Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Crece polémica sobre camionetas

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

07/05/2019

alcalorpolitico.com

*Soluciones financieras apropiadas
*Débil la administración de justicia
*Confrontación que daña a Veracruz
 
Por alguna causa que podría tener su origen en estilos muy personales y singularmente peculiares para ejercer en los ámbitos de la administración pública, el día de ayer, el señor gobernador de los veracruzanos don Cuitláhuac García Jiménez, dio a conocer los esquemas por vía de los cuales “se adquirieron” camionetas nuevas que serán destinadas a los ámbitos de Seguridad Pública en beneficio de los veracruzanos.
 
Y la realidad de las cosas es que en ese contexto, lo único que en realidad quedó aclarado es que dichas unidades no fueron compradas, sino que se alquilaron a una empresa que no tiene origen en tierras veracruzanas, por lo que ha sido impreciso que en medios de comunicación nos hayamos referido a la compra de unidades, hecho que en este espacio reconocemos en plenitud, presentando de inmediato la corrección sobre el tema, al tiempo de sumar que si todos en estos tiempos, autoridades, ciudadanos y medios de comunicación, actuáramos con inmediatez, claridad y exactitud en lo referente a hechos y cosas que se registran en los ámbitos veracruzanos, menores serían los espacios para especulaciones y supuestos sobre temas que por su propia naturaleza resultarán polémicos.
 
Ahora bien, ya quedó claro que las unidades en referencia sí estarán al servicio de los renglones de seguridad y que no son propiedad de los veracruzanos, o sea del Gobierno del Estado, sino de una empresa (tampoco veracruzana) que se las arrendó a la administración estatal.
 
Pero resulta incuestionable que en los tiempos actuales, la puntual y clara rendición de cuentas por parte de las autoridades municipales, estatales o federales, constituye una de las prioridades que toda autoridad debe aplicar con estricta puntualidad, antes de que surjan suspicacias e incluso señalamientos que al final de alguna forma desgastan la imagen y credibilidad de las autoridades.
 
La falta de oportuna información sumada a la presentación de cifras confusas, han sido en el pasado, origen de enérgicas protestas de la ciudadanía, hecho que incuestionablemente en la actualidad se agudiza cuando en el tema se involucran adquisición o alquiler de unidades cuyos precios en el mercado, constituyen información de la que dispone con notoria facilidad la población, incluso sin necesidad de acuciosas investigaciones, en tanto que tal información resulta intensamente difundida por las compañías vinculadas con la venta de vehículos.
 
Ejemplo sobre lo polémico del tema, es que muchos veracruzanos sostienen que con 208 millones de pesos, se pudieron haber comprado mucho más número de camionetas que las obtenidas en la referida operación por la administración estatal veracruzana, en donde supuestamente está resultando “más caro el caldo que las albóndigas”.
 
Realmente, incluso después de la información brindada ayer por el Gobernador, mucho es lo que se especula sobre dicha operación en numerosos sectores de la población, incluyendo obviamente a núcleos políticos y partidistas de diversos colores y tendencias, por lo que es preciso para los ámbitos de la administración estatal, encontrar lo antes posible la forma de puntualizar con claridad que los costos en ese rubro vehicular, se ajustan a los rangos normales vigentes en el mercado nacional, paralelamente a la efectividad financiera de la operación, de lo contrario, la polémica se incrementará con efectos nada alentadores para la imagen de la actual administración estatal de los jarochos… Ya veremos.
 
DESGASTADA ADMINISTRACIÓN
DE JUSTICIA PARA VERACRUZ
 
Resulta incuestionable que las severas diferencias e incluso confrontaciones que privan entre los ámbitos de la administración estatal veracruzana y la fiscalía veracruzana, hecho que por la natural inercia ha originado significativo distanciamiento entre el cuerpo legislativo y el Fiscal de Veracruz, conforman escenarios nada saludables para la apropiada administración de justicia en tierras de “la bamba” y el “jarabe loco”.
 
Los resultados están claramente a la vista, cada día los ámbitos de inseguridad sacuden con mayor impacto a las familias veracruzanas, lo que en principio es acreditado no sólo a los sistemas ineficaces en materia de seguridad, sino que, de la misma forma, da curso a un panorama desalentador en lo relativo a la procuración de justicia, área vital para restablecer la tranquilidad social de los veracruzanos en lo general.
 
Y es que se tiene la percepción en tierras del “jarabe loco”, que las notorias diferencias imperantes entre la administración estatal y la fiscalía veracruzana, por su propia inercia han arrojado a la colectividad hacia escenarios de elevado nivel de impunidad, en donde la Ley no pareciera estar vigente y donde los delitos transitan por ámbitos de preocupante impunidad.
 
Ya es frecuente escuchar una especie de reclamo, por parte del Ejecutivo de la Entidad veracruzana, hacia los integrantes del Congreso del Estado, por no haber procedido con rapidez y oportunidad para efectuar cambios de funcionarios en la fiscalía veracruzana, fricciones recurrentes que se han convertido en mediáticas y que influyen con efectos de tensión y de obvia ineficacia en los ámbitos de la administración de justicia.
 
En ese marco, es urgente que las confrontaciones se atemperen, al tiempo que se determine con claridad si los cambios se ejecutan o se continúa con la misma estructura, pero es realmente urgente que lo uno o lo otro se aplique con eficacia, para disponer de áreas en las delicadas áreas de administración de justicia y seguridad, que nos conduzcan hacia la recuperación de la tranquilidad social, afectada por los elevados índices delincuenciales que sacuden desde años atrás a tierras veracruzanas… Ahí la dejamos.

Columnas recientes