Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El pleito de López Obrador no es contra la Corona Española

Por: Luciano Blanco González

29/03/2019

alcalorpolitico.com

Solo una aberrante ignorancia sobre nuestra historia o una absoluta falta de dignidad como individuos o como nación, justifican las injuriosas y sarcásticas críticas al señor Presidente de la República, quien armado de un valor que le da el coraje y la indignación, le propone a los aún soberbios monarcas españoles que se disculpen por los atropellos, los asesinatos y las vejaciones cometidas contra el pueblo y las culturas originarias del México antiguo.
 
Hace 500 años los españoles llegaron a sembrar el terror con sus armas compuestas de elementos desconocidos hasta entonces como los carros de fuego, las armas de trueno, sus furiosos perros de caza y su fiera mentalidad de asesinos esclavistas que quemaron vivos, con suma crueldad marcaron con fierros ardientes y ahorcaron a miles de indígenas que se resistieron a su dominio, siempre inspirados en su desmedida y enfermiza ambición de riquezas.
 
Haciendo uso de su deslumbrante presencia, los hombres blancos y barbados fueron recibidos con sumisión como dioses superiores y valiéndose de ello humillaron a las culturas asentadas en el hoy territorio mexicano, destruyendo los ídolos que representaban a los antiguos dioses o señores y con ello a sus religiones, ritos y ceremonias, para imponerles por la fuerza de la espada y de la cruz al hijo de un dios extraño que les presentaba la religión católica.
 
Destruyeron una gran cultura, cuyos vestigios aún existentes, nos colocan aun así, como una de las más importantes de la antigüedad, lo que habla de la grandeza y de la magnificencia de los conocimientos científicos reflejados en la medicina, la astronomía, la arquitectura, la ingeniería, la pintura y la escritura.
 
En una emboscada casi lograron exterminar a la población de Cholula, pasándolos por lanza y ahorcando a sus mujeres, niños y a sus confiados guerreros que ofrecían paz y hospitalidad previendo una posible traición, asesinaron a gran parte de la nobleza mexicana que confiada concurrió desarmada a un festejo en el templo mayor, quemaron vivos como escarmiento a más de 300 caciques que se revelaron en la huasteca veracruzana, ante lo imposible de conquistar a la gran Tenochtitlán, la destruyeron de tal manera que no quedara piedra sobre piedra, así como a cientos de ciudades y monolitos de todas las culturas en Michoacán, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Yucatán, Campeche, sin olvidar la saña inaudita con que fue torturado y muerto Cuauhtémoc, ni tampoco la no confirmada versión de que Moctezuma fue asesinado por los españoles introduciéndole una lanza por el trasero para que no quedara huella de este crimen, aparte nos asolaron con sus terribles enfermedades como la gonorrea, la viruela y la peste.
 
Y esto no lo decimos nosotros los vencidos, lo dicen en gran parte ellos, los vencedores, en las Cartas de Relación de Hernán Cortes, en la Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo, en la Crónica de la conquista de Nueva España de López De Gomara y en todas las narrativas encontramos un justificante de su crueldad y el porqué de sus actos criminales en contra de sus naturales, indios, sacerdotes, guerreros y tlatoanis.
 
Hay que subrayar que estas ruindades se cometieron cuando Hernán Cortés, el tránsfuga del Gobernador de Cuba, que además no representaba a la corona, sino que en un acto de audacia y para romper las ataduras de Diego Velásquez, con su ejército se autoproclamó Capitán General e inicio la desbastadora conquista, siendo reconocido posteriormente por el Emperador Carlos V. maravillado por las enormes riquezas que le había enviado Moctezuma a Cortés y que se tomaron del tesoro real del reino Mexica.
 
Carlos V, con la conciencia sobornada por aquel tesoro, asumió el mando de la Nueva España mediante los virreyes y adelantados que de inmediato envió para hacerse cargo del gobierno, continuar la conquista a la par de la reconstrucción.
 
Y hay que anotar que la corona nunca dictó leyes opresivas contra los indígenas, por el contrario dictó leyes protectoras de los indios acicateado por el Obispo de Chiapas, Fray Bartolomé de las Casas, acérrimo defensor de los indios, a quien el Rey Felipe El Católico, mantuvo en su corte y por ser el principal defensor de los indígenas fue nombrado «Procurador o protector universal de todos los indios de las Indias, previo a esto ya había sostenido grandes discusiones filosóficas y teológicas con los obispos de México y con los más destacados teólogos de España, en donde demostró que los indios tenían raciocinio y capacidad, convenciendo al Rey para que dictara lo que se conoció como las Nuevas Leyes en las que la Corona Española ordenaba la libertad de los esclavos, colocándolos bajo la protección de la Corona y la desaparición de las encomiendas, prohibiendo los malos tratos además de una serie de normas protectoras.
 
La Corona Española siempre atendió las quejas de los indios enviando misiones para remediarlas, destituyendo virreyes por los abusos, cambiando a las autoridades que no vigilaban o no cumplían las órdenes del rey explotando y maltratando a los indios.
 
El rey Felipe de España está perdiendo la gran oportunidad de ventilar ante el mundo la política benevolente en muchos aspectos que se observó durante la Colonia, siendo quizás más criticable la actitud complaciente y extrema de los nuevos hacendados, asumida por las órdenes cristianas que se apoderaron de cientos de miles de hectáreas en todo el territorio, época en que se convirtieron en los banqueros de aquellos días que con un sistema de usura e hipotecas lucraban con la tierra y la necesidad de los naturales. El pleito de López Obrador no es contra la Corona, es con la obscuridad de aquellos tiempos que justamente deben de indignar a la humanidad y más a los mexicanos actuales sean criollos o mestizos.
 
Las disculpas no se piden porque tengamos arraigado el complejo y las frustraciones tras una sumisión de 300 años, finalmente los vencimos y los expulsamos valientemente del país, sin embargo, ahora en un tiempo con un marco moral e histórico muy diferente al de aquellos años y no son las generaciones actuales ni enemigas o adversarias, por el contario hay una amistad intensa entre ambos pueblos que nos identifica en el tiempo y en el espacio.
 
Pero las circunstancias en que se presenta este acontecimiento hace que los vasallos de la Corona Española, levanten la voz para ganar nuevos laureles como la del escritor de nacionalidad peruana y española, el Marqués Mario Vargas Llosa, en busca de nuevos títulos nobiliarios lance improperios en contra de la buena voluntad de López Obrador, para congraciarse con los reyes, quienes perdidos en la soberbia y extraviados en los resabios crean que se les está agrediendo, cuando el señor Presidente, que sí sabe de historia, solo desea una reconciliación en el tiempo, como lo hizo Alemania con el pueblo judío al que vejó, humilló y casi desaparece de la faz de la tierra y su gobierno en un gesto de amistad y seguramente de arrepentimiento mandó a levantar un enorme monumento, compuesto de 2700 lapidas en el corazón de Berlín en memoria de los judíos víctimas de la guerra, que con ello se sienten reivindicados.
 
Sería muy triste que López Obrador queriéndose sentir un reyezuelo o aristocrático miembro de la nobleza a la manera de Peña Nieto, Felipe Calderón o todos nuestros egregios ex mandatarios que para sentirse tales, visitaban y se complacían por ser visitados por la nobleza europea con quienes se rozaban y se engalanaban con el mayor glamour de la realeza y que para quedar bien con tales especímenes, los invitara a que vinieran a celebrar con él, el aniversario de la destrucción de la gran Tenochtitlán, en la oprobiosa conquista. Qué bueno que él como sus antecesores no ha ido ni creo que vaya al Vaticano a babear el anillo pontificio del Papa, nuestro Presidente es un hombre de dignidad.
 
Los reyes de España, si quieren disculparse, que bueno y si no también, pero el Presidente ha puesto en la mesa de las discusiones este delicado tema, que muchos rescoldos ha de sembrar en contra de los conquistadores, pero en un acto de honestidad, creemos que todos debemos de estudiar la historia y en ella encontraremos que la corona sí estuvo siempre preocupada por los problemas de los indios y sin disculparlos quizás fue la distancia y la difícil comunicación lo que no les permitió vigilar que sus benévolas y generosas leyes protectoras se aplicaran correctamente.
 
Por lo pronto, en el norte de Veracruz estamos preparándonos para recibir con beneplácito al primer mandatario que nos visitara el día de mañana, seguramente para traernos buenas noticias sobre los programas y proyectos que se desarrollarán en esta marginada región del norte veracruzano.
 
Andrés Manuel es maestro para caminar en terrenos minados, ahora viene a un Estado en donde se le quiere y se le apoya, principalmente a Poza Rica, en donde a lo largo de 18 años se le ha dado una bienvenida cordial y la presencia del gremio petrolero disidente siempre ha sido masiva y entusiasta, tanto que con su apoyo se constituyó uno de los primeros ayuntamientos morenistas actualmente en el poder y ahí estuvo firme en julio pasado para elevarlo a la Presidencia de la República, con el voto masivo a su favor, ahí estarán de nuevo para solicitarle mayor apoyo a sus facciones que luchan por destituir a Sergio Lorenzo, con la desventaja de que aún éste cuenta con un apoyo mayoritario que lo mantiene solido e inamovible, ahí estarán los petroleros jubilados esperando que se les haga justicia en contra de la defraudación en la caja de ahorros que a muchos los dejó en plena ruina.
 
Los pozarricenses no deben de perderse en reclamos estériles y en vanas protestas, es el momento de pedirle al Presidente que reactive la explotación petrolera y que se invierta en la región para generar de manera urgente los empleos necesarios para su población trabajadora y estar en condiciones de reactivar su economía que actualmente está deprimida.
 
Los recientes eventos en que una prensa fifí se ha ensañado con él, es posible que lo hayan molestado y algún enojito traiga en su cabeza, pero Tuxpan se encargará de apaciguarlo con su ambiente agradable y creativo en el que el más grave problema de la región, es la amplia oposición de los pescadores y de la población de Tamiahua a la obra del gasoducto que construye Transcanada, dirigido por Citlalli Medellín, su Presidenta Municipal, una mujer luchadora a la que no le han sabido explicar lo benéfico y trascendente de esta obra tan urgente para el país y que un mal planteamiento les ha hecho creer que atentara en contra del medio ambiente y que extinguirá gran parte de la fauna marina, ahuyentando la pesca y poniendo en peligro a la población.
 
El señor Presidente sabrá ahí, que este pujante puerto de altura ya está urgido de un buen aeropuerto para continuar su ascendente desarrollo y que cuenta con una poderosa iniciativa privada deseosa de colaborar con el gobierno y que no hace mucho tiempo ofreció la posibilidad de montar una refinería para coadyuvar con el desarrollo nacional, también estará presente Álamo para plantearle la necesidad de abrir los mercados internacionales a la producción de naranja cuyo precio ruinoso tiene a los productores totalmente descapitalizados.
 
Es posible que para trasladarse a Tantoyuca lo haga por la nueva Autopista Tuxpan- Tampico, por el tramo Tuxpan- Naranjos y recorrer toda la sierra de Otontepec en un plácido traslado, total el pésimo estado de nuestras carreteras ya lo conoce y él mismo lo ha dicho son las más deterioradas del país y seguramente viene a confirmarnos la millonaria inversión en carreteras para rehabilitar las existentes y los caminos rurales.
 
Llegará a un municipio en donde gobierna un partido de rotunda oposición al suyo, pero aquí la familia Guzmán añejamente gobernante con mucha influencia en la región es mansita y sumamente respetuosa del Presidente y de las instituciones, con quienes es posible que se encuentre, y de frente, es con la poderosa organización de Antorcha Campesina a quienes él ha criticado en varias ocasiones llamándolos La Antorcha mundial, Ellos en la región tienen escuelas, colonias y poblados enteros que creen y trabajan ciegamente por su organización y por su líder visionario el Ingeniero Aquiles Córdoba, quienes se enfrentan cada vez que es necesario en contra de “La Gansada” como llaman a los Morenistas.
 
Pero ese no es obstáculo, al maestro le gusta montar los caballos cerreros y briosos para reírse arriba de ellos, aunque ahora ya no le es tan divertido soportar a sus guerrosos aliados de la CNTE, a quienes tripuló en campaña y los engrandeció regalándoles 40 diputaciones y ahora se atreven a jalarle las barbas y a cuestionarlo en la gobernabilidad mediante el uso de la fuerza y el chantaje, bloqueando primero los ferrocarriles y ahora el palacio legislativo, el señor Presidente ya no se puede seguir apoyando en la violencia de sus aliados ya es momento de que considere que con ellos al tolerarlos en sus desmanes, expone la fortaleza y la credibilidad de su gobierno.
 
Esperamos que alguien le informe al Señor Presidente que arriba a una región que es habitada por más de 200 000 indígenas (Tantoyuca 48236, Chicontepec 37001, Ixhuatán de Madero 33424, Benito Juárez 13676, Ixcatepec 6327 Chalma 4397 Etc.) de las etnias Huasteca, (Tenek) Náhuatl, Otomí y Tepehua según el INEGI (2010), a quienes por la falta de recursos les está vetada la educación universitaria pues las universidades públicas están situadas en Tuxpan, Tampico y San Luis Potosí a donde obviamente no pueden trasladarse y aquí no tienen recursos para pagar sus estudios. Hacerle saber que somos la región que más migrantes como peones y pizcadores aporta a los estados de San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas y en la región a donde van a tareas agrícolas por miles de ellos ya que aquí se carece de fuentes de empleo, decirle que esos mismos migrantes poseen altos conocimientos de agricultura y habilidad sin igual para la artesanía de palma y zapupe, que carecemos de un plan de desarrollo regional y esto es lo que mantiene segregado a ese sector de la población. Le rogamos Señor Presidente que, así como hay planes millonarios para apoyar a los migrantes hondureños, guatemaltecos y salvadoreños apoye a estos compatriotas nuestros que por salarios miserables tienen que abandonar a sus familias por largas temporadas. Usted puede salvarlos y reivindicar a este sector marginado con el que tenemos la gran deuda histórica.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes

  • 01/01/1970