Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Momo

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

15/02/2019

alcalorpolitico.com

MOMO
 
UNA MASCARADA... ¿Alguna vez ha sabido usted cuánto se gana y cuánto se pierde en cada celebración del Carnaval de Veracruz?; ¿Usted ha sabido cuánto aportan económicamente para los festejos carnestolendos los hoteleros, los restauranteros, los cantineros de Los Portales y los palaperos de Villa del Mar?; ¿Alguna vez ha sabido cuánto ingresa a la Tesorería municipal de la ciudad de Veracruz por la venta de permisos para venta de churritos, papitas, volovanes y tacos, durante los desfiles de carros alegóricos en las fiestas del Rey Momo?.
 
Vaya, ¿usted ha sabido amable lector cuánto ingresa al ayuntamiento de Veracruz por los permisos a las cerveceras que saturan las calles con módulos cerveceros?
 
¿Usted ha sabido de algún presidente municipal o titular del comité organizador de la fiesta del Carnaval de Veracruz que al final del evento, dé a conocer públicamente las cifras de cuánto se ganó y lo que se perdió en esta festividad, la más importante del estado?
 
Una más fácil, ¿ha sabido usted cuánta paga al ayuntamiento de Veracruz la empresa que instala las gradas a lo largo del bulevar “Manuel Ávila Camacho”?
 
Si no tiene la respuesta al menos a una de estas preguntas, no se preocupe amable lector, porque nosotros tampoco lo sabemos y no creemos que alguien ajeno al gobierno municipal en turno lo sepa.
 
Por ello, dados los tiempos de cambio que vivimos en el país, en el estado de Veracruz y por supuesto en la ciudad de Veracruz, es necesario que se transparente todo lo relacionado con la organización del Carnaval veracruzano, pues al paso de los años su manejo financiero ha sido el secreto mejor guardado de Veracruz.
 
Lo anterior lo traemos a cuento por la guerra verbal en que se han enfrascado el gobernador del estado de Veracruz, el morenista Cuitláhuac García Jiménez y el yunista- que no panista- alcalde del municipio de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, por los supuestos apoyos que tradicionalmente ha otorgado la administración estatal para la realización de estas fiestas carnestolendas.
 
Guerra verbal en la que se han descalificado y evidenciado mutuamente, como si todavía fueran los tiempos del “viejo guango”, o sea, de las campañas político electorales.
 
Dicho sea de paso, tampoco la actual y las pasadas administraciones estatales han dado a conocer a los veracruzanos- sus mandantes- cuánto de nuestros impuestos han canalizado anualmente como apoyo para la realización del Carnaval de Veracruz.
 
¿Acaso usted amable lector ha sabido cuánto dinero han destinado los últimos gobernadores de los estados a la festividad del Rey Momo en Veracruz?, ¿Verdad que no?, no se apure si no conoce la respuesta, nosotros tampoco.
 
Va siendo tiempo, insistimos, de que se transparente todo lo relacionado con el Carnaval de Veracruz que para acabar pronto se paga con nuestros impuestos, pues hasta donde sabemos, todos aman la festividad, pero pocos le aportan.
 
Ya es tiempo de que el gobierno del estado y el ayuntamiento de Veracruz, independientemente de quienes circunstancialmente están al frente de ellos, transparenten los haberes y deberes del Carnaval de Veracruz para que aquellos que no ponen nada, pongan y los que ponen sean reconocidos, pues de lo contrario pasa como decía nuestro extinto compadre, el siempre bien recordado Don Mario Treviño, “aquí todos somos honrados, pero el sombrero no aparece”.
 
En Veracruz estado y municipio todos aman el Carnaval, pero no se sabe quién o quienes le apoquinan.
 
PARA LA POSTERIDAD... Eduardo Campos Gómez presidente de la Cámara de Comercio de Coatzacoalcos se voló la barda con la frase de que en esa ciudad “llega más rápido una pizza que la policía”.
 
Lo dicho por el empresario sirve para dimensionar la situación que se vive al sur de la entidad veracruzana, donde pareciera que no hay gobierno.
 
DÍGALO SIN MIEDO... Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes

  • 01/01/1970