Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El Frente Democrático Nacional

Por: Helí Herrera Hernández

18/02/2019

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es

Así fue la ruta

 
Ha llegado el momento de hacerle caso a los editores e iniciar una serie de artículos relacionados con la vida pública de Veracruz y de México, de los cuales fui parte, y que en un tiempo no muy remoto aparecerán en mi cuarto libro, sin título todavía.
 
La Corriente Democrática del Partido Revolucionario Institucional que se formó a finales de 1986 y principios de 1987 ya no tenía cabida en ese partido. Ya les habían colmado la paciencia a los neoliberales que se apoderaron, con la complacencia de Miguel de la Madrid Hurtado, de la dirección nacional de ese instituto político, y habían iniciado, con el presidente y su gabinete, el desmantelamiento del sector estatal de la economía, al que se oponían los aun priístas Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muños Ledo, Ifiginenia Martínez, Cesar Buenrostro, entre otros cientos de militantes de ese partido, así como otras fuerzas del campo democrático, progresista y revolucionario del país.
 
De la Madrid dio la orden al presidente nacional del PRI Jorge de la Vega Domínguez de expulsarlos, porque la exigencia que estos le hacían a su partido, frente a la sucesión presidencial de 1988 de: “cualquier candidato, menos Salinas de Gortari” era imposible. La decisión ya la había tomado de la Madrid y así, Jorge de la Vega pronuncia aquel discurso “En el PRI no tendrán cabida ni la quinta columna ni los caballos de Troya. Los adversarios de dentro tienen las puertas abiertas para actuar donde más les convenga a sus intereses”, y son expulsados. Es allí donde deciden patrióticamente, a sabiendas de las dificultades gigantescas que tendrían, lanzar la candidatura del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas a las Presidencia de la República por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, y más adelante, después de múltiples conversaciones, con el Partido Popular Socialista y el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (exPST).
 
Así llegamos a la ciudad de Xalapa el 12 de enero de 1988 (donde pocos saben y parte de esta serie de artículos es dar a conocer estos datos históricos en la lucha de la izquierda por llegar a dirigir esta nación), donde se determinó fuera la firma constitutiva del Frente Democrático Nacional, su declaración de principios, así como su plataforma electoral. Fue en el salón “gobernadores” del hotel Xalapa (propiedad del Instituto de Pensiones del Estado). Llegaron los dirigentes nacionales de los tres partidos políticos e infinidad de intelectuales y académicos venidos desde la ciudad de México, muchos de esta región y de la Universidad Veracruzana (varios de ellos simpatizantes de la candidatura de Heberto Castillo, candidato del PMS, quien meses adelante, al ver cómo se desinflaba su candidatura, mientras la de Cárdenas iba en ascenso, decide renunciar a la misma el 4 de junio de 1988, noticia que recibe Cuauhtémoc Cárdenas en la ciudad de Papantla, justo cuando celebrábamos un mitin frente al mural totonaco, ante cerca de 15 mil personas, por la tarde, minutos antes de su intervención, que cuando lo hace y la anuncia a la muchedumbre, ésta se enciende, sabedores que la posibilidad de triunfar en la elección del miércoles 6 de julio era ya inminente, detalles que en otro artículo relataré, al ser uno de los 12 o 15 que conocimos las reacciones del candidato presidencial del FDN).
 
Varios de ellos empezaron arribar desde el mediodía a la facultad de Humanidades de la Universidad Veracruzana, donde el candidato Cárdenas fue vitoreado por cientos de alumnos en el auditorio Ernesto Che Guevara (tengo entendido que ya le cambiaron el nombre), y justo allí, a la una de la tarde, me manda a traer el maestro Indalecio Sayago Herrera, miembro de la Dirección Nacional del Partido Popular Socialista, partido en el que militaba y del cual era diputado local en la LIV Legislatura del Estado de Veracruz. Al estar frente a él me dice “prepárese porque va usted a ser el maestro de ceremonias de este acto de firma de los documentos básicos que le dará vida al FDN; platiqué con Porfirio Barbosa (hombre de confianza y operador de Cuauhtémoc Cárdenas en la campaña), para que le de los detalles de los compañeros que intervendrán”.
 
¡Imagínense, a mis 30 años conducir semejante evento!
 
Déjenme confesar que los nervios se apoderaron de mi. Sin embargo, la felicitación que el ahora ya candidato del Frente Democrático Nacional me hace al finalizar el evento, invitándome, además, a sumarme al periplo de su campaña, fue la mejor noticia recibida de lo que iba ese año.
 
Es por demás hablar el éxito de ese acto, semilla de la gran campaña del candidato Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, que culminó con su triunfo aquel miércoles 6 de julio, y que solo “la caída del sistema” evitó que se consumara, siendo Xalapa la ciudad donde nace oficialmente el Frente Democrático Nacional, del que tantos libros y ensayos se han escrito.

Columnas recientes

  • 01/01/1970