Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¡Esto ya se descontroló!

Por: Helí Herrera Hernández

17/06/2019

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
¿Qué está sucediendo dentro del gobierno federal que en menos de seis meses la esquizofrenia permea toda su estructura, desde los cargos más importantes hasta los de tercera o cuarta categoría?
 
No es gratuita, proviene de la manera como don Andrés Manuel está gobernando. Del trato que está teniendo con todo su gabinete, tanto el legal como el ampliado, cuyos efectos aturden, espantan a todas y todos los que forman parte del mismo, sean morenos de cepa o advenedizos.
 
El 12 de abril del año que corre, Simón Levy, subsecretario de Turismo, renunció a seguir siendo parte del gabinete de López Obrador. El 15 de mayo, Patricia Bugarín, subsecretaria de Seguridad de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana le presentó también su renuncia al presidente de la república. El 21 de mayo, Germán Martínez Cázares le renuncia a través de una extensa carta que la hizo pública, a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social, con aquella frase mítica “se nos van a morir en las calles”.
 
El 25 de mayo, Josefa González Blanco, secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales renuncia a la misma y, apenas el viernes 14 de junio, el comisionado del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillen López, le renunció a don Andrés Manuel por fomentar que personas ajenas a su área invadieran sus funciones. “por dignidad no puedo seguir aquí”, le comentó el ahora exfuncionario a un noticiario de radio de la ciudad de México.
 
Ahora, en este inicio de semana, ya se está manejando en la capital del país la probable renuncia del subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, quien junto con el diputado federal de MORENA, Alfonso Ramírez Cuellar, anunciaron la creación, de nueva cuenta, del impuesto a la tenencia y uso de vehículos automotores para el año 2020, lo que mereció que el titular del Poder Ejecutivo les dijera “no se va imponer la tenencia; es increíble como inventan cosas nuestros adversarios, los del partido conservador y muestran el cobre, son muy cretinos…” esto, a pesar que son sus compañeros de partido.
 
Y es que el subsecretario ya ha recibido varios regaños y mofas del presidente López Obrador. El primer coscorrón se lo dio el 11 de marzo, cuando Herrera Gutiérrez aseguró que la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, se cancelaría y que los recursos destinados, serian reprogramados. Por eso ahora Andrés Manuel le dijo estúpido y necio al subsecretario, porque eso es lo que quiere decir cretino.
 
A decir de periodistas de la ciudad de México, muy cercanos a don Arturo, mencionan que tal calificativo ya incomodó seriamente al subsecretario, quien mencionó que no está ya para aguantar insultos, y que solo es cuestión de dejar en regla los asuntos que tiene encomendados para buscar otros derroteros, antes de que empiece hacer agua el país, económicamente hablando, porque presagia don Arturo una recesión a finales de este año, producto del decrecimiento del consumo interno, que traerá desempleo y alza a las tasas de interés.
 
El pánico se ha apoderado de hombres y mujeres de la 4ta transformación, y más cuando tambores de guerra empiezan a sonar dentro de la militancia MORENISTA, que critica con severidad el modo “fifí” con que vive la dirigente Yeidckol Polevnsky, quien contrario a lo que predica AMLO de no utilizar aviones particulares, ella contrata sus jets para su uso personal y viajar cómodamente por todo el país, y ahora con los pronunciamientos del presidente de la cámara de diputados del Congreso de la Unión, Porfirio Muñoz Ledo, quien está criticando con argumentos serios y legales, la actitud de López Obrador en materia migratoria, y a Marcelo Ebrard, a quien acusa de estar invadiendo funciones de otras secretarias y le espetó, así, sin decir agua va, en su comparecencia en el senado de la república: “que no me lo inflen tanto porque me lo van a reventar”.
 
Y eso que apenas llevamos seis meses de 6 años.
 
¿Aguantará el país?

Columnas recientes