Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El síndrome de Hubris

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

19/07/2019

alcalorpolitico.com

*Enfermedad del poder
*Polémico matrimonio
*La pereza burocrática
 
Refieren especialistas en la materia, que no debe resultarnos extraño y mucho menos incierto el que, desde los orígenes de la humanidad, quienes han detentado el poder en el seno de la colectividad, incluyendo a los núcleos que dieron los primeros pasos hacia la conformación de las tribus primitivas, hasta quienes en la actualidad detentan el que ahora identificamos como poder público, han dado paso a un síndrome que ha sido identificad como “la enfermedad del poder”, tendencia con efectos notorios en el núcleo social tanto del pasado como de la actualidad.
 
Refieren los que saben del tema, que tales escenarios en antaño y el presente, originan que el ejercicio del poder genere en ocasiones líderes y funcionarios, claramente subyugados por el auto convencimiento en el sentido de que “absolutamente todo lo saben”, lo que la población comúnmente califica como “sábelo-todo”, actitud patológica que le impide al gobernante capacidad de autocrítica, de evaluación serena y equilibrada, así como de la toma de decisiones apropiadas en los marcos de su responsabilidad como eficiente funcionario público.
 
“La enfermedad del Poder”, conocida por especialistas como el Síndrome de “Hubris”, apunta los efectos originados por quien como gobernante piensa y cree “que todo lo sabe”, confirmando tales escenarios vigentes desde la antigüedad hasta los tiempos actuales, que a un determinado número de personas “el poder absoluto las corrompe absolutamente”, escenarios con notorias y significativas evidencias que históricamente constituyen una realidad, con ejemplos tanto del pasado como en el presente.
 
¿Qué es lo que se marca sucintamente entre los especialistas, como efectos directos del “síndrome de Hubris?:
 
1.- Que dicha patología conduce inconscientemente, a quien detenta el poder, a la percepción de una realidad distinta a la que refieren (de manera contundente) los hechos palpables en su propio entorno.
 
2.- Que quienes la padecen reflejan niveles de orgullo y “desmesura”, alentando a su interior exagerados grados de confianza y orgullo, en ocasiones sin límite alguno.
 
3.- Que tal padecimiento origina con regularidad que quien lo padece, interprete como “claramente correcto” todo lo que él piensa y determina, al tiempo de calificar como fuera de la realidad y “enemigos” a quienes no coinciden con sus puntos de vista y sus conclusiones.
 
4.- Que la traducción al español de la expresión “Hubris” se podría interpretar (en el mismo contexto) como un rango de “orgullo desmedido” y “auto lucimiento” que pudieran referir excesos en la búsqueda de posturas hacia el auto elogio.
 
5.- Que la referencia de Síndrome de Hubris surgió en la antigua Grecia, inicialmente haciendo referencia a los actores del Teatro Griego, que trataban en el escenario de atraer la atención, por sobre todo el conglomerado artístico.
 
Es incuestionable que ante los escenarios que nuestros días refieren al México actual, los apuntes sobre “el síndrome de Hubris”, podrían resultar atractivos para significativo número de quienes gustan profundizar en temas de nuestro tiempos, colocando en las evaluaciones aportaciones de quienes transitaron en nuestro universo ya hace siglos, transitando en un planeta con menor contaminación ambiental, pero que incuestionablemente, ya escenificaba la contaminación en lo referente a la conducta y determinaciones en el marco de la convivencia social, así como de los estilos y tendencias para gobernar… Ahí la dejamos.
 
LO QUE SE LEE…
 
Debe referirse con claridad y sin dedicatorias especiales, que el conflicto en tierras veracruzanas originado al interior del Partido Acción Nacional, el cual tiene su origen en inconsistencias legales en procesos de la elección interna, así como en desacuerdos sobre las rutas que debe tomar Acción Nacional para rescatar la fuerza perdida en tierras jarochas, constituyen las reales causas por las cuales (al margen de los naturales intereses personales y de grupos) hoy se escenifican confrontaciones que incuestionablemente, ni de una parte ni de la otra, son ajenas a rangos de intereses personales y de grupos de poder (unos más que otros) al interior de la estructura azulada en tierras veracruzanas.
 
LO QUE SE OYE…
 
Todo indica que las reformas aún sin aprobar en tierras veracruzanas para legalizar el “matrimonio igualitario”, podría originar severas acciones en el marco de sectores religiosos, donde el matrimonio es considerado como sagrado en tanto que configura la unión de un hombre y una mujer, para concebir hijos y conformar una familia cuyas figuras de valor superior son un padre y una madre, concepto natural y divino que transforman en realidad EL MILAGRO DE LA CONCEPCIÓN y de la prolongación de la especie… Complejo resultará para los católicos mexicanos y la mayoría de los mexicanos en lo general, el concebir la familia en forma distinta.
 
LO QUE SE VE…
 
El bloqueo de carreteras ejecutado el día de ayer por parte de organizaciones campesinas, originado por las demandas del sector agrícola, exigiendo que se reactiven (e incluso se amplíen) programas destinados a la estimulación del campo veracruzano y de todo el país, constituye pese a sus dimensiones una reacción menor, si para ello se tiene en cuenta el número de productores del campo que están siendo afectados, como resultado de la aparente “pereza burocrática” para atender los programas de estímulos en beneficio de la productividad agrícola…
 
Es profundamente lamentable que en nuestro país, por un lado se siga lastimando la economía nacional y a los mexicanos en lo general, con la ejecución de bloqueos en las vías de comunicación que atentan contra la seguridad y la economía, así como contra los derechos de muchos más mexicanos que los saboteadores de vías de comunicación y, de la misma manera, debe exigirse a la administración pública federal, estatal y municipal, que cumplan con programas que realmente estimulen la productividad agrícola, lo que beneficiará no sólo a las familias del campo, sino al país en lo general si, para ello, el campesinado realmente utiliza con fines productivos los estímulos que reciba y que forman parte de la riqueza nacional… Ahí la dejamos.
 
alfredo.rí[email protected]

Columnas recientes