Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

"La violencia" caracteriza a Veracruz

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

15/04/2019

alcalorpolitico.com

*Sus carreteras las de mayor peligro
*Daña inseguridad desarrollo estatal
*¿El presidente sí vendrá a Veracruz?
 
Con tragedias y asaltos en las carreteras del país se iniciaron los días de vacaciones vinculados con la celebración de la semana mayor, que formalmente se inicia con el “Domingo de Ramos” y termina con el Domingo de Resurrección, etapa que religiosamente se encuentra directamente vinculada con los cuarenta días que anteceden a éstas fechas, “cuaresma” que refiere un proceso de preparación espiritual para el recuerdo fervoroso, sobre el doloroso calvario de quien descendió de los cielos para purgar los pecados del mundo.
 
Calvario que en México refiere llanto, dolor y muerte de inocentes y que en nuestro territorio nacional, en las última décadas, ha sembrado dolor y angustia por una sociedad altamente impactada por la ambición, el fraude galopante en marcos gubernamentales, la ineficacia en avances para la paz y la prosperidad y el crecimiento de una delincuencia sin igual en la historia moderna del país, que ya refiere decenas de miles de asesinatos y que, ante la hasta el momento impotencia de las autoridades, ha originado que en fechas como las de hoy, en lugar de que en los templos se ruegue por el mayor progreso y bienestar, se implora el poder alcanzar “como última ilusión” un México de paz y de tranquilidad, que nos permita dormir en ámbitos de paz y trabajar sin angustias, riqueza de convivencia que de manera total hemos perdido.
 
Y prueba de cómo nos encontramos en nuestras tierras veracruzanas, es que de acuerdo a las recomendaciones de las autoridades que supervisan y otorgan mantenimiento a nuestras carreteras, es precisamente el tramo carretero entre la Ciudad de México y el puerto de Veracruz, el espacio de vías de comunicación terrestre que en todo el país, refiere el mayor índice de asaltos y actos criminales en lo general.
 
La información oficial brindada en tal sentido, por sí misma nos permite establecer que son “nuestras carreteras” (autopista y federal) las que se encuentran catalogadas como las más peligrosas en todo México, lo que no puede ser acreditado a irresponsabilidades sólo de las autoridades federales (por aquello de que son vías de comunicación del ámbito federal) sino que las causas se originan porque ni las autoridades federales, ni las estatales, ni las municipales, es más, ni los agentes municipales, le han prestado la más mínima y efectiva atención al problema del crecimiento delincuencial, prueba de ello es que los actos criminales se suscitan en plena luz del día, incluso en puntos cercanos a oficinas municipales, estatales y federales, sin que nadie, ni federales, ni estatales, ni municipales, estén reflejado real competencia, voluntad e incluso honorabilidad para cumplir con la obligación de aplicar programas tanto de generación de empleos, como de apropiado bienestar y... ya no se diga de administración de justicia.
 
Es en gran medida la impunidad, procreada por las administraciones municipales, estatales y federales, la primera responsable desde años atrás y hasta la fecha, de que las carreteras se conviertan en territorios del crimen, porque de la misma forma ha sucedido en los estados, en los municipios y en las congregaciones.
 
El pueblo sabe que ya ni en los templos religiosos privan los rangos de seguridad que existían en el pasado, lo tienen claro los ministros, los sacerdotes y la feligresía en su totalidad; lo mismo acontece en ámbitos escolares, e incluso en centros de asistencia social incluyendo hospitales.
 
El comercio vive diseñando cada semana nuevas estrategias para proteger a los clientes, a sus empleados y sus negocios en lo general, pero nada funciona con la eficacia requerida y las autoridades de los tres niveles, incluyendo los ámbitos judiciales y de seguridad en lo general, transitan en el marco de permanentes anuncios, de interminables proyectos y diseño de estrategias, e incluso ahora estamos en proceso de integración (¿Hasta cuándo?) de una Guardia Nacional, que antes de su total integración, instalación y operación ya encuentra los ecos de la desaprobación y el desacuerdo, lo que no podría anotarse como algo que infaliblemente resultará realmente positivo, sino que son no vientos, verdaderos ventarrones que siembran dudas entre la colectividad y terminan acrecentando la incertidumbre.
 
Si a tales datos duros sobre vías de comunicación sumamos la violencia contra mujeres, renglón en el que también encabezamos listado a nivel nacional, más los asesinatos, secuestros, levantones, violaciones, extorsiones, asaltos, robos y fraudes, el escalofriante rosario delictivo por simple lógica, colocan a tierras veracruzanas en renglones de angustia y desconfianza que obligadamente conducen al declive económico en lo general.
 
Refieren los expertos en economía, que “una de las verdaderas joyas de la actividad económica en todo país, lo puede ser la actividad turística”... México y Veracruz de siempre han tenido infraestructura y espacios naturales propios para convertirse en una potencia turística, lo que acrecentaría con ello las oportunidades y los niveles de bienestar de la población...
 
Pero los mismos expertos advierte que el mayor enemigo para la actividad turística lo es la ausencia de niveles apropiados de seguridad y, tal pareciera que ésta última reflexión representa una sentencia para México con dedicatoria especial en los últimos tiempos, precisamente para las tierras veracruzanas, cuando nos informan entre muchos otros renglones negativos más, que las carreteras entre la Ciudad de México (el centro del país) y las tierras veracruzanas, son las que registran mayores índices de inseguridad en el país... Triste realidad, sobre todo, cuando el anuncio se ejecuta precisamente en los días que preparamos las festividades por los 500 años de la fundación de la ciudad y puerto de Veracruz, municipio símbolo de la entidad veracruzana, al tiempo que estamos en el inicio de la Semana Santa, fechas de esperanza para el renglón turístico veracruzano… Ni hablar, al final seguimos mal y de malas.
 
LO QUE SE LEE
 
Se anuncia en círculos creíbles que el Presidente de México, don Manuel López Obrador, viajará en fecha cercana al puerto de Veracruz, para acompañar a los jarochos en parte de las festividades programadas para conmemorar los 500 años de la fundación de la ciudad.
 
LO QUE SE VE
 
Que de confirmarse tales versiones, representaría ésta la primera visita “formal” del actual Presidente de México, al bello puerto veracruzano, escenario que prácticamente muchos descartaban, dado el obvio distanciamiento que ha privado desde tiempo atrás, entre el actual Presidente de la República y quien durante la pasada campaña electoral despachaba como gobernador en la Entidad Veracruzana.
 
LO QUE SE OYE
 
Que de confirmarse y efectuarse tal gira presidencial hacia el Puerto de Veracruz, el hecho sembrará optimismo entre los porteños, dado que en un número significativo de sus sectores, existen simpatías por el actual Presidente de México, escenarios que, salvo mejores opiniones, nada tienen que ver entre las diferencias registradas en el pasado en el transcurrir de la pasada etapa electoral… Ya veremos en que termina la historia.
 
[email protected]

Columnas recientes

  • 01/01/1970