Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Militancia del PRI, uníos...

Trinchera Final

Por: Jenaro del Angel Amador

12/06/2019

alcalorpolitico.com

1.- El día de antier, en la sede del CEN del PRI, fue expedida por La Comisión Nacional de Procesos Internos del Partido Revolucionario Institucional la convocatoria para la elección, por voto directo de sus militantes [así lo afirman en ese documento], de la dirigencia nacional, que se llevará cabo el 11 de agosto.
 
El documento convocatorio fija las bases para que el proceso se realice bajo los “principios de certeza, legalidad, imparcialidad y equidad” [como se afirma en todo proceso eleccionario].
 
Para la realización de los registros de fórmulas de candidatos a presidente y secretaria general, éstos se realizarán desde el sábado 22 de junio, y la convocatoria exige que los aspirantes obtengan al menos, tres apoyos de los sectores y organizaciones que integran ese partido, o al menos, de 20 por ciento del total de los consejeros políticos [cuya relación debe darse a conocer a los aspirantes].
 
Además, se precisó que los sectores y organizaciones, sólo podrán otorgar sus apoyos a dos fórmulas como máximo, y el apoyo de los consejeros políticos, a una sola fórmula.
 
Como fórmula aleatoria, se incluyen los requisitos ya establecidos en los estatutos del tricolor: ser cuadro de convicción revolucionaria, de comprobada disciplina y lealtad al partido; no haber sido dirigente, candidato, militante o activista de otro partido; acreditar carrera de partido, con una militancia fehaciente de diez años; en los casos de quienes ocupen un cargo de elección popular, solicitar licencia efectiva desde el momento de su solicitud de registro.
 
También, como colofón, haber desempeñado con anterioridad algún cargo de dirigencia partidista, así sea de importancia relativa.
 
La Comisión encargada del proceso ha señalado que, después del registro, tendrán hasta tres días para determinar el cumplimiento de todos los requisitos. Y un gran problema: tope de gastos de campaña será de 4 millones de pesos [y los aspirantes los tendrán para gastarlos ¿?] y una fiscalización efectiva de los fondos, con objeto de evitar que se utilicen recursos públicos.
 
Asimismo, fijó que la etapa de campaña será del 26 de junio al 9 de agosto, aunque se detalló que si hay una sola fórmula registrada, todas las etapas del proceso interno quedarían sin efecto, y, en ese caso, se tomará protesta a los nuevos dirigentes el domingo 14 de agosto, que si los aspirantes son solidarios con la democracia, tendrán que salirse de la elección para que el tal Alito Moreno Cárdenas se coma solito el pastel.
 
Además, para que haya “piso parejo”, se prevén dos debates: Uno el 17 de julio y el otro el 17 de agosto y habrá sanciones para quienes no cumplan esas disposiciones, y además, en caso de que, durante la campaña, los aspirantes recurran al uso de propaganda ofensiva, contratación de tiempos en radio o televisión, el uso de recursos públicos o se excedan en el tope de gastos.
 
¿Y seguirán siendo los mismos aspirantes al sillón principal de Insurgentes Norte 59 de la ciudad de México?
 
2.- En publicación del Economista, “…el presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello afirmó que en la actualidad el órgano electoral que comanda, no podría hacerse cargo de todas las elecciones del país.
 
Tras su participación en la inauguración de un foro sobre reformas electorales y de Estado realizado en la Cámara de Diputados este martes, el consejero electoral sostuvo en entrevista con medios, que para que el INE se haga cargo de todas las elecciones del país, se necesitaría su refundación.
 
“En las condiciones actuales la respuesta es no, no estamos hechos para realizar todas las elecciones del país; habría que refundar al INE y eso evidentemente significa tener una institución mucho más grande porque significaría tener nuevas atribuciones.
 
“¿Qué es lo que viene?, discutamos con paciencia. Las elecciones en México no tienen una urgencia para cambiar su marco normativo, es conveniente mejorarlo, pero vámonos con cuidado, con paso firme, con consenso, con mucho diálogo, con mucha inclusión, sino corremos el riesgo de equivocarnos”, apuntó.
 
El consejero mencionó que si bien sería una especulación el mencionar los montos económicos necesarios para que el órgano electoral se haga cargo de las elecciones federales y locales, sí es claro que se necesitaría dotar al INE de mayores recursos de los que hoy en día se le otorgan.
 
En la actualidad, cabe recordar, hay diversas propuestas de reforma en materia electoral que se encuentran pendientes de dictaminar en la Cámara de Diputados presentadas, principalmente, por legisladores de Morena [prosperarían otras?].
 
Destacan entre ellas una presentada por la diputada Tatiana Coluthier para reducir el financiamiento de los partidos políticos [en aras de la austeridad republicana], además de otra presentada por el legislador del mismo partido, Carlos Gutiérrez, que pretende desaparecer a los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES) y sea el INE el que se haga cargo de las elecciones también en los estados.
 
La fundamentación de esta última iniciativa enfatiza que el INE tiene la estructura necesaria para poder asumir dichas funciones.
 
Certeza y no sólo austeridad en democracia.
 
Durante su participación en la inauguración del foro sobre reformas electorales y de Estado, el presidente del INE enfatizó que se está en peligro de una “regresión” en la democracia mexicana en caso de que se aprueben reformas en la materia sin que se analicen a profundidad y sólo privilegiando la austeridad.
 
El consejero electoral destacó que en el actual sistema electoral mexicano se ha consolidado la pluralidad de las contiendas, además de que se ha impulsado la libertad de los mexicanos para decidir a sus gobernantes.
 
“No olvidemos que la palabra de orden de la transición es la certeza, reducir los costos de las elecciones eventualmente minando las reglas, los procedimientos y las instituciones que construimos para inyectar certeza por un tema de costos, me parece que sería no tener clara las prioridades y abrir la puerta a un pasado superado cuando apenas hace 30 años las elecciones eran el principal de los problemas nacionales.
 
“Y que quede claro, nadie está en contra de medidas de racionalidad del gasto, nadie está en contra de la austeridad, pero lo primero en esta materia, en lo electoral, es cuidar la certeza en las elecciones”, aseveró.
 
En la entrevista con medios el consejero resalto las actividades ordinarias que realizan los órganos electorales locales y federal día a día y que, a su juicio, no son visibles.
 
“Todos los días emitimos, realizamos, entre 30,000 y 40,000 trámites para emitir credenciales para votar con fotografía, que todos los años emitimos cerca de 15 millones de credenciales para darle a las y los ciudadanos identidad.
 
“Se olvida que todos los días monitoreamos todas las estaciones de radio y televisión del país y gracias a convenios que hemos firmado con la Secretaría de Gobernación hoy ahorramos a dicha Secretaría más de 500 millones de pesos; se olvida que nosotros fiscalizamos permanentemente todas las estructuras partidistas”, dijo.
 
Una forma de reducir gastos en la democracia, opinó el consejero, es la instauración del voto electrónico en México [cómo para que año ¿?] ya que eso permitiría ahorrar en rubros como la aplicación de conteos rápidos y, en general, en la organización de las elecciones…”
 
Se podrá estar de acuerdo o no, pero las reflexiones del presidente del Consejo General de INE no son para echarse al mar para que “naveguen al ritmo de los vientos”.

Columnas recientes