Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Frentazo al Frente

Por: Luciano Blanco González

01/12/2017

alcalorpolitico.com

El término se vence, la sensación de incertidumbre se va apaciguando o se acentúa a medida que el reloj fatalmente avanza y si nos preocupa el destino del país, enfocado éste desde la perspectiva de la renovación de los mandos supremos de la nación que en la forma de sucesión presidencial se aproxima, debemos de aceptar que este proceso en algunas aristas está claro, en tanto que en otras aún observaremos variantes que de alguna manera influirán en la decisión final.
 
Al PRI y a Morena habrá que reconocerles que les favorece el factor de la unidad en sus filas, pues ni Ivonne Ortega, ni Ricardo Monreal han logrado dividirlos, ni lo lograrán por muy recio que suenen sus altavoces, haciendo ruido para que volteen a verlos para realizar sus sueños de elegidos.
 
Muy diferente ambiente se respira en el Frente Ciudadano por México, donde cada día se acentúan las contradicciones que vienen arrastrando por el origen histórico y estatutario que postula diferentes principios y estrategias para conquistar y conservar el poder.
 
Agua y aceite, el cebo y la manteca, no se llevan, no caben ni en el sartén, ni el mismo salón, aunque vayan en la misma boleta, porque también sus líderes defienden distintas causas y sirven a intereses de distintos grupos, tienen distinta formación personal, como que unos provienen de la universidad pública y los otros de las refinadas universidades privadas.
 
El gran peñón incomodo en los zapatos del Frente, es el Partido de la Revolución Democrática, pues sus fuerzas internas se están moviendo en sentido opuesto a las decisiones cupulares que parecía representar Ricardo Anaya, de quien sus compañeros panistas parecen resignados a aceptar como candidato a la presidencia, pues con su carácter y estrategia impositiva ha logrado doblegar las resistencias.
 
La unidad de este Frente cien por ciento partidista parece gravitar en la líder nacional del PRD, quien deberá de renunciar en estos días, sin lograr ponerle la cereza el pastel sin la firma del acuerdo para postular candidato a la Presidencia, ya legitimado por las asambleas de los partidos que la conforman, pues ella debe de renunciar por orden judicial a más tardar el 9 de diciembre ya que estatutariamente no puede ser funcionaria y líder a la vez, a menos que renuncie a la redituable y jugosa Senaduría que detenta o bien renunciar desde ahora para buscar ser postulada como candidata a Jefa de Gobierno y beneficiarse del apoyo de Mancera que en la pasada elección perdió 5 Delegaciones con Morena, 3 con el PRI y una con el PAN.
 
Alejandra en el Frente representa el capital político del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, un funcionario ciudadano que ha manifestado que no pertenece a ningún partido pero que indudablemente sirve al PRD, si Alejandra sale de la dirección política del PRD, con ella se iría la aspiración de Mancera del que no hay que perder de vista que fue electo por más de 3 millones de ciudadanos y es un elemento activo con una imagen y personalidad propia que lo ubican dentro de los grandes individualismos de México que no apoyaría más que por disciplina a Ricardo Anaya siempre y cuando este apoyara a Alejandra para la Jefatura de la Ciudad.
 
En el seno del pasado Consejo Nacional del PRD, las corrientes Izquierda Democrática y alternativa Democrática, representadas por Paloma Castañón, Secretaria de Derechos Humanos y por Roxana Luna, Secretaria de Movimientos Sociales y militantes respectivamente, reprocharon drásticamente a sus líderes de que cómo era posible que quieran llevar como candidato (presidencial) a un monumento a la corrupción, agregando más adelante que “Por qué si le plantamos cara a López Obrador y no a Ricardo Anaya, por qué al PAN sí le vamos a permitir que nos lleve a una elección con su agenda y su candidato, el PRD debe de llevar su propio candidato a la Presidencia de la República”.
 
Admitamos que estas son algunas opiniones de líderes de ese instituto político que forman parte del Consejo Nacional, pero no es la mayoría, ya que todos esperan figurar con alguna candidatura en el proyecto de postulaciones que propone el Frente y esperan conocerlo, discutirlo y aprobarlo, de ello depende de que Alejandra pueda ser nominada para terminar de negociar el acuerdo.
 
En la reunión del Consejo Nacional que se celebrará el próximo 9 de diciembre, habrá de cambiarse la directiva del Comité Nacional y ahí habrá de resurgir una figura nueva y arrolladora, poseedor de sangre vital para la existencia misma del PRD y que en cierto modo oxigenó a su partido y le devolvió la vida con su participación en las elecciones del Estado de México, donde con todas las limitaciones logró cosechar más de un millón de votos, Juan Zepeda antes de ser candidato al gobierno del Estado de México con el apoyo de Jesús Ortega y de Jesús Zambrano, levantó la mano para ser también candidato de ese partido a la Presidencia de la Republica.
 
Juan es de línea dura y no titubeó en decir no, cuando López Obrador los invitó altaneramente a que declinara para sumarse a su candidata la maestra Delfina Gómez, hoy en día declara que él nunca visualizó una alianza con el PAN, él, en la única Alianza que creía era con Morena.
 
Él mismo, afirma que se ve como un buen candidato presidencial y que para serlo buscará el consenso en el entendido de que si no lo logra apoyará al bloque opositor y que si no hay nada y le dicen que se vaya a chambear a las calles eso hará, Juan es más pólvora para el Frente, pero sus dichos suenan al noble hijo de familia que afirma que él no quiere que le dejen nada de la herencia de sus padres, pero cuando ve que no le dejaron nada, odia a sus padres y riñe con sus hermanos, si ahí queda la cosa el actual coordinador de los diputados del Congreso del Estado de México se contentará con ser candidato a Senador, pero de fortalecerse la idea de algunos dirigentes de postular su propio candidato, Juan Zepeda dará un frentazo demoledor al frente.
 
En fin, como es un hecho que el Frente encabezado por el PAN no aceptará la propuesta perredista de una consulta ciudadana para seleccionar al candidato a la Presidencia, ya que con ello pretende impedir que “el gobierno, meta las manos” en el proceso, indudablemente que ambas posturas causarán deserciones de líderes y electores lo que provocará un flujo de estos hacia el PRI y hacia Morena.
 
Este flujo influirá relativamente en la elección, pues Morena está compuesta de todos los desechos del PRD sin excepción y lo poco más que se logre llevar, cuando decimos que ya ha conquistado 5 delegaciones en la Ciudad de México, estas sólo cambiaron de membrete como en el caso de Xalapa y Coatzacoalcos en que ex perredistas ganan con los colores de Morena.
 
No hay que perder de vista que en las elecciones del 2012, AMLO fue apoyado por los mismos de ahora, su Movimiento Progresista estuvo compuesto por el PRD, MC y PT, obteniendo 15 millones 896, 000. contra 19 millones 222 000 votos del PRI y el PAN con Josefina 12 786 000 votos, cuántos votos le ira a dar el PRD al PAN, cuantos a MORENA y con cuantos se quedará.
 
En tanto que el PRI sigue con el mismo número de electores, aunque con menos representación en el poder público, en aquel entonces las condiciones eran diferentes, el PAN estaba en la Presidencia de la República y el PRI atrincherado en la CONAGO (Confederación Nacional de Gobernadores) desde donde operó para llegar a la Presidencia ante un Calderón obstinado en imponer a Ernesto Cordero y el PAN aún democrático seleccionando a Josefina Vásquez Mota.
 
Morena y PT tienen un candidato que no cambia, su discurso es el mismo, su bandera contra la corrupción no cambia, su tendencia a criticar y destruir es invariable, no hay una frase nueva o un concepto que tienda a un cambio positivo, serio, convincente, lo que da, es la impresión de que llevaría a este país a una crisis interna insuperable y a una confrontación social de grandes dimensiones, con el peligro de enfrentarnos en serios conflictos internacionales, resultando no confiable su rutinaria retórica.
 
El PRI da la gran sorpresa al pueblo hartado de los políticos a los que visualiza como vividores, a quienes les interesa solamente su provecho personal de grupo y de camarillas enquistadas en el poder, por fin abre la válvula que sofocaba y ahogaba a las masas populares a los intelectuales, comunicadores, empresarios y a todo el pueblo asfixiado por ese enrarecido ambiente, por lo que tratando de remediar el entorno nacional y dar satisfacción a la exigencia publica, postula a un ciudadano muy significado en el servicio público pero de una conducta muy distinta a la generalidad de los de su especie.
 
José Antonio Meade, es un hombre confiable, es un mexicano como nosotros, de vida sencilla y austera, dedicado a su patria y a su familia, de los que seguramente nos preguntamos todos los días. Por qué si tenemos tantos recursos naturales, turísticos, industriales, tecnológicos y somos una cantera de inteligencia y creatividad, estamos tan jodidos, no progresamos y aparentemente somos un país sin futuro, atados a las economías dominantes y sometidos por la fuerza de una violencia controlada que nos viene de fuera permeando todos los estratos sociales, la administración pública y las fuerzas de seguridad, con métodos sucios por sus medios y por sus fines. Es cuando Meade, reflexiona y en sus primeros mensajes destaca algo que todos soñamos: Hacer de México una potencia, seguramente lo logrará, pues no hay improvisación, ocurrencias o falsas expectativas de las que no veremos en campaña.
 
Lo que suceda de aquí al 14 de diciembre, fecha en que todos los partidos y coaliciones deberán de tener registrados sus precandidatos y se iniciarán las pre campañas, impactará directamente en nuestro Estado, donde impera una sospechosa quietud por parte de los aspirantes a la gubernatura, da la impresión de que, ante la gris imagen de Cuitláhuac, Andrés enamora a alguien con más imagen y presencia que se preste a su juego electoral en la tómbola de su democracia perfecta.
 
Viejos rencores presumiblemente no restañados, hacen pensar que en cuanto al Frente, el licenciado Dante Delgado, líder nacional del Movimiento Ciudadano, poderoso factor en todas las decisiones de ese organismo que con su voto inclina la balanza en el sentido en que el vote u opine, se opondrá en venganza a que Miguel Ángel Yunes Márquez sea el candidato del Frente a la Gubernatura de Veracruz y que en su lugar se propondría el mismo para contender y representar a la coalición, puede ser así y para ello tendría el apoyo de miles de Veracruzanos que lo respetan y lo quieren, aquellos mismos que llevaron a Miguel Ángel Yunes Linares al poder, inspirados en gratos recuerdos de compañerismo y de confianza, pero puede ser una valoración equivocada, Dante es un político maduro que coloca el interés de las instituciones sobre su interés personal, siempre dispuesto al sacrificio para permitir que las causas que representa salgan adelante, él ha sido y es el artífice de las coaliciones y de la unidad desde hace más de una década en el país. Es hombre de prestigio de calidad y así seguirá siéndolo, cualquiera que sea la decisión que tome, pero no se dejará obnubilar por ninguna enfermiza pasión.
 
Finalmente, a raíz del anuncio oficial de la postulación de José Antonio Meade, por parte del Partido Revolucionario Institucional, para los veracruzanos, políticos y no, la sucesión en el Estado está clara, el Senador José Yunes Zorrilla, será proclamado como candidato a gobernador, no tan solo por su buena relación con el futuro presidente de la República, sino por la personalidad de ser un político sensible perceptivo de los problemas sociales de los que ha demostrado su capacidad y su preocupación para resolverlos, da la impresión de que será un Gobernador histórico con el que se abatirá la imagen que reflejan las estadísticas de ser un Estado con un alto grado de marginación, con un atraso inexplicable, con una inseguridad galopante que no se ha podido resolver, con una economía deteriorada que lesiona nuestras instituciones, como la de una Universidad Veracruzana brillante pero pobre, siempre mendingando el pago de sus recursos, o un Instituto de Pensiones desbastado por la incapacidad para implementar políticas económicas que le permitan cumplir puntualmente a los pensionados y jubilados. Pepe, es de esos hombres serios que saben aplicar y respetar la ley, sabe lo que es el Estado de Derecho y se conmueve por los problemas que aquejan a sus semejantes. La empresa, la industria, el comercio, el turismo, la pesca y el campo esperan mucho de él. Es cuestión de tiempo. Por el bien de la causa.
 
VÍA VERACRUZANA.
 
Como cada año, las huestes que conforman las filas de la Asociación Política Vía Veracruzana, se preparan para concurrir a la tradicional comida de la unidad, el próximo sábado 9 a las 2 de la tarde en conocido centro social de la Ciudad de Xalapa, a ella asisten líderes de las más diversas organizaciones del Estado, intelectuales, políticos, comunicadores que van fundamentalmente a hablar y a degustar de los que les gusta, un apetecible banquete de política.
 
Su líder moral, Amadeo Flores Espinosa, tiene como norma llamar a cada cosa por su nombre, sin catastrofismos y sin maquillajes que disimulen la verdadera cara de lo que sucede en nuestro entorno.
 
Ahí en los diálogos se cuecen los más exóticos y agradables bollos políticos, sin sabor a misterio o a recetas ocultas, eso sí, resalta siempre el respeto a lo institucional, al orden, el respeto a los tiempos y a las circunstancias, siendo admirable la presencia de viejos zorros y de jóvenes delfines que ilustran y se ilustran de experiencias y novedades. Será porque esta organización destaca con su invariable inspiración, de amor a Veracruz y al bienestar del Estado.
 
Otra vez.- Algo cocina Amadeo.
 
[email protected]

Columnas recientes