Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Autores de falsas alarmas de bomba, son procesados por terrorismo y amenazas

- Tres personas en Michoacán, que generaron movilización y evacuaciones, tendrán de 3 a 8 años de cárcel - La Policía Ministerial del estado prosigue las investigaciones para ubicar la identidad y paradero de otros bromistas

El Universal Morelia, Mich. 11/10/2008

alcalorpolitico.com

La Procuraduría General de Justicia ejerció acción penal en contra de tres personas detenidas por su presunta responsabilidad en los delitos de terrorismo y amenazas, ya que efectuaron anónimamente falsas alarmas de bomba en edificios públicos y una gasolinera, en esta ciudad y la cabecera municipal de Apatzingán.

Al respecto, se precisó que dos de los tres consignados ya fueron declarados formalmente presos por autoridades judiciales competentes y se encuentran sujetos a proceso penal por los ilícitos que les imputa el Ministerio Público, por lo que pueden alcanzar en sentencia una sanción privativa de la libertad de tres a ocho años de prisión.

Con relación al tercero de los requeridos, la Subprocuraduría Regional de Justicia de Morelia informó que responde al nombre de Rodrigo Escobedo Tinoco, de 24 años de edad, con domicilio en la calle Loma Escondida número 180 de la colonia Lomas del Valle de esta ciudad, quien el 09 de octubre pasado reportó al número de emergencias 066, una alarma de bomba en la sede del Poder Judicial de la Federación, ubicada en la Avenida Camelinas de esta capital.

La llamada la hizo en forma anónima a través de su teléfono celular, por lo que se iniciaron las investigaciones pertinentes para rastrear su origen por parte de la Policía Ministerial, lográndose detectar la identidad y paradero del presunto responsable.

Al ser cuestionando en relación a los hechos, Escobedo Tinoco reconoció ser el autor del telefonema, además de indicar que labora para una empresa de seguridad privada y se encontraba comisionado en el edificio del Poder Judicial de la Federación, del cual realizó la llamada para alertar falsamente a las autoridades sobre una supuesta bomba, en los momentos que se encontraba de guardia, a las 13:46 horas del 9 de octubre.

El detenido explicó que decidió hacer la llamada para “apantallar” a su novia con el despliegue policíaco para la búsqueda y localización del artefacto explosivo. Ahora la broma le costará su reclusión y la pérdida de su libertad y trabajo, ya que se le consignó por los delitos de terrorismo y amenazas.

Por lo que respecta a los otros dos detenidos por reportar ficticias amenazas de bomba, se indicó que autoridades jurisdiccionales les decretaron auto de formal prisión para ser sometidos a proceso por su presunta responsabilidad en las conductas penales ya citadas. El primero de ellos es Ramón Huerta Moreno, de 38 años de edad, quien también por teléfono celular avisó anónimamente de una bomba en la presidencia municipal de Apatzingán, el 25 de septiembre pasado.

El bromista laboraba en la Dirección de Obras Públicas del ayuntamiento y fue detenido por autoridades policíacas municipales, para ser puesto a disposición del Ministerio Público, donde se integró averiguación previa penal en su contra y consignado ante el Juzgado Segundo de Primera Instancia en Materia Penal.

El tercer inculpado fue identificado como Jaime Solís Arreola, quien por su parte reportó una supuesta bomba en la gasolinera San Rafael de esta ciudad, el 26 de septiembre pasado, en las mismas circunstancias que los casos anteriores. El detenido fue consignado por medio de la averiguación previa número 1369/08-II y declarado formalmente preso para sujeción a proceso en el Juzgado Cuarto de lo Penal de este distrito judicial.

Por otra parte, la Policía Ministerial del estado prosigue las investigaciones para ubicar la identidad y paradero de otros bromistas que alertaron de falsas amenazas de bomba en edificios públicos, centros educativos y lugares de concentración masiva, atemorizando infundadamente a niños y ciudadanía en general, para que respondan ante la justicia por actos irreflexivos e irresponsables que tienen sus consecuencias jurídico penales, como ya ocurre con los tres detenidos ya señalados.