Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Ante la inseguridad y violencia, el Estado debe emitir leyes que defiendan la vida: Episcopado Mexicano

- Se requiere una efectiva procuración de justicia que persiga y castigue a quien infringió la ley: Obispo Monseñor Lira

- Advirtió que si este problema no se  resuelve, el país se puede hundir; el hartazgo social es muy evidente

Miryam Rodr?guez Hern?ndez Orizaba, Ver. 18/10/2014

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
México enfrenta situaciones muy complejas como inseguridad, inequidad, desigualdad, violencia, muerte, aseguró Monseñor Eugenio Lira Rugarcía, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), quien dijo que si no trabajan todos los sectores, el país se puede hundir, pues el hartazgo social es muy evidente.

Al acudir al 1er Encuentro Interparroquial del Señor de la Misericordia en Orizaba, fue entrevistado, aquí añadió que esta situación que vive el país fue planteada por parte de todos los obispos de México ante el Papa Francisco, quien les dijo que tienen a Dios y en ello deben apoyarse “el mensaje es el amor de Dios y que de lo destruido se puede reconstruir”.

Agregó que como dice el Papa Francisco en su encíclica “La Alegría del Evangelio”, la causa de los males es la inequidad “cuando hay injusticia, marginación, pobreza, se va construyendo todo eso, frente a esta realidad se tienen que buscar cómo solucionar de raíz los problemas”.



Pero de la mano, dijo, debe el Estado emanar las leyes que promuevan y defiendan la vida y dignidad de todas las personas y por otro lado se requiere una efectiva procuración de justicia, que se persiga y se castigue como debe ser a quien infringió la ley, con ello se pueda brindar mayor certeza jurídica.

Pero- acotó- la sociedad la componemos todos, de hecho apuntó que los obispos en su mensaje de este año, titulado “Por México actuemos”, dijeron que se tiene que educar a todos en la conciencia de la dignidad de la vida humana, comenzando por la familia “por eso digo que debemos actuar de forma justa, eso no implica que no se haga justicia, porque la misericordia y la justicia no niegan la verdad: la exigen”.

El momento que vive México no es falla sólo de un sector sino de todos, pues se ha perdido el rumbo y la gente se ha vuelto egoísta, llevando a que se vea al prójimo como un objeto. En este sentido, dijo que se tiene que voltear la mira hacia Dios.



¿Desde lo que ve la Iglesia, qué tan lejos, qué tan cerca está que el hartazgo social rebase los límites?

- "No le podría decir. Sí, evidentemente se nota un hartazgo social, pero esperemos que esto no lleve a tomar caminos que sólo empeorarían la situación, debemos decir esto está mal, pero decir también cómo podemos de una manera positiva contribuir a que esto vaya mejor. México es de todos, tenemos que remar juntos y sacar adelante este país, no sólo es cuestión del gobierno.

Caso Ayotzinapa



El Prelado apuntó que como CEM se suman a lo pronunciado por los obispos de la provincia eclesiástica de Acapulco y lo que ha pronunciado la Comisión Episcopal para la Pastoral Social, sobre la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa “expresamos nuestro dolor, solidaridad con las familias de las personas desaparecidas y que se haga todo lo necesario para que se dé con estos jóvenes”.

Hace algunos días el padre Solalinde dijo que México es una gran fosa clandestina, que los desaparecidos están muertos, ¿qué opinión le merece?

- "Nosotros como CEM esperamos que la autoridad competente haga las investigaciones para que podamos saber qué es lo que sucedió y se proceda a hacer justicia y se dé con los culpables, pero la esperanza es lo último que muere y debemos mantenerla hasta el final, mantener la esperanza de que están con vida, ese es el deseo".



La Iglesia en Acapulco ha implementado un proyecto de atención a víctimas de la violencia, es decir, atender y vivir con los afectados el duelo con ayuda de psicólogos, sacerdotes y expertos en este tema.

El también portavoz oficial de los obispos de México, apuntó que la Iglesia busca aportar algo a fin de combatir la situación que vive el país, esto se centra en seguir promulgando el evangelio, recordando que Jesús vino a salvar al ser humano “quien está evangelizado no le hace bullying a un compañero, no maltrata un hijo, no le hace daño al prójimo”.

El tema de la homosexualidad



Sobre el tema de la homosexualidad, el cual se abordó en el Sínodo Extraordinario de la Familia, dijo que el Papa no ha cambiado nada, sólo ha recordado lo que dice la Iglesia “que ninguna persona debe ser objeto de una discriminación injusta y que en el caso de una persona que tiene una preferencia sexual por el mismo sexo, se le debe tratar con respeto y misericordia”.

Al concluir Monseñor Eugenio Lira Rugarcía dio un mensaje a los representantes de los medios de información “son una parte muy importante para la sociedad, porque informados podemos saber cómo y con qué podemos contribuir para hacer un México mejor y aunque a veces haya dificultades, la vida es corta hay que hacer que valga la pena”.