Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

A Don Ricardo Ahued Bardahuil

Por: Helí Herrera Hernández

15/07/2019

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
1.- El señor Eugenio Rosca, del equipo editorial de la Editorial Académica Española, con sede en Alemania, se puso en contacto con un servidor para escribir un libro sobre el maestro José Luis Lobato Campos, dado que ellos habían realizado un estudio de mercado, el año pasado, en el estado de Veracruz, sobre este personaje. Debido a que encontraron varios artículos míos en diferentes medios de comunicación impresos y electrónicos sobre él, me buscaron y llegamos a un acuerdo para iniciar, de inmediato (finales de ese año), dicho libro.
 
2.- Varios meses después de arduo trabajo de investigación, y de escribir experiencias propias, vividas con el exsecretario de educación en Veracruz, el texto quedó listo, lo enviamos a Alemania para algunos ajustes técnicos y consideraciones con la editorial, nos fue devuelto para plasmar algunos detalles. Cumplidos éstos lo reenviamos para su impresión.
 
3.- El 14 de junio de este año el señor Eugenio Rosca nos dio aviso del inicio de la impresión del libro bajo el título JOSE LUIS LOBATO CAMPOS, UNA EXPERIENCIA A OJOS DE HELÍ HERRERA HERNÁNDEZ, mismo que quedó terminado el 21 del mismo mes, razón por la cual se hicieron las gestiones con Editorial Académica Española para el envío de 100 libros, a un precio de 22 euros, que se utilizarían para su presentación en la sala -Sebastián Lerdo de Tejada- del Congreso del estado de Veracruz, el día miércoles 21 de agosto, a las 18 horas.
 
4.- El primero de julio fue embarcado el paquete en Berlín, Alemania, con destino a esta ciudad de Xalapa, vía FEDEX, empero el 8 de julio, un empleado de esa compañía nos dio aviso que el paquete estaba RETENIDO en la ADUANA de la ciudad de TOLUCA, porque personal de esa dependencia exigen un pago por LIBERAR ese paquete, el cual no tenían cuantificado, pero que si los autorizábamos, ellos podrían realizar la gestión bajo la figura “medio global”, evitando así un agente aduanal, que cobran muy caro.
 
5.- Pensando que se trataba de un cobro por -manejo de paquete en esa instalación-, que no rebasaría los mil o un mil quinientos pesos, dado que se trata de LIBROS-CULTURA, le pedimos que hiciera los trámites para liberar el paquete de cien libros, sorprendiéndonos la respuesta que nos da el viernes 12 de julio asentándonos que el pago que tenemos que hacer es por $11,925.00 pesos, pero que además, este puede variar al momento de facturación, y que esa diferencia tendría que pagarla contra-entrega.
 
6.- Don Ricardo, es en serio lo que le escribo, tengo que pagar $119.25 pesos por cada libro a la aduana de TOLUCA. Por un libro que habla de las vivencias que tuve con el director del Instituto de Pensiones del Estado más exitoso en toda su historia, el único que dejó con números negros el IPE y con negocios prósperos, así como de su vida política.
 
Qué le puedo contar del licenciado Lobato si usted lo conoció, y seguramente trató, sabe perfectamente quién fue y qué hizo por su estado y el país. Su libro no es un negocio sino un homenaje que atinadamente la editorial académica española me dio la oportunidad de realizarle, desgraciadamente tras su muerte, porque mire que quien lo quiera leer tendrá que pagar 24 euros (https://www.morebooks.shop/store/es/book/jos%C3%A9-luis-lobato-campos/isbn/978-620-0-02694-1), que transformado a pesos son 484, y si a eso le suma los 119.25 de impuesto aduanal, pues el libro se iría a más de 600 pesos ¿Cuál homenaje?
 
7.- De mi parte, señor senador con licencia y director general de aduanas, no considero justo pagar esa cantidad a la aduana de Toluca (si fuera una mercancía de lujo tendría que hacerlo), pero de libros... francamente me recuerda el libro El nombre de la rosa, de Umberto Eco, donde por otros métodos aquellos entes que gobernaban evitaban que el pueblo leyera. Este gobierno de la 4ta transformación no creo que eso quiera.
 
Con la confianza de que leerá usted esta carta abierta, quedo de usted.

Columnas recientes