Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Oscuro panorama para 2018

Por: Helí Herrera Hernández

08/01/2018

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
Las esperanzas de bienestar social para 2018 solo las podremos escuchar de voces de los políticos de todos los partidos y de varios candidatos independientes, pero los indicadores políticos nos precisan que éste no llegará, sino todo lo contrario, que estaremos peor.
 
El principal factor que influirá en la economía nacional lo es, sin duda, el año electoral. Sus resultados alentaran el crecimiento económico o la profundización de la crisis económica que permea desde hace varios años, producto del modelo económico que se han negado abandonar los residentes de Los Pinos, azules o tricolores y allí está la prueba con Fox o Calderón, o Zedillo con Peña Nieto.
 
Pero vayamos por partes: Durante 2017 las reservas internacionales del Banco de México disminuyeron 3 mil 740 millones de dólares, ubicándose al 29 de diciembre en 172 mil 802 millones (2.1% de pérdida). La venta de los autos, (aun sin desaparecer el Tratado de Libre Comercio de América del Norte que aceleraría la caída), cayó un 4.6 por ciento al pasar de un millón 604 mil vendidos en 2016, a un millón 530 mil en 2017, lo que causó una reconsideración de las plantas armadoras de no contratar más empleados para 2018, y mantener los precios del salario a los obreros que provoca pérdida del poder adquisitivo de todos ellos.
 
El encarecimiento del dólar o devaluación de nuestro peso, ha generado un alza a todos los bienes primarios e intermedios que importamos, que se traduce en la caída de los estándares de salud, vivienda y alimentación de más 75 millones de compatriotas, que se podría agravar si Andrés Manuel López Obrador ganara las elecciones el primero de julio dado que podría cotizarse hasta en 25 pesos cada dólar, según lo publica el analista económico Salvador Kalifa en varios de los periódicos nacionales e internacionales.
 
El gas LP aumentó del 24 de diciembre de 2017 al 7 de enero del año que corre un 38 por ciento, según los datos mas recientes publicados por La Comisión Reguladora de Energía. Tal situación provoca menos alimentos en las mesas de millones de familias que por pagar este insumo dejan de comprar satisfactores necesarios para equilibrar una dieta sana, que más adelante se traducirán en problemas de salud pública.
 
Las alzas a los precios del gas como de la gasolina han disparado la inflación que rebasará el 6%, de allí se explican los precios disparatados del huevo, de la tortilla, del transporte y otros comestibles con los que arrancó 2018 sin que este gobierno priísta, tan necesitado de votos, se atreva a detenerlos, porque antes que la sociedad que gobiernan están los intereses con los grupos del poder económico domésticos y extranjeros asentados en nuestro país. Han perdido ya la poca vergüenza que les quedaba.
 
Por si eso fuera poco, las tasas de interés han venido aumentando y seguirán haciéndolo en este 2018, lo que provocara el encarecimiento del crédito para el desarrollo. Se contraerá el mercado interno por falta de dinero-consumo, generando desempleo y círculos viciosos que lastimarán la ya de suya precaria situación economía de los mexicanos; millones de compatriotas caerán en mora por no poder pagar las tarjetas de crédito, multiplicándose de esa manera el desempleo con los efectos que el mismo provocará.
 
Y si a todo este holocausto le suma las reformas fiscales promovidas por Donald Trump y aprobadas por el Congreso norteamericano, que baja los impuestos a las empresas norteamericanas, no se requerirá de mucha inteligencia para pronosticar que muchas de sus filiales asentadas en nuestro país preferirán irse para allá, porque compensan la barata mano de obra mexicana con los millones de dólares que se ahorrarán al pagar menos impuestos en Los Estados Unidos, dejándonos con perdidas de miles de empleos, que vendrían a agravar terriblemente la mala situación económica en la que estamos inmersos, por culpa de los Chicago Boy´s.
 
¿Está usted preparado para este escenario?

Columnas recientes