Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Esteban

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

24/07/2019

alcalorpolitico.com

ESTEBAN
 
AL OJO DEL AMO … Al amparo del discurso de la austeridad republicana que promueve personalmente el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, los gobernadores de los estados, particularmente los emanados del partido Morena, como es el caso de Veracruz, están cometiendo algunas exageraciones, obvio, por la improvisación de quienes carecen de experiencia en el servicio público.
 
La austeridad republicana, sustentada en principios partidistas, más no en reglamentos específicos, se adopta y se adapta a modo de quien la aplica.
 
Como botón que sirva de muestra está el caso del gobierno estatal veracruzano, donde la operatividad de la austeridad republicana recae en un funcionario de la administración estatal, el sureño Esteban Ramírez Zepeta, secretario particular del gobernador del estado, el ingeniero Cuitláhuac García Jiménez.
 
Ramírez Zepeta, oriundo de Las Choapas Veracruz, es el funcionario al que los secretarios de despacho del gabinete estatal tratan de mantener contento y en buen ánimo, pues resulta que es quien da el VoBo (visto bueno) a las solicitudes de recursos económicos para sus respectivas dependencias.
 
Si algún programa requiere apoyo económico para ejecutarse en alguna de las secretarías, hay que convencer al licenciado Ramírez Zepeta de esa necesidad, pues de lo contrario, al amparo de la austeridad republicana la propuesta es rechazada.
 
Vaya, Esteban el secretario particular del mandatario veracruzano, es quien incluso da el palomazo a las solicitudes de viáticos de los secretarios de despacho, pues de esa manera de cumple a pie juntillas con la austeridad republicana.
 
En varias de esas secretarías, los encargados de las áreas administrativas se vuelven loco para elaborar tarjetas informativas con la menor cantidad de números, como para niños, para que el secretario particular “del gober” las entienda y las apruebe.
 
Ese es entre otros el poder que se le ha conferido al licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Cepapo, con sede en la ciudad de Xalapa, muy cerca del cuartel San José, quien es obvio, es colaborador mucho muy cercano del gobernador del estado de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez.
 
Claro, el licenciado Esteban también tiene el poder de decidir quién o quiénes son los que serán atendidos en audiencia por el ejecutivo estatal, por manejar la agenda personal del ingeniero García Jiménez.
 
CONMIGO A CONTRA MI … Pero ¿saben cuántos de los integrantes del gabinete estatal se han opuesto a la exagerada e ilegal acción del secretario particular del mandatario veracruzano? Si dijo que ninguno, acertó amable lector, porque ninguno, ni siquiera los ex compañeros de juergas del ejecutivo estatal se atreven a protestar por ser tratados como menores de edad, y peor aún, como sospechosos de que les gusta la uña, por lo que, sin hacer mutis, seguramente hasta se forman en la oficina del buen Esteban para que les dé el VoBo a sus solicitudes de viáticos.
 
Y menos protestarán, aunque sus dependencias estén al punto del quiebre por falta de presupuesto, pues el ejemplo de la disonancia administrativa se los está dando el mismísimo presidente de la república Andrés Manuel López Obrador.
 
El último de los ejemplos de esa intolerancia al cuestionamiento, a la duda, es la renuncia de Gonzalo Hernández Licona, ahora ex secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, quien hacía unos días, ante el requerimiento presidencial de aplicar en el CONEVAL los recortes al amparo de la austeridad republicana, publicó el documento: “"Por una austeridad mejor implementada: Coneval", en el cual planteó que las políticas de austeridad implementadas en este sexenio, debían analizar los recortes presupuestarios más cuidadosamente.
 
“Hay que corregir, pero con cuidado”, fue la advertencia de Gonzalo Hernández Licona, quien advirtió que la pretendida austeridad a aplicarse en Coneval, la ponía en punto de quiebre. Es obvio que eso molestó, al grado que le mandaron su oficio para que renunciara, porque sería relevado en su cargo. Hágame favor.
 
DÍGALO SIN MIEDO … Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes