Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Tesistas de Pedagogía

Charlas del Centro de Integración Juvenil, en vez de evitar, incitan a usar drogas

- Por eso, en la secundaria es el nivel en que los adolescentes están más propensos a experimentar

- Tabaco y alcohol ya son muy consumidos en niños desde 10 hasta 18 años

Edith Escal?n Xalapa, Ver. 17/07/2010

alcalorpolitico.com

De acuerdo con una investigación realizada por egresadas de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana (UV) el nivel educativo más propenso al consumo de drogas es la secundaria, además de que el tabaco y el alcohol son las drogas lícitas que más consumen los jóvenes entre 10 y 18 años.

El estudio, presentado en el XI Foro de Experiencia Recepcional de esta facultad, en Xalapa, también reveló que la rotación de personal de los Centros de Integración Juvenil y la falta de continuidad en su programa de Prevención del Consumo de Drogas ha provocado que escuelas telesecundarias se nieguen a recibir a los promotores de charlas y conferencias sobre el tema, reveló una investigación

“Los directivos aseguran que en vez de ayudar a la prevención, esas charlas intermitentes o visitas fortuitas sólo incitan a la curiosidad, a que los adolescentes prueben las drogas”, comentaron Berenice García Sánchez y Carolina Santiago Hernández, autoras del estudio, tesis de licenciatura de ambas.

Reconocieron que sí hay trabajo de los Centros de Integración Juvenil en las escuelas, desde orientación en torno al consumo de drogas legales e ilegales, terapias, talleres y pláticas para estudiantes, maestros y padres de familia, pero éste es muy irregular.

“En teoría deberían dar charlas durante un mes, si descubren problemas de drogas dar talleres de orientación tres meses más hasta detectar casos específicos que ya requieren terapias en el Centro de Integración Juvenil, junto con su familia, el proceso entonces es de larga duración, y si se interrumpe ya no tiene el efecto positivo”, comentaron las tesistas.

Desde que la Secretaría de Educación impuso a las escuelas la obligación de realizar jornadas de “Escuela segura”, las telesecundarias se han mostrado más receptivas a los promotores de prevención del consumo de drogas; sin embargo, aún hay resistencias que afectan, a fin de cuentas, a los estudiantes.

El estudio fue realizado en la telesecundaria Calmecac, del Municipio de Banderilla, un centro educativo que cuenta con una población de 220 alumnos, y fue comentado en la presentación por las académicas Rosa María Cabrera y Elena Arano Leal, de la Facultad de Pedagogía.