciones y consecuentemente pérdidas de cosechas; aparte de cambiar las fechas de siembra.

4.- El alto precio del petróleo ha encarecido los fertilizantes, el costo de producción de miles de productos y el costo del transporte.

5.- La falta de políticas agropecuarias ha repercutido negativamente por medio de cinco conductos fundamentales: la ausencia casi total de transferencia tecnológica; la falta de formación técnica de los pequeños y medianos productores; la ausencia de crédito agrícola; las altas tasas de interés y la discriminación de los productos agrícolas en el mercado mundial, ha traído como consecuencia una disminución de la producción global de alimentos. El campo es en donde urgentemente se requiere de organización, tecnologías, capacitación e ingresos satisfactorios para mejorar las formas de vida de sus habitantes.

6.- En los últimos 25 años el salario mínimo de los mexicanos presenta una pérdida de poder adquisitivo acumulada de 79.11%; que hace que en este momento sólo se pueda comprar una tercera parte de la canasta básica de alimentos y tengan que trabajar tres miembros de cada familia, cuando en 1987 sólo trabajaba un solo integrante y le alcanzaba para comprar canasta y media de productos básicos. Entre 2006 y 2012, el poder adquisitivo del salario mínimo cayó 43.1%. En el caso de la tortilla se dejaron de comprar 2.17 kilogramos con la misma percepción; con relación a las piezas de pan, la pérdida fue 16; de frijol, tres kilogramos; de leche, 1.26 litros, y de aceite, 940 mililitros. Para que las familias puedan recuperar su capacidad de consumo, y mantener el incremento promedio de cada año (entre 4 y 5%), tendrían que congelarse los precios de diversos productos durante 47 años. De ser así, sería hasta 2059 en que los ingresos de los trabajadores a salario mínimo serían suficientes para cubrir sus necesidades. Algunos comerciantes no pueden pagar más del salario mínimo, es cierto, pero la clase trabajadora requiere de salarios dignos, por lo que la clase empresarial debería “sacrificar” un poco de sus, muchas veces, exhorbitantes ganancias.

7. Actualmente los alimentos se convierten en mercancía capitalista con un valor fijado por la especulación financiera y en un instrumento de poder que manipularán convenientemente los países más desarrollados, convirtiéndose este fenómeno en la causa principal de las hambrunas y conflictos sociales que ya empiezan a desarrollarse por todo el planeta, en donde México no es la excepción, que beneficiarán a conveniencia a sólo los “países ricos”.

Propuesta y reglas de operación: PROGRAMA “VERACRUZ; GRANERO DE MÉXICO”.
a).- La dependencia estructural de la Dirección General del Programa sería directa del Gobernador, por medio, quizá, de su secretario particular, a quien se le informará cada 15 días.

b).- El Gobierno del Estado gestionaría y obtendría de las instituciones bancarias créditos de habilitación y avío para la siembra de, cuando menos, maíz, frijol y trigo, con muy bajas tasas de interés.

c).- Se levantaría un padrón de productores participantes y tierra comprometida, en todo el territorio veracruzano. Todo financiamiento a entregar sería con la opinión del comisariado ejidal, agente municipal, presidente municipal o cualquier otra autoridad administrativa para no hacer mal uso del crédito. El productor se comprometería a usar el financiamiento sólo para el objetivo señalado.

d).- El Gobierno del Estado entregaría directamente a los productores los recursos financieros obtenidos directamente a los productores aprobados, entrega que quedaría bajo la responsabilidad de la Dirección del Programa, las instituciones de crédito y las demás instituciones involucradas en el proyecto. Los recursos se entregarían en dos partes: 50% al iniciar el programa y 50% para las labores de cultivo finales y de cosecha.

e).- La verificación y vigilancia de la preparación de la tierra, siembra, labores de cultivo y cosecha quedarán bajo la responsabilidad de la Dirección del Programa junto con la Sedarpa, Sagarpa, Colegio de Posgraduados, Colegio de Agrónomos, centros de investigación, etc., etc., y del personal que a su juicio nombraran las instituciones de crédito involucradas en el programa. Ya es tiempo de que los técnicos e investigadores dejen sus escritorios y vayan al campo a enseñar lo que han aprendido o investigado, y verifiquen que los cultivos se hagan como debe ser para obtener la productividad que se determine en su oportunidad.

f).- El Gobierno del Estado, mediante las dependencias u organismos ya mencionados en el anterior inciso, gestionarán la disponibilidad de parte de los productores de semillas certificadas, fertilizantes, plaguicidas y maquinaria agrícola requerida para el éxito del programa.

g).- Cuando un beneficiario de este programa no destine los recursos entregados a los fines señalados, en cualquier tiempo, se le dará de baja del programa y no podrá participar en otro futuro, además de que se le pedirá el reembolso inmediato de la o las cantidades que se le hubieran entregado.

h).- La Dirección General del Programa, Sedarpa y Sagarpa llevarán por medio electrónicos, un control absoluto del número de productores participantes, identificados por su ubicación, comunidad, municipio y la cantidad de tierra comprometida, fechas de la asignaciones económicas entregadas, las labores realizadas, el estado del cultivo, la producción estimada, las observaciones pertinentes y, finalmente, la fecha de cosecha y pago del financiamiento entregado.

i.- Cada productor quedará en libertad absoluta de vender su cosecha a quien sus intereses convenga, o en su caso destinarla a su autoconsumo o necesidades particulares, debiendo proceder en ese momento a pagar el financiamiento otorgado.
j.- Si pasado un tiempo de 30 días el productor no paga el financiamiento recibido, junto con todas la instituciones u organizaciones que intervienen en el programa se procederá a una cobranza extrajudicial, utilizando, de ser necesario, medio coercitivos para ello.

Espero que con ayuda de Dios y en beneficio de los productores, el Gobernador de Veracruz se interese por el.
  • Paga tu predial en linea
  • Salon de usos multiples
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Primer Informe
  • Ipax
  • La Parroquia Xalapa