Ir a Menú

Ir a Contenido

Temporada de lluvias
Universidad Anahuac

Seccin: Estado de Veracruz

Acoso, terrorismo laboral y psicópatas, soportan trabajadores en el Poder Judicial

- Empleados de base ahora son por contrato renovable cada 3 meses si cumplen con las exigencias de su jefe
- Proyectista despedida por la magistrada Gladys Pérez formula denuncia pública y legal
- Promovió amparo y se entrevistará con autor de Psicología del Trabajo, Iñaki Piñuel, en la Universidad Complutense

?ngeles Gonz?lez Ceballos Xalapa, Ver 18/08/2012

alcalorpolitico.com

Magistrada

Acoso y terrorismo laboral, además de magistrados psicópatas son algunas de las situaciones que tienen que soportar a diario los trabajadores del Poder Judicial del Estado para poder mantener a sus familias.

A los empleados de base se les ha vuelto de contrato y cada tres meses tienen que renovarlo, con lo cual sólo los aterrorizan.

El chofer de Magistrado confesó que lo ha tenido horas en la lluvia y en el sol, sin poder moverse o ir al baño hasta que no se lo ordenara.

Una mujer con más de 18 años de carrera judicial fue objeto de humillaciones, vejaciones y burlas por ser mujer de parte del equipo de trabajo de reconocida Magistrada.

Terrorismo laboral

Casos como el terrorismo laboral de la magistrada Magistrada Gladys de Lourdes Pérez Maldonado, titular de la Sala Regional Unitaria Zona Centro-Xalapa del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, quien despidió porque se le dio la gana a una abogada con más de 18 años de carrera judicial, no sin antes sobajarla, insultarla y ser objeto de burlas, lo cual constituye a todas luces una violación a sus más elementales derechos humanos de la impartidora de justicia.

Hay que recordar también que la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, Belém do Pará, en la que se incorpora el concepto del derecho a una vida libre de violencia cuando se define a la violencia contra la mujer como “toda acción o conducta basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”.

Y es que de acuerdo con Griselda Herrera López, abogada de más de 18 años de carrera judicial en el Tribunal Superior de Justicia, fue despedida en enero de este año por la Magistrada Gladys de Lourdes Pérez Maldonado, al igual que el Secretario de Acuerdos y otra proyectista.

Neófita en Derecho Administrativo y Fiscal

Contó que su función era la de Secretaria de Estudio y Cuenta elaborando proyectos de sentencia para dicha Magistrada, comisionada de Sala Superior para apoyarla en el trabajo; sin embargo, es una persona que “brilla” por su prepotencia y destaca por sus nulos conocimientos de área del Derecho Administrativo y Fiscal.

Griselda afirmó que por ser madre soltera tuvo que aguantar una serie de insultos y de vejaciones que jamás había recibido a lo largo de su carrera judicial, pues la Magistrada le repetía constantemente frases como: "eres un fracaso como mujer", "la Lic. Alhelí y tú son mi vergüenza", "no quiero llevar en mi conciencia el que te quedes sin trabajo porque sé que tus hijas comen de esto", "el abogado (x) es mejor que tú, tal vez porque sea hombre".

Esta situación la llevó incluso a pedir el apoyo a sus maestros del Poder Judicial Federal de la Escuela Judicial y quienes con el apoyo del Consejo de la Judicatura y de la UNAM, organizaron un ciclo de Conferencias sobre la "Ética en la impartición de justicia y el acoso laboral", para ver si por ahí algo le tocaba el corazón.

Griselda, quien ahora vive actualmente en el extranjero, relató cómo la Magistrada le repetía una y otra vez innumerables insultos: “Tú no eres de mi gente", "me habían dicho que eras brillante, pero veo que es mentira", "no soy yo quien quiere tu plaza".

Relató también que fue vulgarmente acosada igual que lo fueron antes el Secretario de Acuerdos, Alfredo Ortega Zárate con 16 años de servicio y Alhelí Antonio Feria con 12 años de servicio judicial.

Detalló que el 13 de enero le entregaron un oficio que dejaba sin efecto su nombramiento, por lo que acudió con la magistrada Presidenta del Tribunal del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Irma Dinorah Guevara Trujillo, quien también le dio la espalda.

“Me dijo: sé que no hay nada en contra tuya, sólo que eres gente de la magistrada Emma Rodríguez Cañada, leo tus proyectos de sentencia y sé que son los mejores porque analizas fondo del asunto, pero la magistrada (Gladys Pérez Maldonado) está empeñada en despedirte..."

Por ello, le pidió que mandara personal para que se resguardara la información de las sentencias que proyectó, pero el Secretario de Acuerdos Pablo Pardo Castañeda, al darse cuenta del contenido del oficio que le habían dado lo quiso romper y empezó a amenazarla con que voluntariamente presentara su renuncia, ya que se estaba enfrentando a gente muy poderosa.

“Sacó al personal y cerró con llave la Sala del Tribunal y entró a hablar con la Magistrada y empezó a elaborar un acta de entrega en donde decía que me ponían a disposición de Presidencia, como me negué a firmar fue a ver a la Magistrada quien no desaprovechó la ocasión para humillarme una vez más diciéndome: "¿que no entiende lo que estoy ordenando?, que se vaya y que entregue los expedientes", "¿cómo que se niega a firmar el acta de entrega?", "firme, hágalo".

Añadió que el mismo Secretario de Acuerdos Pablo Pardo Castañeda la amenazó con que si no firmaba el acta no se iría, pero la urgió porque ya se tenía que ir a comer y le insistió en que dejara los borradores de las sentencias de los expedientes que se iban a ir al "sexto, si al sexto pero de la basura, jajaja".

Por toda esta situación la abogada promovió un amparo que está en revisión, pero además se dio a la tarea de investigar en los diversos países que he visitado sobre el terrorismo laboral, incluso se entrevistará con el escritor de libros de Psicología del Trabajo, Iñaki Piñuel, autor del libro "mi jefe es un sicópata" en octubre próximo.

Extendido en el Poder Judicial el acoso laboral

Griselda Herrera López añadió que este germen del acoso laboral se ha extendido en el Poder Judicial, ya que a los empelados de base se les ha vuelto de contrato a fin de aterrorizarlos cada tres meses y que soporten humillaciones.

“Uno de los Magistrados con quien me entrevisté en Europa me decía del comportamiento del Presidente del TECA que insulta a sus colaboradores, de forma prepotente. Incluso hay muchos compañeros que saben que demandé y me envían correos diciéndome de las humillaciones y maltratos que tiene que soportar por conservar el trabajo en el Poder Judicial del Estado y para que les sean firmados sus contratos”, sostuvo.

Contó cómo uno de los choferes de un Magistrado lo tenía horas en la lluvia y en el sol, sin que pudiera moverse ni ir al baño, hasta que no se lo ordenara.
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Ipax
  • Temporada de lluvias
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado
  • Salon de usos multiples