Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Senadores y diputado, Yunes

Esfera Política

Por: Ricardo Vázquez Salazar

22/10/2015

alcalorpolitico.com

Pudiera parecer ocioso volver a abordar el tema en esta columna; sonaría repetitivo tocar de nuevo una cuestión que afecta directamente a los veracruzanos. Asuntos y personajes políticos existen de sobra de los que se pudiera hablar, hasta triviales; sin embargo, la violencia y la inseguridad que en los últimos días se ha visto recrudecida en el norte, centro y sur de la entidad es verdaderamente alarmante. No son robos de frutsis y pingüinos; se trata de lo más catastrófico para todo ser humano: la privación de la libertad, o la pérdida de la vida en forma violenta.
 
La realidad que se vive es mucho más grave de lo que en apariencia se ve; esto se puede confirmar con facilidad, no con los alcaldes, porque estos se ocupan de negar o desvirtuar lo que en verdad está sucediendo. La ola de secuestros está incontenible, al igual que robos con violencia; difícilmente alguna región se escapa al cruel fenómeno. El trasfondo es preocupante.
 
La crisis de inseguridad se ha agudizado. Es adversa la actitud de las autoridades con la cual contribuyen a que el terror continúe. Vale la pena mencionar como ejemplo, que al inicio del mes en curso, el alcalde de Orizaba, Juan Manuel Diez Francos, celebraba el nombramiento de “Pueblo Mágico”; negaba categórico –como lo ha hecho en repetidas ocasiones- que la inseguridad fuera un asunto preocupante en ese municipio; por esos días convocó a periodistas para hablarles de lo pacífico que es la Pluviosilla. Presumía que Orizaba había sido calificada como la ciudad más segura del país, entre las 76 zonas metropolitanas más importantes.
 
Bueno pues para mala suerte de Diez Francos, la realidad rebasó sus afirmaciones. A tal grado que en la acción sin precedentes de este martes por la noche, difundida ampliamente, ¡Atacaron una base de operaciones del Ejército en Orizaba! La agresión se dio cuando sujetos armados a bordo de un vehículo dispararon contra una camioneta de la Secretaría de la Defensa Nacional, apostada en una base de operaciones de esta ciudad y donde al parecer un efectivo castrense resultó herido. Si los delincuentes son capaces de balear a un grupo de militares, no hay nada que los limite a atentar contra cualquier ciudadano común. Y vuelve la mula al trigo. Después de la ofensiva a la milicia el alcalde de Orizaba declaró este miércoles: “La región está segura, yo puedo andar tranquilo porque la región está segura”. La ciudadanía opina todo lo contrario.
 
Parece evidente la consolidada unidad del clan Yunes; actores políticos que hoy se mueven en las más altas esferas del poder: senador, José Francisco Yunes Zorrilla, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público; senador, Héctor Yunes Landa, presidente de la Comisión de Protección Civil; senador, Fernando Yunes Márquez, presidente de la Comisión de Justicia. Para ser precisos, estas tres comisiones de la Cámara Alta. Miguel Ángel Yunes Linares, presidente de la Comisión de Seguridad Pública, de la Cámara Baja. Sin omitir a Miguel Ángel Yunes Márquez, alcalde de Boca del Río, que también es parte de. Los dos primeros pertenecen al PRI; los otros tres militan en el PAN.
 
Entonces surge la pregunta: ¿En torno a qué gira el poderío de la afianzada etnia Yunes?
 
Si bien es cierto cada uno de estos personajes hace declaraciones por cuenta propia, con afirmaciones de buenas intenciones, aisladas; la población espera que los señores senadores y el diputado federal, Yunes, ese bloque fortalecido y encumbrado en el poder, se transforme en un frente común para encaminar y consolidar una propuesta que genere un operativo de defensa para la población que está sufriendo los estragos del crimen organizado.
 
Si así lo desean, pueden hacer mucho por su estado en este momento crítico; tienen todo a su favor y a su alcance, cuentan con facultades y relaciones.
 
Los veracruzanos gritan con toda razón ahora el fashion regionalismo: ¡Ya chole!
 
Con las ocurrencias y simulaciones de la “Fidelidad” y la “Prosperidad” han tenido demasiado; están hartos. La ciudadanía exige y necesita con urgencia resultados.
 
Si se duermen en sus laureles, para quienes resulten contendientes, dadas las circunstancias alguien más les puede dar la sorpresa el próximo domingo 5 de junio. No hay enemigo pequeño.
 
[email protected]

Columnas recientes