Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Y el respeto a los veracruzanos?

Esfera Política

Por: Ricardo Vázquez Salazar

29/10/2015

alcalorpolitico.com

La clase política veracruzana sigue luchando en el ring de lodo; enfrascados en el ramplón golpeteo mediático, que no pasa de ahí. El ejercicio de actores políticos está enfocado en sus intereses personales y de grupo; posición que ningunea la grave problemática que sufren los veracruzanos, que esta pase a último término.
 
Indignado, Alberto Silva Ramos, nuevo líder del PRI estatal, exige respeto para el gobernador Javier Duarte de Ochoa, al hacer referencia a las aspiraciones de los senadores Héctor y Pepe Yunes, a la candidatura del tricolor a la gubernatura.
 
Si bien es cierto Silva Ramos habla y está enfilado en su encargo de líder partidista, el PRI menciona dentro de su misión: “responder a las necesidades de los diferentes sectores de la población…”. Pero además Alberto Silva es también diputado federal, privilegios de los que debería corresponder a la ciudadanía.
 
Lo inadmisible es que la élite gubernamental estatal no sólo le perdió el respeto a sus gobernados desde hace más de una década, se ha pisoteado su dignidad, hasta atentar contra la vida de muchos millares de veracruzanos. Se ha permitido que la corrupción en grado criminal continúe, incitada por la impunidad prevaleciente.
 
Desafortunadamente para los veracruzanos ha habido más que una falta de respeto; la corrupción y la falta de voluntad política han ocasionado que el luto invada infinidad de hogares en diferentes escenarios, comenzando por la violencia e inseguridad que ha provocado el asesinato y desaparición de miles y miles de personas.
 
En este espacio hemos sido insistentes en denunciar el acto de corrupción criminal más cruel e inhumano que pudiera haberse registrado en México, que nunca se ha querido investigar: la adquisición de medicamentos falsos de quimioterapia para combatir el cáncer, aplicados a inocentes enfermos en el Centro Estatal de Cancerología, CECAN, aquí en Xalapa. Los criminales de cuello blanco amparados en el poder pudieran haber cobrado un mayor número de víctimas en casos de esta especie, que la misma delincuencia organizada. El desabasto de medicamentos para enfermos de cáncer, VIH y demás enfermedades, aunado a otras graves deficiencias en los servicios del sector Salud, es de lamentar.
 
¿Quién exige justicia y respeto a la memoria de todas esas víctimas, a los familiares de las personas asesinadas de una u otra forma, y las desaparecidas?
 
No hay nadie que haga ese reclamo, ningún funcionario ni legislador, federal o estatal. Cada uno de los deudos llora en su soledad, en silencio, en la impotencia.
 
La cúpula gubernamental está tan extraviada que cualquiera que haya sido el objetivo de hacer espectacular el anuncio y supuesto cese de “aviadores” veracruzanos, 2 mil 173 en una dependencia, no es un número insignificante, estamos hablando de más de 4 mil millones de pesos tirados a la basura, aprovechados por unos cuantos; se les hizo bolas el engrudo. Pero si se sumaran las “joyitas” de todas las demás secretarías de despacho y todas las instancias descentralizadas, nos sorprendería saber que ni el de Atlanta, Pekín y Londres, los aeropuertos más grandes del mundo, tienen tantos aviadores como los que existen en territorio veracruzano.
 
¿Por qué razón no dan a conocer la lista real de “aviadores” en la SEV?
 
¿Será que ahí aparecen funcionarios y legisladores dobleteando o tripleteando, estos o familiares de estos?
 
¿Y los “aviadores” en las todas las demás dependencias?
 
Al paso que vamos y como se ven las cosas van a terminar ofreciéndole una disculpa a los “aviadores”, y otorgarles un bono extra para resarcir el daño.
 
Por situaciones de esta naturaleza y muchas otras más que ocuparía demasiado espacio mencionar, como la ampliación de la deuda pública aprobada este miércoles, la ciudadanía veracruzana es la que verdaderamente merece respeto; el respeto que la enmascarada “realeza” estatal le ha perdido por completo.
 
[email protected]

Columnas recientes