Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Protagonismo mañanero

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

28/06/2019

alcalorpolitico.com

*¿Grandeza periodística?
*Las sombras delictivas
*Ilegalidad y explotación
 
Un papel no apropiado, e incluso con notoria búsqueda de lucimiento personal y claras referencias de afanes protagónicos, es lo que se ha registrado con notoriedad, casi cotidianamente, en las conferencias de prensa identificadas en nuestro país como “Las Mañaneras”, ejercicio de “apertura informativa” que ha puesto en práctica el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, escenarios en los cuales se escuchan exposiciones que difunden los reporteros, analistas e incluso directores de medios de comunicación, que han llegado con recurrente frecuencia, al claro y contundente autoelogio y referencias personales de “grandeza periodística”, cual si se tratara de paladines de la verdad, la honorabilidad, la grandeza y hasta el heroísmo ejemplar en el marco del periodismo mexicano.
 
Y la verdad, para quienes en el pasado y en el presente realmente han honrado la profesión de los “tunde teclas”, así como de los fotógrafos encerrados cual fantasmas en los viejos laboratorios fotográficos “del cuarto obscuro”, no resultan ni apropiados, ni agradables, no honrosos, los escenarios que hoy reflejan las conferencias matutinas, preñadas de glamur y de inimaginables narraciones de “heroicos” periodistas, salvadores de la libertad de expresión”, eso sí, desde cómodas estancias y espacios laborales no imaginados en el pasado y probablemente en el presente, por periodistas de mayores alturas, capacidades y rangos de honorabilidad, que no protagonizan en ruedas prensa y que no buscan auditorio para referir sus experiencias de grandeza.
 
Muerto de risa ha de estar el actual Presidente de los Mexicanos, después de escuchar los “heroísmos” auto narrados por quienes en las ruedas de prensa de la “Cuarta Transformación”, auto refieren los efectos de sus respectivas grandezas, como si se trataran remedos de un José Pagés Llergo o un Julio Scherer García, a los cuales afortunadamente nunca contemplé en ruedas de prensa y frente a las cámaras de televisión, referir sus “etapas heroicas” de auto sacrificio y grandeza, cual mártires de la libertad de expresión.
 
Saludable sería que para evitar el seguir reflejando espectáculos de algunas y algunos “colegas”, quienes más parecieran protagonistas ante reflectores y cámaras, que reporteros tratando de obtener información para sus respectivos medios de comunicación, que las preguntas se efectuaran por escrito y que cada una fuera leída por un funcionario responsabilizado de tal tarea, para que de inmediato fuera contestada por el Presidente o el funcionario indicado por el mandatario del país.
 
Evitar los diálogos, salvo que el Presidente lo indique en los casos que resulten necesarios… De esa forma evitaríamos todos el estar escuchando “historias de epopeyas reporteriles”, cuyos autores, podría ser que no nos interesen a quienes seguimos por vía de la televisión o internet las ya famosas e históricas “mañaneras”, pese a que en ocasiones, cuando empiezan las narraciones de auto heroísmo reporteril, llegamos a la conclusión que ya nos “desmañanamos sin necesidad”… Ahí la dejamos.
 
SE AGUDIZARÁ EL
RETO MIGRATORIO
 
Y la verdad: ¿Qué esperábamos?, que las instalaciones destinadas al alojamiento de migrantes ilegales en territorio nacional, resultarían suficientes para las multitudes que pretenden cruzar el territorio mexicano e introducirse ilegalmente a tierras norteamericanas, cuando ni los propios Estados Unidos cuentan con suficientes “estancias” y “cárceles” para “alojar” a quienes transiten ilegalmente en su país.
 
Los veracruzanos tienen claro, desde años atrás, que los núcleos de migrantes no sólo conforman multitudes, sino que en la mayoría de los casos no disponen de los documentos necesarios para acreditar sus respectivas nacionalidades de donde son originarios, sino que incluso muchos de esos documentos se encuentran alterados y no revelan en todo su contexto las características de quienes los portan.
 
Lo más lamentable de éstas historias de sufrimiento, injusticia, engaño e ilegalidad, es que en esos núcleos de migrantes se encuentran niños incluso de brazos, escenas que configuran historias aún más dolorosas y preocupantes, sobre las cuales, no sólo en México sino en todo el mundo, debería intervenir en todo la Organización de las Naciones Unidas, así como los organismos humanistas, hecho que podría representar luces de esperanza para atemperar la explotación que con frecuencia, toma como víctimas a quienes en calidad de migrantes, mantienen la esperanza de un mejor nivel de vida.
 
Y el conflicto para “los ilegales” es aún mayor, cuando en el curso de su éxodo se ven obligados a convivir con núcleos que operan al margen de la legalidad y que, incluso, llegan a formar parte de cadenas delictivas con vinculaciones internacionales, espacios en los cuales los migrantes indocumentados se convierten en presa fácil de los ámbitos de explotación, sectores en los cuales no sólo pierden oportunidades para progresar en los marcos del bienestar familiar, sino que las esperanzas se opacan ante las sombras que persisten en las fantasmales sombras delictivas.
 
Y las historias de angustias para quienes persisten en “el sueño americano” por vías de la ilegalidad, se agudizarán aún más cuando, en el marco de las nuevas políticas sobre migración a los que está obligado a cumplir México, en las cuales se establece que todo hotel mexicano, deberá solicitar con estricto rigor documentos de identificación a quienes soliciten hospedaje, en los cuales se incluye lo referente a la nacionalidad.
 
Los nuevos requerimientos, dejan entrever con puntos y comas, que toda casa de hospedaje que otorgue habitación a indocumentados, deberá cumplir con lo establecido por las leyes que al respeto privan, incluyendo las sanciones marcadas para quienes no respeten tales reglas.
 
Bajo tales perspectivas, mayores complicaciones tendrán los migrantes para transitar del sur al norte del país, sin que sean detectados por las autoridades mexicanas, panorama que refiere, en todos los sentidos, mayores obstáculos para las metas de migrantes ilegales, que originarán la prolongación de la estancia de tales núcleos en el territorio nacional… ¿Y entonces?
 
Alfredo.rí[email protected]

Columnas recientes