Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

No será primera dama, será luego la primer Presidenta de México

Por: Luciano Blanco González

30/11/2018

alcalorpolitico.com

El estilo de inducir a la opinión pública a pensar o a creer lo que él quiere que crean o piensen sus futuros gobernados, nos permite leer de manera aproximada las cartas que juega y que jugará el próximo Presidente en este difícil arte de gobernar.
 
El primero de julio, Andrés Manuel tranquilizó al país con un discurso de conciliación, que nos hizo sentir a todos un ambiente de confianza y de esperanza en las acciones de su futuro gobierno, seguros de que gobernará por igual para vencedores y vencidos.
 
Pero poco tiempo transcurrió para que se desangelara la efímera visión de tranquilidad que ya comenzábamos a sentir. Cuando sorpresivamente decidió dar un temerario golpe de timón a su proyecto, para enterrar una de las obras urgentes y necesarias para el desarrollo del país, al anunciar una consulta ilícita y a todas luces manipulada sobre la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco, utilizando para ello a las sabias muchedumbres, siempre dispuestas a despojar del capital a quienes lo posean y ahora con el señuelo de que ese dinero lo utilizará para el impulso de los programas sociales.
 
Durante la transición se reúne con los banqueros y les ofrece toda clase de garantías para el desempeño de sus lucrativas actividades y ahí los deja tranquilos, y él aparentemente a lo suyo, pero como necesita poner al gran capital de rodillas, no pasó mucho tiempo para que uno de sus principales voceros, el senador Ricardo Monreal, haciendo gala de una inexistente autonomía del Poder Legislativo, presentara en su Cámara una iniciativa (en la que todos estamos de acuerdo) con el propósito de revisar y disminuir las enormes ganancias de los agiotistas bancarios en el manejo de las tarjetas de crédito que hasta ahora les reditúan pingües ganancias por el pago de servicios y cobro de intereses.
 
Promete respeto al Federalismo, diálogo y entendimiento con los Gobernadores, inclusive con los de oposición a quienes ofrece respeto, y cuando estos se vuelven exigentes y protestan por la posible intromisión de los llamados súper delegados, para enfrentarlos, Andrés ni suda ni se acalora, pero suelta amenazante a su furibundo vocero, Félix Salgado Macedonio, a proferir frases insolentes e irrespetuosas para advertir a aquellos Gobernadores que se resistan a los supremos mandatos del Presidente, que pueden ser destituidos de su cargo o sea que se desea que los Gobernadores sean sumisos y obedientes con todo lo que se les mande.
 
A todos pretende engañar con el dicho de que a él lo cuida el pueblo y que no necesita escoltas, ha llegado al extremo de utilizar la ternura de su muy respetable esposa, doña Beatriz Gutiérrez Muller, para difundir el ruego de ella, para que ya de una vez acepte que lo cuiden, o sea que ahora que pronto lo veamos custodiado por decenas de guaruras, será una vigilancia en contra de su voluntad, impuesta por la solicitud de todos. Así se justificará también la supervivencia del Estado Mayor seguramente con otro nombre.
 
La última de las acciones de las gentes cercanas del licenciado Andrés Manuel, fue la iniciativa para reformar la ley de los organismos descentralizados, con el propósito de allanarle los requisitos a un distinguido español, nacionalizado mexicano que mucho ha aportado al mundo de la cultura nacional, Francisco Ignacio Taibo II, para que sea el próximo Director del Fondo de Cultura Económica, hasta ahí todo iba bien, ya era o es un hecho su aprobación por ambas cámaras, a fin de que se lograra la planeada imposición del querido amigo, pero al señor Taibo sabiendo de la poderosa aplanadora en la votación y los consecuentes resultados, se le fue la lengua y en unas cuantas palabras, jactancioso y grosero, declaró en un foro nacional de literatura que él sería el próximo Director del Fondo de Cultura, cuestionado sobre el proceso legislativo en una reforma con dedicatoria para nombrarlo, respondió sin pelos en la lengua, arrogante y engreído “todavía no pasa (la reforma) para el lunes va a haber un edicto del Presidente (Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador), dándome como encargado de despacho mientras sale la ley. Sea como sea se las metimos doblada camarada” ¿qué metió doblada? ¿A quiénes se las metió? ¿A los diputados? ¿A usted, a mí, al pueblo de México, a la igualdad de oportunidades? Ojalá Taibo no sea el reflejo de todos quienes integran el futuro grupo de trabajo.
 
Pero nos preguntamos hacia dónde se dirigen todos estos pasos, acaso a un intento de control absoluto en el que los que no coincidan con él, los considerara sus adversarios, o sus contrarios descalificándolos con términos despectivos como: los fifís, los conservadores los reaccionarios o liberales hipócritas como llama el señor Andrés Manuel a sus críticos para acallarlos y para imponer sus ideas o sus razones.
 
¿Control y unanimidad para qué?, quiero pensar que para hacer un buen gobierno en el que todos los mexicanos gocemos de la libertad de expresión, exclusivamente para aprobar todos los actos de su gobierno y que no haya quien lo cuestione, lo que posiblemente le fortalecerá y le permitirá continuar con el control mayoritario en las elecciones intermedias de diputados y senadores, ganar las gubernaturas, las presidencias municipales y las cámaras legislativas locales y finalmente ganar la próxima elección presidencial en el 2024.
 
Reelección no, aun cuando por el exceso de halagos y el culto a la personalidad que le prodigan por todas partes, indudablemente asaltarán a López Obrador y se apoderarán de él, para hacerlo sentir un líder querido y poderoso que puede decidir el destino de nuestra nación en cualquier momento, López Obrador no caerá en esa locura de Antonio López de Santa Ana, Porfirio Díaz o Álvaro Obregón, no. No se sentirá agobiado por la enfermiza mentalidad de los dictadores que soñaron con dominar y eternizarse en el poder como Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Fidel Castro Ruz, Hugo Chávez, Nicolás Maduro o Daniel Ortega entre otros.
 
Sí puede padecer el síndrome Argentino, en donde Juan Domingo Perón hizo Presidente a su esposa María Estela Martínez de Perón o Néstor Kirchner, a quien sucede como presidente su esposa Cristina Fernández de Kirchner o Daniel Ortega que hace vicepresidente a su esposa Rosario Murillo y en Estados Unidos, en donde sí se vale la reelección, Hilary apoyada en el prestigio de Bill Clinton intentó ser Presidente y pronto lo intentará Michelle Obama, esposa de Barack ex presidente de los Estados Unidos.
 
Veamos, Andrés Manuel tiene una mentalidad republicana muy acendrada que no admite desviaciones, así lo demostró con su férrea oposición a que la esposa del ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, doña Martha Erika Alonso, fuera Gobernadora de ese Estado o en Veracruz, donde alzó la voz oponiéndose a que el hijo del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, Miguel Ángel Yunes Márquez, fuera Gobernador, equiparando el intento a la posibilidad de instaurar una monarquía.
 
Cuando Doña Beatriz Gutiérrez de López Obrador dice que no aceptará ser la primera dama, cuscuyea en mi imaginación la idea de que no será la primera dama pero que sí será la primera Presidente de México, sobre el tema dijo textualmente, Efectivamente, “no seré primera dama de México. Ya antes he dado mis razones. Por lo tanto, tampoco la presidenta honoraria del DIF, ni de ninguna otra institución pública federal, estatal o municipal”, Este es un repliegue inteligente para trabajar en lo que desea sin que la estén molestando o agrediendo para desgastarla prematuramente.
 
Sin embargo, pronto la vimos en el Puerto de Veracruz, inmiscuida como actor principal en la organización de la fundación, con motivo de los 500 años, ahí se habló de las culturas prehispánicas y de la importancia de instrumentar su rescate. Para ello, anuncio que pronto presentará un proyecto dedicado a rescatar la memoria histórica de México, que pertenecerá a la Presidencia de la República y se apoyará con otras muchas instituciones de Gobierno, como la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
 
En política nada es circunstancial y algo grande se comienza a cocinar desde ese día, llama la atención que en la toma de protesta, que será un acto meramente formal, cuyo protocolo ya es conocido por todos y en el que se desbordará el entusiasmo morenista, en su marcha hacia el Palacio Nacional, el Presidente mostrará el músculo con los vítores y aplausos que el pueblo espontáneamente le brindará.
 
Pero lo más sobresaliente será el acto espiritual de entrega al pueblo de México, mediante actos destacadamente sublimes, como el hecho que el mismo Andrés Manuel califica de emocionante e inédito en el que representantes de los 68 pueblos originarios (un hombre y una mujer de cada grupo) acompasados en esta ceremonia por el teponaxtle y las chirimías, por las flautas y caracoles y perfumados por el exquisito olor del copal con que sahumarán al nuevo Tlatoani, como hace más de quinientos años lo hicieron con el Emperador Moctezuma, en la ceremonia se levantarán los copaleros y se elevará el humo para llevarle a los dioses el mensaje de ruego y protección, mientras uno de los sacerdotes, con sus varas y hierbas mágicas, ahuyentará los espíritus malignos, rameándole suavemente por todo el cuerpo, aplicándole lo que llamamos la curativa limpia para absorver las vibraciones celestes que le llenarán de energía, otro sacerdote en su letanía rogará por la felicidad, por la paz, por el progreso y por la unidad.
 
Acto continuo, en conjunto los representantes de los Pueblos indígenas con una profunda reverencia, le entregarán el Bastón de Mando, que para nosotros solo es folklore, pero que en lo íntimo de los pueblos originarios, representa el poder, el respeto y la autoridad a la persona a la que se le entrega, es un símbolo, un instrumento histórico y protocolario, esta ceremonia le da al pueblo indígena dignidad, distinción y la aceptación de reconocimiento y obediencia a quien ostenta el mando.
 
A mí en lo particular me emociona como huasteco, que una melodía muy nuestra que convoca a los hermanos a reunirse con respeto a cantarle a la virgen, Xochipitzahua, como inspiración del alma mía, está presente en todas nuestras reuniones y cuando se interpreta con jarana y con violín o con música de viento nos eriza el cuerpo y doblega todos nuestros sentidos, y ahora escucharla en el zócalo capitalino, interpretada por la Orquesta Sinfónica Nacional como está anunciado, excita todos mis sentidos, creo inclusive que este himno huasteco a María de Guadalupe, debería de ser un himno nacional indígena por su alto contenido de amor y de comunidad, en el que todos somos compañeros, al escucha le baja la vestimenta y le parte el alma.
 
Esto sólo puede ser ideado, diseñado y ejecutado por una persona con conocimientos antropológicos, que conoce muy en el corazón la verdadera esencia del pueblo, sus anhelos, sus sueños, su identidad con el cosmos y con toda la naturaleza y creo que está muy cerca de Andrés Manuel, porque desde siempre ha experimentado esa vocación. La vemos, aunque nos oculte las cartas.
 
Ahí estará también el arpa jarocha, junto a decenas de grupos e instrumentos de toda la República. en fin, que será una ceremonia extraordinaria de la que Andrés Manuel califica “como la verdad más íntima de México”.
 
En fin, que fuera de lo formal, de las crisis y pleitos legislativos, mas allá de las malignas y perversas especulaciones sobre el incierto futuro del país por las complicaciones económicas, mas allá de las envidias y ambiciones de poder, se siente el sublime augurio de un gobierno que estará muy cerca de sus gobernados, por cierto que en todo el desarrollo de estos acontecimientos estaremos representados por el ya Gobernador Cuitlahuac García, quien se prepara para recibir el domingo venidero al señor Presidente, quien nos visita para anunciarnos una serie de medidas de seguridad, obras de infraestructura y apoyo para el desarrollo social y económico de Veracruz, lo recibiremos con todos los honores en la plaza Lerdo de Xalapa, ahí estaremos.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes