Ir a Menú

Ir a Contenido

Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Arzobispo lamenta que abortos y bodas gay legales ganen terreno en el mundo

- Hipólito Reyes dijo que el mundo ya no es tan cristiano; sobre todo los europeos y estadounidenses

- “Ahora nos dicen que dos varones o dos mujeres (se pueden unir y) adoptar hijos y eso es anticristiano”

Ariadna Lezama Palma Xalapa, Ver. 26/08/2018

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
El arzobispo Hipólito Reyes Larios comentó que en la vida las personas tienen que tomar decisiones en situaciones importantes, una de ellas es la fe. Aseguró que actualmente el mundo ya no es tan cristiano, sobre todo los europeos, estadounidenses y los mexicano ya no nos quedamos atrás, pues no existe “respeto por la vida”.

“Fácilmente se le permite a una mamá que pueda asesinar a su bebé; además, la familia está formada por el papá, mamá e hijos y ahora nos dicen que no, que también de dos varones o dos mujeres (se pueden unir y) adoptar hijos. Eso es anticristiano”, dijo.

Asimismo, comentó que el mundo, los dioses del placer, del dinero o del poder, quieren establecer una cultura diferente y por eso se dan situaciones como la legalización de las drogas.



“Es importante que cada uno de nosotros se decida por Jesús o por el mundo, por los dioses del placer, del dinero o del poder, lo que se nos va ofreciendo, la droga o el sexo, pero si optamos por Jesús quiere decir que aceptamos su persona, reconocemos que nos ama y le correspondemos con amor”.

De igual forma, precisó que actualmente se vive en un tiempo en donde la fe en Jesucristo implica una verdadera decisión, pues o se está con él o se está con el mundo, es decir, con el diablo.

“O estamos con él o con lo banal y mundano; incluso con Satanás con la Muerte, porque hay mucha gente que ha optado por eso, los han deificado”.



Por ello, insistió en que la fe necesita purificación y la Iglesia Católica necesita desenterrar sus raíces para ser verdaderamente cristianos.

“Vamos a pedir al Señor que seamos conscientes de lo que la fe en Cristo nos pide y que él nos conceda la capacidad, porque por nosotros mismos somos débiles, no podemos; así que necesitamos la gracia y el poder de Dios”, dijo.