Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Conversaciones con Mario Vargas Llosa

Detrás de la Noticia

Por: Ricardo Rocha

31/03/2016

alcalorpolitico.com

De lo que estoy seguro es que, al cumplir 80 años, se reitera no como un hombre de mundo, sino como un hombre del mundo.

Mario Vargas Llosa es un prodigio literario de dos siglos. Su universalidad ha trascendido su Perú de origen, la patria grande de esta América Latina y aun eso que llamamos lo Iberoamericano. No sé ni me interesa el fasto de su fiesta en Madrid, ni lo de su nuevo romance, que es algo muy de él. De lo que estoy seguro es que, al cumplir 80 años, se reitera no como un hombre de mundo, sino como un hombre del mundo.

Porque, hay que decirlo con todas sus letras: más allá de cualidades estrictamente literarias y por tanto absolutamente subjetivas, Mario es el escritor de habla española más universal de todos los tiempos. Porque nadie como él ha abarcado todos los géneros y explorado con tanta pasión los más diversos escenarios de nuestras realidades y nuestras fantasías.

Cronicó las estampas urbanas en La Ciudad y los perros. Narró la gestación del extremismo en su Historia de Mayta. Enfrentó los horrores de nuestras dictaduras en La Fiesta del Chivo. Pero sobre todo, ha explorado como nadie un territorio profundamente humano y en su obra extensísimo: el del erotismo. Primero, de manera tangencial en La tía Julia y el escribidor y Pantaleón y las visitadoras, y luego a todo galope en Elogio de la madrastra, Los cuadernos de don Rigoberto, Las travesuras de la niña mala y su novela más reciente: Cinco esquinas.

Yo me sumo gustoso a festejar su cumpleaños rescatando algunos fragmentos de las entrevistas que hemos tenido del 82 a la fecha. Palabras que tal vez contribuyan a definir al escritor y al hombre. Con todo y la insensatez de mis preguntas, aquí van: —¿Cómo ve el propio Vargas Llosa su trayectoria, en estos primeros 20 años de escritor? —En una actividad de tipo artístico; mientras más pasa el tiempo uno se vuelve más exigente consigo mismo, mucho más critico de lo que hace, y entonces, por lo menos es mi experiencia, cada libro me cuesta más esfuerzo, más trabajo que cuando comencé a escribir. —O sea, ¿Vargas Llosa no es genial? —Jajajajaja yo no creo. Mire, la genialidad es algo muy difícil de catalogar, de definir, en todo caso creo que el libro logrado, o el libro frustrado es algo que en gran medida se debe a dosis de esfuerzo, de trabajo, de empeño que un escritor haya puesto en él.

—¿Algunos otros escritores han asumido posiciones muy radicales en cuanto a su actitud política y Vargas Llosa no tanto, por qué? —Mire, es verdad que no me interesa la política de una manera exclusiva, no tengo ningún interés en hacer una carrera política ni mucho menos, pero he participado en política en la medida que he opinado, he criticado de temas políticos. Creo que un escritor latinoamericano no puede dejar de intervenir de alguna manera en el problema político en países con problemas tan grandes como los nuestros, pero lo he hecho siempre desde una posición independiente y es verdad que mi posición no es tan radical como la de algunos otros escritores latinoamericanos. Yo estoy a favor de reformas en nuestros países muy profundas, pero también estoy porque eso se haga dentro de un clima democrático, dentro de una legalidad democrática, respetando siempre la libertad de prensa, la crítica, que me parece fundamental. —Esto para algunos podría ser una actitud cobarde, tomando en cuenta que es usted un importantísimo líder de opinión y un hombre joven del que tal vez se esperaría una participación más activa.

—Cobarde, no creo. Curiosamente creo que hoy día se necesita más coraje, más valentía para defender posiciones reformistas que para defender posiciones extremistas. Lo más cómodo, lo más convencional hoy día es defender el apocalipsis.

PD. Las entrevistas completas con Mario Vargas Llosa las pueden encontrar en mis cuentas de Facebook y Twitter.
Periodista
[email protected]

Columnas recientes