Ir a Menú

Ir a Contenido

Clases a distancia
Universidad Anahuac

Seccin: V?a Correo Electr?nico

Abogados de la UV defienden a Leticia Luna; este jueves dictan sentencia

Marco Tulio espera de las autoridades la decencia de disculparse por haber tratado a su esposa como una criminal

24/02/2010

alcalorpolitico.com

Querida Ylia:
Directora de Alcalorpolitico
(Con copia a amigos)

Va esta carta con la esperanza que la destaques en acalorpolitico. Mañana se dicta sentencia a mi esposa Letica Luna y es urgente que se sepa que en muchas partes del mundo hay indignación por su injusta detención. Le he pedido a Leti que haga una colección de mensajes de apoyo que ha recibido y que te los mande pero no sé si lo va a hacer

Marco Tulio Aguilera

Mañana miércoles la justicia de Veracruz tendrá la oportunidad de demostrar si en efecto ha cambiado las viejas prácticas –que no voy a mencionar por dos razones: porque ya son conocidas y porque mi situación en la Universidad y en el país no me lo permite--: mañana se dictará sentencia a mi esposa Leticia Luna. El proceso está viciado de principio a fin: la detención fue arbitraria, violenta y humillante y no cumplió con los requisitos legales que exige una detención. Nuestro abogado y abogados de la Universidad Veracruzana lo constataron.

La reacción de quienes se enteraron del abuso fue abrumadora: de Francia, Colombia, España, México y veinte o más países han llegado cartas llenas de indignación. El apoyo del rector Raúl Arias Lovillo fue celérico y efectivo, no sólo porque nos conoce a mí y a mi esposa, sino porque en justa ley se enteró que la detención fue injusta y el proceso arbitrario.

No dudo que si mi esposa hubiera sido en alguna medida culpable, Raúl simplemente se hubiera deslindado. El rector no defiende a culpables, pero si pone las manos al fuego por las personas que conforman la universidad que él dirige.

Gracias, Raúl. En medio de la batahola de actividades que lo mantienen ocupado, estuvo pendiente del asunto y nos escribió hasta cinco cartas, poniendo a nuestra disposición a los abogados de la Universidad, que incluso se desplazaron hasta Pacho.

Es bien sabido que la justicia local y la justicia en general –o más bien el ejercicio de la justicia (la Justicia con mayúscula es una idea platónica, un concepto y puede ser una aspiración del ser humano bien nacido) tiene sus recovecos, no todos ortodoxos: nosotros –Leticia y yo—decidimos seguir el camino correcto y esperar que sean los jueces los que dictaminen.

Ahora me pregunto: ¿será que alguien, alguien del gobierno, de la “justicia”… tenga la decencia de disculparse porque una civil, una persona honrada que se dedica a su trabajo, su familia, el deporte y la literatura, se la detuvo con violencia, se la esposó, se la fichó, se la sacó en fotos de los diarios como si fuera una criminal?

Vivimos en Xalapa. Si permitimos que cosas como éstas sucedan impunemente no está distante la fecha en que nos podamos comparar con Ciudad Juárez.

Marco Tulio Aguilera
  • Ipax
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Seguimos trabajando