Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Perdemos nivel turístico

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

11/07/2019

alcalorpolitico.com

*Cualidades del “sargazo”
*Las tormentas en Mixtla
*Informe sobre patrullas
 
Para muchos países en el mundo como pudieran ser Francia, España, Inglaterra, Canadá e incluso de manera singular estados Unidos, lista reducida para no citar a cincuenta más, la actividad turística constituye incuestionablemente una de las joyas de la corona de la economía nacional, por lo que la cuidan, la procuran, la estimulan, tanto en las estructuras oficiales de la administración pública, como por parte del sector empresarial.
 
Y tales prácticas tienen su origen en el hecho innegable e incuestionable, que todo país que logra atraer visitantes originarios de otros países hacia su territorio, logra consolidar un valioso y sólido pilar que le permitirá generar importantes ingresos tanto en los marcos fiscales, como en lo relativo a la actividad comercial en lo general, así como hotelera, restaurantera y de diversos y múltiples servicios que constituyen factores esenciales para la economía en lo general, lo que origina fuentes de trabajo y bienestar para amplios sectores de la población.
 
En los últimos años, los países asiáticos han capturado la atracción de inversionistas, todos ellos fascinados por el extraordinario desarrollo turístico que han logrado cimentar y que, como efectos directos, han originado un incremento notable y citable en los niveles de bienestar para la población en lo general.
 
En México, a diferencia de los visionarios gobiernos y emprendedores inversionistas del otro lado del globo terráqueo, e incluso sin aprenderle nada a nuestros muy cercanos vecinos del norte del continente, hemos dejado al desarrollo turístico al “ahí se va”, o sea, que los responsables de la riendas del país, de los municipios y de los entidades federativas, contemplan la actividad turística como un sector ajeno a los intereses de la colectividad, e incluso se argumenta que para las autoridades, en lugar de beneficios les acarrea problemas en la prestación de servicios de limpia pública, seguridad y trasporte, debiendo incluso de soportar y atender los efectos negativos de multitudes, como las generadas en el carnaval o en las playas, en las plazas públicas y las vías de comunicación, marcos en los cuales se originan desechos y brotes de violencia… “Y ello es una lata”.
 
En París, en Las Vegas, en Madrid, en Viena, en Praga, en Venecia, Roma o Ámsterdam, en Beijing, Londres, Nueva York, en Barcelona o Hawái, en Victoria o Toronto y, en algunas regiones excepcionales en tierras mexicanas como San Miguel Allende, Guanajuato, Guadalajara, Acapulco, Taxco, Cuernavaca e incluso nuestra vecina región de Puebla, no se quejan ni de la basura, ni de la obligatoriedad de incrementar niveles de seguridad, tampoco de los problemas que generan en el transporte, porque el mundo entero tiene claro (o por lo menos casi todo el mundo) que el turismo constituye una actividad esencial para la economía de una región y un país, concepto sólidamente confirmado con hechos palpables y comprobables.
 
Sin embargo, en tierras veracruzanas la actividad para fomentar el turismo pareciera que sólo es contemplada “de reojo” por las autoridades estatales y, en algunos casos por las administraciones municipales, hechos negativos que se reflejan en la falta de estímulos y de proyectos concretos y sólidos para enriquecer el atractivo turístico, no sólo de lo que hoy tenemos, sino lo que podríamos rescatar e incluso reinventar.
 
Demostración de tales referencias es que incluso los recursos públicos captados para destinarlos específicamente al impulso turístico de Veracruz, pareciera que se encuentran “congelados” “durmiendo el sueño de los justos”, si no es que ya entraron a la revolvedora presupuestaria y se desviaron para otros renglones, ajenos al ámbito de la promoción de la más prometedora industria sin chimeneas de que dispone el empresariado veracruzano.
 
El tema ha causado extrañamientos públicos del sector hotelero, restaurantero y de servicios turísticos en lo general, porque sumado a los niveles delincuenciales, que influyen en el decrecimiento del número de viajeros hacia tierras de jarochos, ahora se afronta una escasa o nula promoción turística, que de existir, bien estimularía la atracción de visitantes hacia las cada día menos afamadas tierras del son y la alegría… Ya se registrarán mayores reacciones sobre tales apuros.
 
LO QUE SE VE…
 
Que el “terrible y amenazante” sargazo que amenaza diversos renglones vinculados con la actividad marítima, incluyendo al “turismo de playa”, podría transformarse en un factor positivo para la humanidad, de acuerdo a ciertos apuntes emanados del prestigiado Instituto Politécnico Nacional, en tanto que se podría utilizar para combatir los efectos del cáncer y también ser utilizado exitosamente como biocombustible no contaminante… El dato es relevante.
 
LO QUE SE LEE
 
De siempre se ha dicho que los cosas en Palacio van despacio, pero en los días actuales, el tema de la suspensión de poderes municipales en Mixtla de Altamirano, ha generado comentarios entre la población que integran esa demarcación municipal, entre la cual se murmura que bajo ninguna argumentación aceptarán “la imposición” de un Consejo Municipal, tal como se ha dictaminado en el seno del Congreso Local del Estado de Veracruz… Incluso en ese municipio ya se habla que los agentes municipales y el pueblo en lo general, están preparados para evitar por vía de la fuerza la instalación del pretendido Consejo Municipal… ¡Cuidado! El agua no está para tamales.
 
LO QUE SE OYE
 
Que el Gobierno del Estado de Veracruz, tiene como plazo cinco días hábiles y ya corrió uno, para brindar información detallada sobre la “polémica adquisición” de las 160 patrullas para la Secretaría de Seguridad, que fueron entregadas en los inicios de la actual administración estatal.
 
[email protected]

Columnas recientes