Ir a Menú

Ir a Contenido

Cultura Viva
Universidad Anahuac

Sección: Estado de Veracruz

Cierre de la vialidad y broncas frente al IEV afectaron a comerciantes de la cuadra

Se les cayeron las ventas porque, o ellos cierran por temor o los clientes no llegan

Alicia Aguilar Guevara Xalapa, Ver. 16/07/2010

alcalorpolitico.com


Click para ver fotos
Responsables de los negocios que se ubican en la misma calle donde se localiza el Instituto Electoral Veracruzano, reportan pérdidas luego de que por precaución han tenido que cerrar sus comercios ante la presencia de decenas de militantes y simpatizantes de partidos políticos que por momentos alteran el orden público.

“Nosotros estamos abriendo de manera normal, pero siempre estamos muy al pendiente de lo que sucede allá afuera, porque el otro día salimos corriendo a cerrar cuando los policías agarraron a unos que dicen que venían armados”, explicó Beatriz Landa responsable de un comercio de ropa.

Y es que los cerca de 15 comercios ubicados en la avenida Juárez, entre las calles de Revolución y Clavijero han visto mermadas sus ventas, ya que el tramo antes mencionado se encuentra cerrado a la circulación desde el pasado 4 de julio.

“Los carros ya no pasan y los clientes que teníamos que venían en su carro ya no pueden venir y eso nos ha bajado las ventas, estamos esperando que abran otra vez la calle para que todo se normalice, porque estamos sintiendo la falta de ventas”.

Lo anterior lo expresó Jorge Luis Torres quien se encuentra como responsable de una negociación que comercializa alimentos, quien agregó que las pérdidas en los días que han pasado ascienden a varios miles de pesos.

Cabe señalar que incluso existen comercios como el que se ubica justo frente al órgano electoral, que permanece cerrado desde hace ya más de una semana, con lo que se han visto afectados también los empleados.

A decir de la joven Carmen Hernández, si al término de las clases se la agrega que la calle está cerrada y que la gente no quiere pasar por esa calle para evitar encontrarse con decenas de policías y con simpatizantes alterados, lo que da como resultado es una gran pérdida económica para los comercios.

“Aquí permanecemos nosotros con el negocio abierto, pero ya la dueña nos dijo que si vemos cualquier cosa que venga la policía o que se ponga difícil el asunto que bajemos las cortinas y cerremos bien”.