Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Vivir en 'este lugar maldito'

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

16/05/2019

alcalorpolitico.com

*Tortura y sentencia divina
*Cisma que sacude a veracruz
*Fiscal en torbellino sin fin

 
Floris Margadant, al hablar del derecho en el antiguo Egipto, menciona lo siguiente: “Sabemos que hubo tribunales locales, dos cortes superiores y la suprema corte del Faraón, con un ordenado sistema de apelaciones. Sin embargo, no sólo los juicios de Dios, sino también la tortura aplicada inclusive a los testigos inocentes para ayudarlos a apegarse a la verdad, y la evidente existencia de una llamativa corrección judicial, sugiere un procedimiento con muchos defectos”…
 
El texto inicial de ésta columna, forma parte del contenido del libro titulado “La Tortura en México” escrito por el prestigiado penalista Oscar A. Müller Creel, libro que inicia haciendo referencia a una frase escrita en una celda de la antigua prisión de Lecumberri, de nuestra ciudad de México, en la cual se lee:
 
“En este lugar maldito
donde reina la tristeza
no se castiga el delito,
se castiga la pobreza”…
 
En éstos días de elevados índices delictivos que sacuden a todo el país, se suman a tales preocupaciones entre veracruzanos, las públicas diferencias que privan entre los funcionarios de primer nivel del Gobierno del Estado, frente a quien se desempeña como Fiscal del Estado de Veracruz, Don Jorge Winckler Ortiz, figura que recurrentemente ocupa los primeros espacios de los medios de comunicación, en los cuales funcionarios estatales, legisladores y últimamente el Presidente del Tribunal de Justicia del Estado de Veracruz, licenciado Edel Álvarez Peña, refieren descalificaciones sobre los niveles de actuación y resultados de la Fiscalía veracruzana.
 
Y quienes calculaban que las diferencias de opinión, así como los desencuentros y desacuerdos, conjuntamente con los elevados reflejos de distanciamiento, podrían atemperarse y disminuir con el transcurrir de los días, hoy están claramente convencidos de que cometieron un grave error, porque las fricciones se han convertido en mayormente notorias, tanto así, que se ha incrementado el número de funcionarios veracruzanos que descalifican el actuar de la Fiscalía perteneciente a tierras jarochas.
 
Y… Sin pretender disminuir las dimensiones que se refieren en señalamientos que aparentemente descalifican el actuar del Fiscal de Veracruz, cabe el apunte de que tales controversias y desencuentros, constituyen escenarios desde tiempo atrás anunciados, notoriamente previstos, incluso por sus propias características refieren por sí mismos la posibilidad de haber sido armados con rangos de premeditación, en tanto que, por las características imperantes, iniciando por los orígenes del actual Fiscal, el tema de un relevo desde tiempo atrás se veía venir, enmarcado todo ello en las tradicionales formas y estilos que, de siempre han imperado en los círculos de la administración pública, donde apegados a los viejos estilos se quita y se pone de acuerdo a los dispuesto “por el señor”, senderos por los cuales también arribó el actual y ahora polémico señor Fiscal.
 
Así las cosas, en últimos días, a las constantes referencia negativas sobre el tema, ya de por sí con singular peso en demérito del Fiscal veracruzano, ahora se suma en su haber apuntes sobre torturas supuestamente aplicadas en los ámbitos de la Fiscalía, pecado mayormente notorio en estos tiempos de crecientes reclamos por la violación a los derechos humanos, hechos que, por las propias características de los escenarios actuales, incuestionablemente toman dimensiones nacionales y adquieren mayores impactos y efectos entre la opinión pública.
 
Así las cosas, el escenario se encuentra preñado de rumores, los que se aderezan y redimensionan con sentencias mediáticas que, entre enredos, verdades y calumnias, algo de ello quedará desgastando aun más la imagen del Fiscal de los veracruzanos, al mismo tiempo que demeritando la imagen de solidez de la estructura y capacidad de maniobra de la actual administración estatal.
 
La realidad es que las corrientes de opinión en contra del actuar del Fiscal veracruzano Jorge Winckler, ya se encuentran activadas al interior del Congreso del Estado, así como en toda la estructura de la administración estatal veracruzana, sumando últimamente a las interrogantes y dudas sobre la eficacia del Fiscal (esto resulta especialmente significativo) al señor Presidente del Tribunal de Justicia del Estado de Veracruz, Don Edel Álvarez Peña, hecho que se debe de precisar: No es “cosa menor” y definitivamente sí constituyen “palabras mayores”... Ahí la dejamos.

Columnas recientes