Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cabos Sueltos

Por: Silvia Sigüenza

17/08/2018

alcalorpolitico.com

Del dicho al hecho hay un gran trecho –sabiduría popular—que comienza a tomar vigencia en lo que serán los integrantes del equipo con que llevará los destinos del país el presidente electo.
 
Sin rubor alguno nombró a una multi-ex funcionaria pública, doña Olga Sánchez Cordero, jubilada de la Suprema Corte de la Nación y próxima Secretaria de Gobernación.
 
Y la distinguida señora se negó y aferró a no bajar su salario, y por ende el de sus excompañeros de la Suprema Corte. Fue a los archivos de la época de Juan Pirulero y, listo.
 
Por su parte el presidente electo, hace sus cuadrículas para ejercer el poder en forma cuasi totalitaria. Con el pretexto de la descentralización, está nombrando en cada estado a un personaje de sus confianzas.
 
En fin, para recordar solamente cómo se las gasta el sr. Presidente electo, baste recordar el caso Juanito.
 
También sin rubor alguno nombró para titular de la CFE a Manuel Barttlet. En fin, al parecer habrá un renacer de los viejos priistas y sus mañas.
 
Y aquí en la capital del Estado, pues ya una serie de “adelantados del mar de plata” han hecho sus cuadros de batalla en algunos casos y en otros pues han ido solos hasta la oficina del gobernador electo, para "un lugar cerca del cielo" sí, igualito que el título de la película de Pedro Infante. Y las cosas llegaron a grado tal que el propio gobernador electo tuvo que parar de un viaje y a través de los medios, este mar de avezados pedinches.
 
En el rebase absoluto del amor propio y la decencia, hasta se hicieron formatos que mediante el «face» o cosa similar solicitaban la firma del destinatario para votar por quien aspira a tal o cual puesto.
 
Olvidaron los peticionarios que el gobernador electo, es egresado de la Máxima Casa de Estudios de Veracruz, y por obvias razones pues conoce la harina que amasa. Amén de que realmente dejaron a muchos ciudadanos patidifusos con la novedosa técnica, el pegar el primer brinco porque quien brinca primero brinca dos veces. Y además hacerlo público. En fin. Lo que nos falta por ver. Sin embargo y es de aplaudirse el ingeniero Cuitlahuác no se amilanó y dio una rápida y contundente respuesta. Obvio que desechaba en ella y con ella la sorpresiva y novedosa técnica del que grita primero grita dos veces.
 
Muchos ciudadanos que vimos esta técnica del avasalle por no llamarla como realmente la llamarían los chavos; pensamos que hay una infinidad de jóvenes egresados de las diferentes áreas del conocimiento la cultura y el arte, que merecen una oportunidad. Ya basta de rémoras.

Columnas recientes

  • 01/01/1970