Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Arranca iglesia mes de oración; marchan por las calles pidiendo paz

- Por violencia generalizada, católicos se refugian en la iglesia; creyentes atiborran iglesias, asegura párroco

- Piden católicos por la sangre de los niños abortados y de las mujeres asesinadas, así como por los que han sido ejecutados con crueldad y frialdad inhumana

Rafael Mel?ndez Ter?n Minatitl?n, Ver. 01/10/2014

alcalorpolitico.com

Este miércoles por la tarde arrancó la jornada de la paz, una serie de actividades convocada por la iglesia católica para unir oraciones a fin de evitar que la ola delincuencial que sufre el sur de Veracruz disminuya.

En el monumento a Lázaro Cárdenas, decenas de católicos y no creyentes se unieron en una marcha que recorrió varias calles de Minatitlán, concluyendo en la iglesia de Cristo Rey.

Durante el recorrido, el párroco Guillermo de los Santos, quien encabeza estos actos religiosos que se realizarán durante todo el mes de octubre, manifestó que es importante que los gobiernos y en general toda la comunidad unan esfuerzos para lograr un entorno pacífico.



“Pedimos por nuestra indiferencia al dolor de las víctimas, por la sangre de los niños abortados, por la sangre de las mujeres asesinadas y por los que han sido ejecutados con crueldad y frialdad inhumana, por la pérdida de la convivencia social armónica y pacífica y por todos los signos de violencia que van acabando con la vida comunitaria”, pidieron los participantes, vestidos en su mayoría de blanco.

Esta jornada nace de la preocupación del obispo de la Diócesis de Coatzacoalcos, Rutilo Muñoz Zamora, “por la situación que estamos viviendo entonces la parroquia ha iniciado a una jornada de oración porque la sociedad vive con miedo y cuando tiene miedo deja de ser sociedad”.

Dijo que la oración logra convertir a las personas y no ahuyentarlas y cambien para que haya paz, “que entiendan que Dios está con nosotros y que no nos va pasar nada, pedimos para que no llueva para que no haya inundaciones”, dijo el vicario.



El presbítero manifestó que la población se ha refugiado en la iglesia, es decir acude con más frecuencia porque encuentra en Dios la paz que necesita, “mi parroquia siempre está llena y exhortando a que no tengan miedo, que el miedo no es de Dios sino del pecado, vamos salir adelante pero hay que orar todo juntos”.

Recomendó a la comunidad cuidarse mucho, “no abrir la boca porque ahí vienen los problemas, necesitamos orar para que nos ayuden en estos problemas que vive la sociedad”.

Finalmente dijo que están preparados para apoyar en caso de inundación con despensas ropa y todo lo necesario, “pedimos a Dios que no haya inundaciones porque perjudica a los más pobres, que están en los ranchos”.