Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: V?a Correo Electr?nico

Algunas anotaciones sobre el V informe de gobierno

Teresita J. Ragazzo 04/09/2011

alcalorpolitico.com

Poco después de los saludos de rigor y del inicio del discurso llevado a cabo en el “Patio paraguas” del Museo Nacional de Antropología e Historia en la ciudad de México, el titular del ejecutivo nacional comenzó a hablar sobre la notable recuperación económica que ha tenido del país durante este penúltimo año de su administración, calificando de “sobresaltos” los terribles hechos acontecidos durante éste.

Sin duda alguna es un simple “sobresalto” que más de 16 millones de jóvenes del país en edad de trabajar no encuentren empleo y que más del 50 % de los desempleados de todo el país son jóvenes, o no, quizá eso no afecte a la economía (…)

Seguramente es un “sobresalto” que Mexicana de Aviación, a un año de detener operaciones por declararse en quiebra continúe aplazando una y otra vez la fecha de término del concurso mercantil, y que ante el ojo displicente del gobierno se concedan favoritismos a la aerolínea Volaris para cubrir los itinerarios que eran operados por Mexicana, como si a Roberto Kriete, a Pedro Aspe Armella y a los famosos magnates del país les hicieran falta unos pesitos.

Obviedad mencionar en el informe que el problema de la inseguridad NO comenzó en su administración y mucho más evidente recalcar que no desaparecerán los problemas que generó la lucha contra el crimen organizado, pero eso sí, que quede claro.

Apenas comenzaba el discurso cuando al minuto 19 de la ceremonia su lengua ya le traicionaba -en una de las 8 veces que le abandonó, aún siendo aplacada en varias ocasiones con pequeñas remojadas de gaznate- contradiciéndose a sí mismo en lo que respecta a la presencia de las fuerzas armadas como solución de modo que, de no haberse autocorregido raudamente hubiera desbaratado más su perorata.

El objetivo era el siguiente: no permitir que las organizaciones criminales alcanzaran los círculos de poder en el país; pensando ladina e irónicamente tal vez si eso pasara se podría ejercer una mejor política sobre control de drogas y narcotráfico, además de que, con el prejuicio que poseemos los mexicanos, nadie nos asegura que no los hayan alcanzado ya, anteponiendo por supuesto nuestros pensamientos nobles en la política del país.

En lo que a educación respecta estoy completamente de acuerdo en que hay que impulsar a la educación, pero no creo que crear nuevos bachilleratos y universidades mejoren realmente las oportunidades para los jóvenes, ya que el sistema educativo actual es corrupto y se encuentra en el atolladero que posee abyectas telarañas de más de 20 años.

Estoy de acuerdo con el Presidente en la evaluación y capacitación constante de los programas educativos y profesores para que puedan ofrecer una verdadera educación de calidad, porque no se trata del número de edificios que pueda construir, ni de la ridícula presunción del número de graduados de universidades mexicanas que supera países de primer mundo como Alemania o Brasil, mientras la calidad pedagógica es bajísima, la inversión es la mitad del P.I.B. al promedio de países evaluados por la OCDE.

Con respecto a las reformas petroleras recientes, México, siendo el sexto productor del mundo, ¿no debería limpiar sus subsidiarias de corrupción antes de considerar detenidamente la adquisición de acciones en petroleras extranjeras con problemas financieros?

En tanto a la creación del nuevo organismo “Procuraduría Social para la atención de Víctimas de la Violencia” se asume realistamente que en efecto habrá más violencia, ¿pero qué pasa con la CNDH por falta de buenos resultados y respuestas, será convertida en la hija pródiga o esta nueva organización -de la que no dudo tendría responsabilidades similares- va a extinguir a la vieja escuela?

¿Es la presencia del ejército en las calles toda nuestra capacidad para hacer frente al problema del crimen organizado? si es así que lo considera la mayoría de mexicanos como para aceptar la generalizada alusión del mandatario, pues qué vergüenza ser contado en esta generación, porque disiento en que la mayor amenaza sea el crimen organizado, sino la corrupción y la necedad, el uso de la fuerza troglodita que impide actuar con astucia y eficacia.

Calderón Hinojosa olvidó que ya conocemos la clase de “medidas drásticas” de su gobierno como la extinción de LyFC en el 2009, así que quizá ya sabremos a qué atenernos pero eso sí, lo hizo con tiempo y sin presión para estar preparados no como otros países y sus “medidas drásticas”.

Al hablar sobre la implementación de la nueva política ambiental integral, al presumir del programa de cambio de bombillas comunes por focos ahorradores como “el más GRANDE del mundo en su tipo” (cualidad que es digna de notoriedad) y la mención del programa “cambia tu viejo por uno nuevo”, sobre refrigeradores y sistemas de aire acondicionado (1, 300,000 equipos) puntualizó irónico la cifra con la mano izquierda, repentinamente ganándole la risa que supo disimular apenas rosándose la nariz y la mejilla y, habiendo guiñado un coqueto ojo, provocó la risa socarrona y sutil de los circunspectos asistentes que interrumpieron con sus palmadas el asunto de las hipotecas.

Al minuto 83, pudo verse una toma en la cual Marcelo Ebrard aplaudía parsimoniosamente, no muy convencido de hacerlo; 3 minutos más tarde pudo verse a Beatriz paredes dormitando desfachatadamente y, creyéndose a mansalva, atisbó súbitamente desconfiada a los alrededores para volver rápido a cerrar los ojos.

Hay muchas cosas más que anotar pero por último, sería una felonía de mi parte no compartir con ustedes la pobre visión que tiene Felipe Calderón sobre los indígenas en México, porque los ve “protegiendo el bosque” -¡y por qué no ver a los indígenas mexicanos en la cámara de senadores?-.

Finalmente el esténtor de la compañía más despierta cerró el discurso, donde ciertamente los militares fueron los últimos en terminar de aplaudir; y después de entonar el himno nacional, Calderón Hinojosa pasó a estrechar las manos de los finísimos asistentes.

Sin embargo ante todo hay que tener presente las bienintencionadas propuestas del Presidente, esperando que esta nueva institución no sea un placebo o peor aún, un tranquilizante para acallar a las masas; que no sea sólo porque ya está pensando en su retiro el decir que este “cáncer” debe terminar, y si continúa la lucha que sea sin los recalcitrantes yerros de la sordera y la ceguera que le han producido los cruentos hechos.



01/08/2011