Ir a Menú

Ir a Contenido

Semana de la Ciencia
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Abogado estafó a señora que quiso corregir su nombre en los juzgados; nada resolvió

- Despachaba en el Edificio Hákim; alertan que es un estafador con dudosa cédula profesional

- Preguntan a dónde se puede formular denuncia contra el supuesto profesionista

26/08/2011

alcalorpolitico.com

Señor Director de Al Calor Político

Deseo compartir con los lectores de su prestigiado portal una historia inquietante que me contó una mujer de la tercera edad, oriunda de la Ciudad de Tampico, Tamaulipas, quien desde niña es conocida con el nombre de Agustina Moreno Ocaña, pero en su acta de nacimiento aparece como María Agustina Ocaña, motivo por el cual a principios del mes de diciembre de 2010, se presenta en el Juzgado Cuarto de Primera Instancia para solicitar orientación de cómo rectificar su nombre jurídicamente, allí le comentan que tiene que hacerlo a través de un abogado que la represente en los trámites a que haya lugar.

En el mismo juzgado conoce a un “licenciado” de nombre Hilario Jiménez Juan y cuyo despacho jurídico se ubicaba en el número 914 del piso 9 del Edificio Hákim, a quien Agustina solicita sus servicios profesionales; el “abogado” acepta llevar su caso por la cantidad de $4,000.00 por concepto de honorarios y quien le dice que para iniciar el trámite legal necesitaba el 50% de anticipo.

Agustina confiando en la honestidad del mencionado litigante accede a dar el anticipo y le entrega toda la documentación original que le pide el jurista, pero para su sorpresa, a partir de ese momento el profesionista se hace ojo de hormiga escondiéndose y en las ocasiones que contesta las llamadas de Agustina le da evasivas, diciéndole que “se fueron de vacaciones los juzgados y que no es posible dar seguimiento a la demanda”, “ya está caminando el asunto”, “que está en acuerdo”, “que la secretaria del Juzgado no ha sacado nada”, y un sinfín de mentiras.

Después, el susodicho litigante se cambia de domicilio sin avisar nada a Agustina, quien en una de tantos intentos consigue que el “abogado” conteste el celular, solo para decirle que se encuentra su despacho por el Sumidero, por la planta de luz, a más de buscar al mencionado “profesionista”, en una de las tantas veces, Agustina se comunica a su celular y le responde la secretaria del “bufete jurídico” diciendo que para el mes de abril de 2011 ya estaría el auto de corrección de nombre, pero que el “licenciado” necesita más dinero para “dar una gratificación” a la mesa de acuerdos.

Agustina, con el deseo de que su caso se resuelva, con un gran esfuerzo consigue prestado para darle el dinero al pseudo “profesionista”, la cantidad de $700.00, después de eso ya no hubo explicaciones por parte del “abogado” y en la última ocasión que se pudo contactar con el despacho de este “jurista” la secretaria se dedicó a encubrir a su “jefe”, diciendo que había perdido el celular o que se encontraba fuera de la ciudad viendo casos jurídicos. ¡¡CÓMO NO!!.

Al final como consta en las notificaciones del Juzgado Cuarto, el caso de Agustina no se resolvió y se perdió tiempo, dinero, esfuerzo y sobre todo la confianza en las autoridades responsables de vigilar que aquellos que ejercen el derecho, sean litigantes con cédulas profesionales auténticas y no de las que otorga la “Universidad de Santo Domingo”.

Agustina se pregunta: ¿acaso hay impunidad en casos donde aprovechándose de la ignorancia de las personas, los abogados pueden hacer lo que quieren dejando sin su patrimonio a éstas?; ¿hay algún lugar donde podamos levantar una queja para que sancionen a este tipo de "profesionistas”?; ¿acaso no le pueden revocar la cédula profesional, para que deje de afectar a gente que con el sudor de su frente se gana sus pocos centavos?

Sr. Director, escribo estas líneas a petición de Doña Agustina, quien desea alertar a otros ciudadanos para que eviten caer en manos de este estafador, que por desgracia sigue operando impunemente en Xalapa y alrededores, a la vez hace un llamado a las autoridades competentes para que constaten si efectivamente Hilario Jiménez Juan, es un profesional del derecho o simplemente un delincuente común.

Adjunto “recibos de honorarios” sin requisitos fiscales y otras evidencias.

Muchas gracias.

Carlos Othón Flores
Pdte. Comité de Vecinos para la Defensa del Centro Histórico, A.C.