Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cabos Sueltos

Por: Silvia Sigüenza

19/03/2019

alcalorpolitico.com

Ya en Veracruz no sentimos tanto lo duro como lo tupido. Desde las declaraciones sabias y contundentes de doña Chucha Rodríguez Ramírez, informándonos que en agosto de 1521 nos iniciamos los mexicanos en comer tacos de carnitas… en fin cuando van de pura picada las ex prima donas de algún momento en nuestro país se azotan a decir bestialidades con tal de llamar la atención.
 
Pero lo que sigue siendo grave es la sarta de “innovaciones” que está protagonizando el Presidente de México. Amén de la serie de barbaridades que ha dicho y hecho; al no tener respuesta que lo cuestione (por miedo, respeto, o qué…) está colocando a México en un caos hasta el día de hoy sin reclamo alguno de agrupaciones o ciudadanos.
 
Y seguramente se debe al terror que inspira y siembra con cada barbarie que implanta e impone: cerrar las guarderías, comedores comunitarios y toda instancia de apoyo a diferentes capas de la sociedad. El cierre de empresas que deja en el desempleo a jefes de familia, y obvio con las consiguientes consecuencias.
 
Ya todas las barbaries y arbitrariedades perpetradas en estos tres primeros meses de su reinado han sido señaladas por los medios nacionales y estatales.
 
Terrible resulta que no se ha preocupado por la cultura, el arte, crear y/o revitalizar espacios que tradicionalmente han sido para el goce y crecimiento del arte y la cultura que, conlleva el crecimiento del país.
 
Aquí en la aldea. Sólo tenemos noticias de las disposiciones y haceres del sr. Presidente, que inició con la guerra del huachicol, alborotó la grillera, ya encendida la mecha, dio la media vuelta y a seguir su plan. La sagacidad suele ser confundida muchas veces con inteligencia, pero no. Cada cosa en su lugar.
 
Ha encontrado el sr. Presidente una mina de oro inacabable al estar hurgando y poniendo el dedo en la llaga de los malos y corruptos gobiernos anteriores a este. El suyo de él. Y nadie en su sano juicio puede negar los hechos. Sólo que con eso ha puesto el dedo en la llaga de los mexicanos, es gratificante -y sólo eso- escuchar que nos digan lo que ya sufrimos y sabemos. Pero también sabemos que somos un país muy molesto con los señores que han detentado el poder y con más que suficiente razón.
 
Pero se supone que votaron por un cambio. Y lo único que hemos tenido es una tomada de cabellera: para mantener silentes y contentas a mis congéneres, nombró a muchas en puestos de primer nivel. Todas ellas sus amigochas y cómplices, que cubren la cuota de género en el equipo del presidente. Y todas contentas, todas silentes y obedientes. Sin importar que han sido públicas las relaciones amistosas y de conveniencia. Muchísimas de estas personas y muchos hombres han incrustado sin pudor alguno a sus familiares en puesto y cargos de importancia. Y no les cuento porque uds. Lo están viendo.
 
Una de sus más recientes barbaridades, y ya lanzó la primera piedra, es dar a la iglesia católica apostólica y romana, canales de tv y frecuencias de radio. Totalitarismo en bestia. Y nadie alza la voz.
 
En fin, poco a poco el sr. López Obrador ha ido imponiendo su proyecto de y para apoderarse del país. En fin, veremos si un día los mexicanos abrimos los ojos, los sentidos y logramos dar nos cuenta de la telaraña macabra que nos teje el sr. Presidente.

Columnas recientes

  • 01/01/1970