Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cabos Sueltos

Por: Silvia Sigüenza

05/06/2019

alcalorpolitico.com

Aquí el más chimuelo masca rieles
Y el más clavo se hace trenzas
 
Nadie o muy, muy pocos ciudadanos del estado, sabemos en manos de quién estamos. Y lo que sabemos y conocemos realmente es deprimente.
 
Un gobernador: joven, universitario, muy cercano en los afectos del presidente, y algún otro adorno, como su cuasi eterna sonrisa. Y sin embargo en los hechos ha mostrado y demostrado que el encargo le ha quedado muy grande.
 
Para paliar un poco la ineptitud del gobernante casi se ha transferido o deslizado, el poder al secretario de Gobierno. Don Patrocinio.. que de política y trato a ciudadanos y periodistas, sabe lo mismo que un mormón en bicicleta recorriendo llanos y praderas.
 
Cuando una considerable cantidad de mexicanos, a lo largo y ancho del país se desbordaron en las urnas, con amplia sonrisa y la esperanza a flor de piel seguros de que al votar por el mesías llamado terrenalmente Andrés Manuel López Obrador, el país por arte de magia se convertiría en un emporio y modelo único de justicia, trato igualitario a los ciudadanos sin distinción de clase social o dinero en sus arcas y cuentas bancarias voluminosas; y otras promesas paradisiacas.
 
Logró sin dificultad cumplir su sueño -largamente acariciado- y para no repetir lo que ya todos hemos vivido: falta de empleos, sacar de sus lugares de trabajo a quienes tenían hasta diez años de antigüedad para dar paso a las huestes y hordas de la cuarta transformación.
 
Resultado: en seis meses y días que detenta el poder nos dimos cuenta una considerable cantidad de mexicanos de que el sueño terminaba, la primera embestida grave fue el "enfrentar" a los jefes de familia a verse de un día para el siguiente sin empleo y sin posibilidades de conseguir otro, dado que sólo se contrata a jóvenes sin importar su capacidad intelectual y/o laboral, llenó de "ninis" los espacios que arrebató a quienes desempeñaban su tarea con responsabilidad y conocimiento, obvio resultó comprender que iniciaba su perpetuidad si no en la primera magistratura del país, sí detrás del trono.
 
Ha realizado cambios y nombramientos con el escaso interés de que sirvan al país y a los mexicanos, deben estar formados para servir al tlatoani de Macuspana.
 
En fin, a vuelo de pájaro en otoño se vive en la incertidumbre, nadie sabe si mañana le dirán gracias por sus servicios (en muchos casos de 30 o más años) y a cambio llenan de ninis a los que dan todo tipo de facilidades.
 
Todos sabemos a qué le está apostando. A contar con los jóvenes para sus futuros planes de mantener el poder detrás del trono. A cambio, no sabemos qué pasa con las relaciones internacionales, sabemos que hace encabritar al vecino fronterizo D.T. y luego cuando aquél impone su poder pues le entran las apuraciones y le pide casi de rodillas perdón.
 
En lo que respecta a la Educación primaria, media y superior; ya no se hable de pos-grados, está en negativa. Con todo el aire de un dictador sorraja a los ciudadanos que, para salir a estudiar a otro país, hay que pedir permiso. (¿No les recuerda al ex tirano Fidel Castro R?) En fin. Esto sucede a seis meses de gobierno amloista. Veremos de qué estamos hechos los mexicanos.
 
Y aquí en el otrora estado más productor de arte y cultura, de grandes eventos artísticos; de no ser los que aún nos ofrece la Universidad Veracruzana, y con un alto grado de calidad obtenido a través de los años y la dedicación de nuestros artistas; viviríamos en la plenitud del analfabetismo artístico—cultural.
 
Mientras tanto a doña Silvia Alexandre Prado se le pasea el alma en el cuerpo y vive en la grandiosa oscuridad del bajo perfil. Al menos esta clasificación se le adjudica para no ser violenta con ella.

Columnas recientes