Ir a Menú

Ir a Contenido

Veracruz
Universidad Anahuac

Seccin: Va Correo Electrnico

Chile: "Piñera, escucha: ándate a la 'chucha'”[1]

Jorge Salazar Garca 28/10/2019

alcalorpolitico.com

“Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos
la mano y uno delante de otro.” William Shakespeare
 
 
 
Hoy que la república de Chile vuelve a verse en riesgo de padecer otro periodo de masacres a cargo de las bayonetas y fusiles que ya brillan desde los cuarteles, parece pertinente rescatar partes del último discurso del Dr. Salvador Allende, pronunciado desde el Palacio de la Moneda, el 11 de septiembre de 1973, mientras éste era bombardeada https://www.youtube.com/watch?v=xZeEfXjTNu4).
 
Allende, el último presidente digno, honorable y justo que tuvo Chile, fue asesinado por criminales que dejaron su semilla en los cuarteles que están ahora bajo el mando del actual títere de Washington: Sebastián Piñera. Aquellos gorilas detuvieron a sangre y fuego la insurrección cívica del pueblo chileno que hacía tres años había elegido a un político bueno y honesto, postulado por la Unidad Popular (coalición de partidos de izquierda). De manera pacífica, Allende, después de haberse postulado en tres ocasiones anteriores (1952,1954 y 1964), en 1970 logró convertirse en el primer marxista que alcanzaba el poder en un Estado capitalista. Hoy el pueblo chileno vuelve a salir a las calles, llenando las alamedas, tal como lo vaticinó aquel hombre consecuente y visionario. Éstas son algunas de sus palabras proféticas, pronunciadas en medio de las bombas y la metralla de los traidores.
 
“Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, de que por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición. Y les digo que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza (los golpistas), podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.”
 
Advirtiendo la salvaje represión que vendría con el dictador Augusto Pinochet:
 
“Me dirijo a aquellos (juventud, campesinos, intelectuales) que serán PERSEGUIDOS, porque el fascismo ya estuvo  presente; en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las vías férreas, destruyendo los oleoductos y los gaseoductos. El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse ARRASAR NI ACRIBILLAR, pero tampoco puede humillarse”.
 
A los asalariados:
 
“Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la TRAICIÓN pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo SE ABRIRÁN LAS GRANDES ALAMEDAS por donde pase el HOMBRE LIBRE, para construir una sociedad mejor”.
 
Señalando a los aliados de los criminales
 
“El capital foráneo, el imperialismo unido a la reacción creó el clima para que las fuerzas armadas rompieran su tradición (de lealtad), sirviendo a ese sector social (fifí) que hoy estará en sus casas defendiendo sus granjerías (negocios, lucro) y sus privilegios”
 
Sobre las escuelas particulares:
 
“Me dirijo a los  profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios de clase (escuelas particulares) para defender las ventajas de unos pocos”.
 
A la mujer:
 
“Me dirijo sobre toda la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la abuela que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños”.
 
En Chile se aplicaron a rajatabla las recetas de libre mercado; sobre el dolor y los cadáveres de cientos de miles de chilenos se edificó un sistema de despojo institucionalizado. Fueron el ejemplo a seguir por los fascistas del PRIAN. Ahora que el hartazgo sale a las calles exigiendo el “derecho a vivir en paz”, el mundo no debe dejar solo al pueblo chileno.
 
Seamos solidarios, se lo debemos a esa miríada de sus exiliados perseguidos, quienes sin pedir nada cambio se han involucrado en las luchas por la justicia y la libertad en los países que los acogieron, advirtiéndoles del capitalismo salvaje y del militarismo que nos amenaza. Veracruz no es la excepción, también aquí conocemos a varios de ellos, siempre preocupados por los feminicidios, desaparecidos, ejecuciones, persecución de dirigentes sociales, ambientalistas, estudiantes, indígenas y campesinos. A todos ellos, a todo ese noble pueblo chileno, les debemos esa solidaridad.
 
[1] Frase coreada por miles de ciclistas frente al Congreso chileno, tomada de la Jornada 27/10/2019. (Ándate a la Chucha o vete al diablo).
  • Segundo ao
  • Ipax
  • Salon de usos multiples
  • Ayuntamiento de Xalapa
  • Centro Mexicano de Estudios de Posgrado