Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Otra semana sangrienta

Apuntes

Por: Manuel Rosete Chávez

20/05/2019

alcalorpolitico.com

“Veracruz necesita algo en qué creer"
Regina Vázquez Saut
 
Otra semana sangrienta
 
Que no nos salgan otra vez con que la culpa es del ineficiente e incómodo fiscal, Jorge Winckler, porque las matanzas de la semana se le deben atribuir a una nula acción de prevención de todo tipo de delitos, que es responsabilidad de la Secretaría de Seguridad Pública, a cargo del señor Hugo Gutiérrez Maldonado. La investigación de los hechos, la persecución de los responsables, ya es harina del costal de la fiscalía.
 
Lo anterior lo queremos dejar bien claro porque muchos paisanos, con todo el respeto que merecen, andan en la inercia de que todo lo malo que pasa en Veracruz en materia de comisión de delitos, es culpa de Winckler, y no, él es responsable de no dar seguimiento a las investigaciones de los delitos, o dejar en libertad a los maleantes cuando los detienen y se los entregan. Otra cosa es poner en operación las medidas adecuadas para que los delitos no se cometan, o cuando menos que disminuya la incidencia, eso es responsabilidad de la policía del estado a la que rogamos ponga todo su empeño, use los métodos que quiera (inteligencia, sobre todo), se aplique con vocación de servicio en su tarea para que este baño de sangre que estamos padeciendo los veracruzanos se detenga, o cuando menos disminuya, que se noten resultados del trabajo policíaco porque vivimos en el reino de la impunidad, los sicarios matan ciudadanos y huyen sin que nadie lo evite.
 
La semana anterior estuvo en Veracruz el respetable abogado de Poza Rica, Ignacio Rey Morales Lechuga, asistiendo a una reunión nacional de notarios, y ahí los compañeros aprovecharon para entrevistarlo, sin olvidar que él fue Subsecretario y luego Secretario de Gobierno con Agustín Acosta Lagunes (QEPD) y, por lo tanto, conoce mucho de la seguridad. Pues bien, Nacho, como le dicen sus cercanos por afecto, hizo una especie de llamado al gobernador, Cuitláhuac García, y al fiscal Winckler para que dejen de confrontarse y antepongan a sus diferencias el interés de los veracruzanos para que tengamos resultados de un trabajo coordinado.
 
Lamentablemente, el problema no es entre ambos personajes, no, el asunto es de Miguel Ángel Yunes contra todo lo que huela a Morena o 4T, que fueron quienes lo derrotaron en las urnas evitando que lograra imponer como Gobernador a su hijo, lo que lo tiene en pie de guerra, impidiendo que se pueda ir de la fiscalía Winckler Ortiz, a quien dejó sembrado para causar todo el daño que pueda contra la administración que encabeza Cuitláhuac García, tratando de hacer que fracase y con ello iniciar una escalada nacional, con el apoyo de políticos panistas y priistas, que permita recuperar el poder que López Obrador les arrebató. En ese tenor, lo que procede es parar en seco a Yunes Linares y con eso se puede aspirar a que regrese la tranquilidad a Veracruz.
 
Y mientras eso no sucede, las ejecuciones, balaceras, los secuestros y todo tipo de delitos se siguen cometiendo a lo largo y ancho del territorio veracruzano, ante el horror de sus habitantes que ya no saben a qué santo encomendarse para sobrevivir en este infierno.
 
El mensaje que mandó la Iglesia católica sobre la grave situación en la que nos encontramos es más que claro. Aquí compartimos la preocupación de las autoridades de la iglesia católica que es la nuestra.
 
Mensaje:
 
“Antes de referirnos al II Congreso Diocesano de Bioética, queremos expresar nuestro total rechazo al ambiente de inseguridad y violencia que estamos viviendo en el estado de Veracruz, lamentamos profundamente lo sucedido ayer en la rectoría de N.S. de Guadalupe en Fortín donde 2 personas fueron asesinadas prácticamente a la entrada del atrio de la capilla. No se puede ocultar la violencia desbordada que estamos sufriendo los veracruzanos; deseamos vivir en paz y en un ambiente de seguridad, oramos por la conversión de quienes olvidan que somos hermanos y causan luto y dolor. Esperamos que las autoridades fortalezcan las medidas de prevención y procuren justicia pronta y expedita”.
 
Rodríguez Prats habla de AMLO
 
Juan José Rodríguez Prats es un respetable político chiapaneco, muy conocido en Xalapa porque aquí vivió cuando cursó sus estudios de derecho en nuestra querida Universidad Veracruzana, donde destacó como estudiante y orador. En los inicios de su carrera política estuvo afiliado al PRI hasta que intentó ser candidato al gobierno de Tabasco y se la negaron, se fue el PAN y ahí sí lo apoyaron, enfrentándose en una lucha electoral histórica que protagonizó como adversario de Roberto Madrazo Pintado, del PRI, y Andrés Manuel López Obrador, del PRD.
 
Hace unos días, en una publicación que hace con puntual periodicidad, y que goza de muchos lectores dada su calidad de ideólogo independiente, se refirió a AMLO en los siguientes términos:
 
“Estoy de acuerdo con algunos de las consignas enarboladas durante la marcha del pasado cinco de mayo. En mi larga convivencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador, he percibido un lado oscuro de su personalidad, algo que me inquieta y me intriga. Me han sobresaltado sus opiniones descabelladas, expresiones autoritarias y actitudes ególatras, que ahora aprecio en toda su magnitud.
 
“Estoy perplejo ante sus decisiones irracionales, al grado de la necedad. Mi capacidad de asombro se ve desafiada todos los días por decisiones gubernamentales torpes, improvisadas y carentes de sustento ético y político. Nadie en la historia de México (a la par de Antonio López de Santa Anna y Porfirio Díaz), se ha esmerado tanto por alcanzar la presidencia de la República como AMLO. Nadie ha entrado en contacto con tantos mexicanos en el territorio nacional. Conmueve tanto esfuerzo, tanto denuedo para desperdiciarlo todo en un pésimo desempeño al frente de los destinos nacionales, orientándose por caprichos y ocurrencias. Por ello coincido, en parte, con los convocantes de la marcha. No asistí porque escuché días antes a Alejandra Morán y tengo opiniones encontradas. Las más importantes son:
 
“1. No me siento ciudadano de segunda por pertenecer a un partido político. En el movimiento de 1968, una manta decía “Un pueblo unido funciona sin partidos”. No es posible suscribir esa barbaridad. A nada bueno nos conduce la degradación de la única institución política que organiza la voluntad ciudadana para arribar al poder y ejercerlo conforme ciertos principios doctrinarios. Si tenemos malos partidos, no es por causas fortuitas, sino por la marginación ciudadana, entre otras razones. Debemos terminar con la confrontación estéril de partidos y ciudadanía, cuando su existencia separada es suicida para ambos.
 
“2. Me siento ofendido y aún más, calumniado, cuando se califica a todos los políticos como corruptos. Esa idea, al igual que la anterior, ha provocado el arribo al poder de farsantes que ostentan una imagen de pureza para después comportarse de manera cruel y soberbia. La anti política y la politiquería han sido las mayores depredadoras de la cultura política.
 
“3. Es alarmante la polarización que estamos viviendo. En la marcha se dieron manifestaciones de rencor que coinciden con las del otro extremo. Las luchas fratricidas nos han desgarrado. Contra el resentido, no hay remedio, su fanatismo y su perverso ánimo de venganza niegan el consenso y sin este la política se torna inviable.”
 
“4. Pedir la renuncia del presidente de la República es fomentar la ingobernabilidad, es propiciar el desorden y atentar contra nuestra deteriorada vida institucional.
 
“5. Crear movimientos amorfos, sin liderazgos, sin aparentes responsables, movidos por las nuevas tecnologías, nos puede conducir a la anarquía que, a su vez, estimula las fuerzas en el otro extremo, el autoritarismo y, en consecuencia, la desestabilidad política.
 
“La realidad es cruda y cada vez más notoria la falta de voces con autoridad moral, que sean señales de esperanza.”
 
“Hay una ausencia grave en el sector público y el sector privado de líderes que asuman sus deberes. Ese es el reto.”
 
REFLEXIÓN
 
Tiene razón Brozo: el Ejecutivo (AMLO) no es un santo; también ríe, caga, se equivoca y hasta disfruta con el chacoteo. Ahora, en esta semana que regrese a Veracruz, hay que preguntárselo.
 
Escríbanos a [email protected] [email protected]

Columnas recientes