Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Abuela identifica el cuerpo de la niña de 9 años que permanecía en Poza Rica

- Su padre, Rubén Isidoro por la angustia y la confusión no lograba reconocerla

- Se trasladarán a Tuxpan en busca de su esposa y verificar si el cuerpo es el de ella

Lidia L?pez Poza Rica, Ver. 27/04/2012

alcalorpolitico.com

La identidad de la niña de nueve años de edad, ya fue confirmada por su padre Rubén Isidoro y su abuela Angelina Antele Hernández; las dudas y la negación de perderla, retrasaron el reconocimiento del cuerpo, pero finalmente María Magdalena fue identificada y descansará en paz.

La noche de este jueves, llegaron Rubén y Angelina, acompañados de Elia, tía y hermana de ellos.

Rubén ya había estado en este municipio, estuvo cerca de su hija, pero se negó a aceptarlo. Tal vez el cuarto de terapia intensiva, blanco y oscuro a la vez, los golpes en el rostro y otros elementos emocionales que le impedían la verdad.

Su regreso a esta zona norte fue a intervención del DIF, pero ahora acompañado de dos mujeres importantes en su familia, quienes viajaron cientos de kilómetros, desde la comunidad El Zapotal hasta Poza Rica y Tuxpan y logró la identificación plena de la menor.

El departamento de Trabajo Social del DIF en Poza Rica estuvo al pendiente, le hicieron el llamado precisamente pensando en el cuerpo de la pequeña sin reclamo y la posibilidad de que su papá Rubén estuviera sufriendo los estragos emocionales de perder a su esposa Esther Alvarado Charmin y su hija María Magdalena.

Los asientos 25 y 26 confirmaban en inicio que Esther y su hermano Antonio Alvarado Tome abordaron el autobús 900 de la línea, desde Santiago Tuxtla con destino a Nuevo Laredo en Tamaulipas, iban de visita con la familia.

En el lado más castigado durante el impacto del segundo remolque del tractocamion de sorgo, propiedad de Alimentos Especializados Esmar, también viajaba la pequeña María Magdalena, con su sonrisa tierna y su dulce mirada coqueta.

La abuela Angelina no estaba tranquila, por eso acompañó a su hijo Rubén, quien arribó con fiebre y su esperanza de encontrar viva a su familia, pensando que a lo mejor bajaron del autobús, se negaba a aceptarlo pese a que él mismo encontró el bolso de su esposa, algunos objetos que él conocía bien. De la menor, sólo un frasco de su perfume.

"Yo sabía que es ella, anoche mi hijo fue al Semefo y dijo que no era. Pero yo sí, le vi las uñas pintaditas, el color de su cabello".

Ella quería entrar al Semefo, no se confió de su hijo, su presentimiento de abuela le daba esa corazonada: "Cuando vi ese cuerpecito sentí esa cosa muy fea de cuando se encuentra algo que se pierde y te das cuenta que es ella".

Una mezcla de sentimientos, de una pequeña esperanza, sólo queda el cuerpo que permanece en Tuxpan.

Los trabajadores de una funeraria le ayudan a Rubén, investigan características de la mujer que falleció. También uñas pintadas en pies y manos, como la pequeña María Magdalena, en ese tono rosa femenino. Aunque quiere confirmarlo viendo físicamente el cuerpo de la mujer con quien procreó tres hijos, dos quedan bajo la tutela de Rubén.

"Me mostraron una foto en el forense de Tuxpan, no me iré sin tener dudas. Quiero verla, ver el cuerpo para que no haya dudas".

Rubén y Angelina han recibido la ayuda de las autoridades de Poza Rica y Santiago Tuxtla.

"Al encontrar el cuerpo de mi hija, tengo la esperanza que también sea el de mi esposa".

En El Zapotal les esperan sus vecinos, las dos fosas están listas para darles digna sepultura.