Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Demasiado grande el daño

Esfera Política

Por: Ricardo Vázquez Salazar

12/10/2015

alcalorpolitico.com

De continuar sosteniendo el disfrazado régimen monárquico veracruzano que inició hace más de una década, para el domingo 5 de junio de 2016, fecha en que se celebrarán las elecciones para gobernador en esta y 11 entidades más, habría serios problemas para lograr la recomposición del paisaje político tricolor en tierra jarocha; los resultados pudieran resultar catastróficos para el partido en el poder, aún con todas las artimañas, con candidato -oficial- camuflajeado y pixelado de independiente, con el que intentarán pulverizar el número de votos, podría manifestarse el hartazgo de la ciudadanía.
 
En el Big Crack financiero veracruzano, que ha acarreado un serio desorden en todas las áreas de la administración estatal, las circunstancias perjudican directamente al tejido social por la palpable deficiencia en los servicios públicos; en el escenario político nacional el más nominado para salir, en los últimos días sigue punteando el gobernador Javier Duarte de Ochoa. Se insiste en que es necesario que deje el cargo, más que cualquier otro gobernador; ni siquiera Egidio Torre de Tamaulipas es mencionado con ese empecinamiento, por el caos de violencia que persiste en aquella entidad.
 
En el México del siglo XXI, las gubernaturas se convirtieron en una especie de concesión para delinquir, donde muchos se han dedicado únicamente a hacer los grandes negocios, al saqueo, hasta dejar una entidad hecha un verdadero desastre; Veracruz no es la excepción, los nombramientos de los funcionarios, tal parece que traen adjunto una garantía de total impunidad, con plena libertad para cometer cualquier ilícito con tal de enriquecerse, no importa si son a costa de la vida de inocentes. Desde el ascenso de Fidel Herrera Beltrán, la élite gubernamental se ha ensañado con los veracruzanos.
 
Ante este oscuro escenario, la cúpula tricolor nacional ha entrado en una crisis de nervios por el negro horizonte electoral veracruzano –cabría la alusión-; consciente de que llegar a perder la entidad, las cosas se complicarían para el 2018. Preocupación que se acrecienta por los constantes yerros de la administración estatal; por la terquedad de continuar con la política de restar en vez de sumar. Por los desatinos, producto de la desesperación por haber acabado con los recursos de las arcas estatales, por el desenfrenado atraco hasta dejar los cajones completamente vacíos. A tal grado de que a muchos empleados han dejado de pagarles su sueldo desde hace varios meses. A unos sí y a otros no, les suspendieron la compensación por tiempo indefinido. 
 
Subestimar o soslayar un sector más, puede a resultar contraproducente. A diferencia de otras entidades, en Veracruz los empresarios carecen de incentivos; aunado a la crisis de inseguridad y violencia que los golpea una y otra vez; por fortuna regresó vivo el empresario avicultor, José Manuel Reyes Bañuelos, después de haber sido secuestrado. Pequeñas o grandes empresas, en muchos casos se abstienen de crecer, por no ser motivo de tentación o de llamar la atención de los malandros; ahora, con el incremento al impuesto a la nómina, no son pocos los empresarios que están mirando a otras latitudes. “El nuevo PRI” veracruzano se ha echado en contra al sector empresarial.
 
Aunque también hay empresarios que han entrado a la perversa corrupción criminal, a los negocios fraudulentos; son los delincuentes de cuello blanco. Es realmente más que absurdo que nunca se ha aceptado llevar a cabo una investigación de los criminales que abastecieron de falsos medicamentos de quimioterapia para combatir el cáncer, que se aplicaron a pacientes en el Centro Estatal de Cancerología, CECAN, en Xalapa; lo que ha costado la vida a decenas o cientos de inocentes enfermos. Empresarios corruptos y criminales cobijados por la “Fidelidad” y “Prosperidad”; arropados por otros empresarios de la misma condición. Esos seguirán siendo aliados del tricolor.
 
El daño que han causado a los veracruzanos ha sido demasiado grande.
 
Con la aprobación del 50 por ciento de aumento al impuesto a la nómina, podría llegar a suceder lo mismo que con la Ley del Instituto de Pensiones del Estado, IPE, al declarar la inconstitucionalidad por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN. Al respecto el senador Héctor Yunes Landa, se declaró en contra; fue contundente: "Lo digo claro y fuerte. El aumento del 2 al 3 por ciento del impuesto a la nómina, ahora llamado sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal fue una medida inoportuna. Veracruz destruyó 18 mil 155 empleos en el segundo trimestre de este año". Yunes Landa, junto con un grupo de industriales, han decidido interponer una controversia constitucional por el aumento del 2 al 3 por ciento a la nómina.
 
Ante la alarmante escalada de feminicidios que se registran en Veracruz, con anterioridad el senador José F. Yunes Zorrilla, se había manifestado por la alerta de género. Ahora el senador Fernando Yunes Márquez, acaba de solicitar a la Secretaría de Gobernación, SEGOB, avalar la alerta de violencia de género para Veracruz, a raíz de los múltiples asesinatos de mujeres que se han presentado en los últimos meses en la entidad.
 
Pepe Yunes continúa sosteniendo reuniones de trabajo con los diferentes sectores de la sociedad veracruzana; lo mismo con legisladores locales y alcaldes.
 
[email protected]

Columnas recientes