Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Carambola

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

14/08/2019

alcalorpolitico.com

CARAMBOLA
 
DE TRES BANDAS … Formado políticamente en el Partido Revolucionario Institucional, en el viejo PRI, el hoy presidente de la república Andrés Manuel López Obrador conoce la antigua manera de hacer política en México y por ende, lo que implica aquella premisa de que los aplausos para uno, son abucheos para el otro.
 
Premisa que puso en práctica para despabilar al lampareado gobernador del estado, militante también del partido Morena, Cuitláhuac García Jiménez, quien en sus primeros ocho meses como mandatario de la entidad veracruzana, no ha podido frenar al menos la inseguridad, aunque sus cifras le indiquen que sí y peor aún, se ha enfrascado en un conflicto casi personal con el yunista- que no panista- Fiscal General del estado, Jorge Winckler Ortíz.
 
Es tan grave la inseguridad en el estado de Veracruz, que el propio ejecutivo federal se ha tenido que referir a ella en dos de sus conferencias de prensa “mañaneras”, para enviar mensajes mediáticos de tranquilidad a la población, a los electores, en tanto resuelve de una vez por todas el asunto del gobernador veracruzano.
 
Por ello, con el colmillo retorcido que tiene el ex priista tabasqueño, decidió aplicar en el estado de Veracruz aquello de que los aplausos para uno, son abucheos para otro, ejecutando una perfecta carambola de tres bandas.
 
En principio, mandó a llamar al empresario veracruzano recién nombrado administrador general de aduanas, Ricardo Ahued Bardahuil, para apapacharlo y ensalzarlo públicamente como un hombre honesto a carta cabal.
 
“Propuse a Ricardo Ahued, un hombre de toda mi confianza por su honestidad”, dijo el presidente de la república al referirse al veracruzano, al que abrazó para la foto oficial, además de dibujar una amplia sonrisa de satisfacción en su rostro.
 
No habrían pasado ni diez minutos de ello, cuando los analistas políticos y sinquehacer de café, comenzaron a manejar la versión de que Ahued Bardahuill tenía la venia del señor para en caso necesario relevar al actual gobernador del estado, Cuitláhuac García Jiménez, a quien para darle una salida digna, se le nombraría en el gabinete presidencial.
 
¡Ay primo hermano!, dirían los cuenqueños, la versión se generalizó a grado tal, que la fotografía de López Obrador con Ahued Bardahuil ocupó casi todas las primeras planas y partes superiores de los portales de noticias.
 
Fue tal el efecto de la carambola de tres bandas que ejecutó el ex priista tabasqueño, que el ejecutivo estatal se reunió supuestamente en secreto y por primera vez, con periodistas radicados en Xalapa, columnistas según nos dicen, a quienes les pidió calma, paciencia, para ver los resultados de su mandato.
 
Pero cuando la bola de billar entró a la buchaca luego de tocar las tres bandas, en jugada maestra del colmilludo presidente de la república, fue justamente ayer martes, cuando la cabeza visible del yunismo en el gobierno del estado de Veracruz, el fiscal general del estado Jorge Winckler Ortíz, se apareció en Palacio de Gobierno, allá en la ciudad de Xalapa, para participar en la mesa de Construcción de la Paz, lo que Fidel Herrera llamaba el Mando Unificado, a donde tenía meses que no era invitado.
 
Fue tan, pero tan efectiva, la carambola de tres bandas de Andrés Manuel López Obrador para destrabar el conflicto político que no le permitía avanzar a Veracruz, que ayer también, el ejecutivo del estado aseguró en rueda de prensa que siempre hubo coordinación con el fiscal general del estado, pese a que algunas voces digan lo contrario. Plop y recontra plop, versión Condorito.
 
No más, la culpa es del Fiscal.
 
No cabe duda que en política nada es casual, sino causal y eso lo demostró el ex priista hoy presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, quien ya mostró la medicina para el caso de que Veracruz lo requiera.
 
ECHARÁN MONTÓN… Por cierto, en la rueda de prensa “mañanera” de ayer martes, el ejecutivo federal Andrés Manuel López Obrador reveló que el estado de Veracruz tiene un déficit de más del 60 por ciento de policías y que los cinco mil con que se cuenta actualmente son insuficientes.
 
La cifra por si sola muestra solo una variable de la grave problemática que es la inseguridad, por lo que se espera que en otra “mañanera” se anuncie cuántos empleos se pretenden impulsar, bajo la gestión y acciones de apoyo del gobierno estatal hacia los empresarios, por mencionar un ejemplo.
 
DÍGALO SIN MIEDO … Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes