Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La era de las disculpas y las ocurrencias

Tierra de Babel

Por: Jorge Arturo Rodríguez

27/03/2019

alcalorpolitico.com

“Egoísta: Persona de mal gusto,
que se interesa más en sí mismo que en mí”.
(Diccionario del Diablo, de Ambrose Bierce)
 
No sé a qué tanto barullo con los abucheos, vengan de donde vengan y sean dirigidos hacia donde quieran, sean pagados o no, o sean rechiflas de que estamos hasta el queque de mentiras y, más que nada, de ocurrencias y disculpas –o al revés, da igual. La cuestión es que soportamos gobiernos al ahí se va, atascados de estupideces, que aún dizque no se acomodan y por ahí se filtran los “Usted perdona, denos tiempo, estamos empezando, el aguántenos tantito, la culpa no es nuestra, es que estamos en transición…”, es decir: “Cuidado, hombres trabajando…” ¿Cuánto tiempo se llevarán? Supongo que sabían a lo que le tiraban, a lo que se iban a enfrentar. ¡Caramba! ¿Todo pasado fue mejor? No lo creo.
 
El alcalde Hipólito Rodríguez dijo que nos cuidemos unos a otros, en lo que se les ocurre una estrategia para combatir la inseguridad, o sea: Amaos los unos a los otros. Ajá.
 
Pero quien no para de decir pendejada y media –más bien, pendejadas completas-, es Amlito, quien más bien chochea. La verdad, pienso que estamos en la era de las ocurrencias, disculpas y el chocheo, incluyendo los aplausos hipócritas.
 
Y por todos lados flota la mierda y las flatulencias de la corrupción no sólo pasadas, sino de este mismo gobierno que dizque nos gobierna, porque tal parece que andan cada quien por su lado y no se coordinan, se hacen de la vista gorda, siguen las mismas prácticas políticas enfermizas, de la podredumbre, de intereses particulares y de grupúsculos.
 
Entiendo que los cambios generalmente no son tersos, antes bien telúricos. Pero eso no significa que tengamos que esperar hasta el amanecer del día siguiente, o del sexenio siguiente para ver resultados positivos. La violencia crece, eso es un hecho innegable, y las acciones –pocas- y expresiones –muchas- de nuestras autoridades son débiles y hasta contradictorias.
 
¿Importa que se nos pida perdón por lo que hicieron los españoles hace 500 años? El presente se nos escapa. Que afán de polarizar. Debemos mejor mantener la calma y la unidad. ¿Dónde la equidad e igualdad? Por favor, pensemos, reflexionemos. Se nos escapa México otra vez.
 
Al paso que vamos, exigiremos disculpas, cada uno por su lado, a nuestros tatarabuelitos por cualquier cosa que se nos ocurra.
 
Mi tocayo Arturo Pérez-Reverte en un tuit señaló: “Que se disculpe él, que tiene apellidos españoles y vive allí. Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza".
 
No faltaron las expresiones a favor y en contra. Yo me quedo con la siguiente, del poeta Luis García Montero: “La historia humana está hecha de barbarie, por eso más que comprometernos con la barbarie del pasado deberíamos pensar en el futuro, rearmándonos en el compromiso democrático. Yo soy partidario de que los seres humanos nos pidamos perdón a nosotros mismos porque la historia no es inocente. En la conquista ocurrieron cosas, y antes cuando los árabes invadieron España ocurrieron cosas, y antes en los pueblos originarios ocurrieron cosas”.
 
Añadió que habría entonces que pedir perdón “a España por lo que se hizo con España en 1936, o en Chile en 1973 o en México en el 68 en Tlatelolco”, e enfatizó que “luchar por la democracia del futuro y por el respeto del futuro” es el compromiso que debemos tener entre todos, porque para qué vamos a exigir cuentas a un inquisidor español por quemar a un judío en el siglo XVI cuando en el siglo XX hemos llevado en los campos de concentración de Alemania la muerte tecnológica de miles y miles de personas a través de las cámaras de gases.
 
“Tenemos que pedirnos perdón todos, nosotros mismos, e intentar que la historia no se repita y que la memoria nos sirva para comprometernos con el futuro, porque de verdad no hay civilización que tenga las manos limpias y se pueden hablar con los dedos de la mano de personas que hayan representado a lo largo de la historia algo distinto a lo que ha sido la historia del ser humano, que ha sido la historia de la barbarie y de la violencia. Pero nuestro compromiso está con el futuro, si sirve de gesto pidámonos todos perdón pero no utilicemos esas estrategias para impedir un compromiso de futuro y de presente”. (eluniversal.com.mx, 26-03-19). Ahí ‘ta.
 
No tengo nada contra los españoles, ni mucho menos los de hace años que ni conocí. Pero sé de historia, desde luego. ¿Cuántos y quiénes necesitamos pedir disculpas?
 
Los días y los temas
 
El cantautor Armando Manzanero, en entrevista, expresó: “Yo recuerdo desde que soy niño que les encanta que las acosen. Porque a la mujer le gusta”. Luego, acotó: “Cuando hablo de acoso, no hablo de agresión: hablo de que las abordan. Yo no conozco a ninguna mujer que le disguste que la enamoren y que se acerquen a ella”. (excelsior.com.mx, 25-03-19).
 
¿Habrá abucheo? ¿Habrá disculpas? Con tal que no haya más violencia contra las mujeres ni contra nadie. Seamos justos, iguales, equitativos. Vaya, amarnos unos sobre los otros, o como queramos. Hacer el amor, no la guerra, ¿se acuerdan?
 
De cinismo y anexas
 
Oscar Wilde escribió: “Los hombres querrían ser siempre el primer amor de una mujer. Tal es su necia vanidad. Las mujeres tienen un instinto más sutil para las cosas: les gusta ser el último amor de un hombre”.
 
Ahí se ven.

Columnas recientes

  • 01/01/1970