Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Propuesta del Gobernador

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

19/08/2019

alcalorpolitico.com

*Los “trenes de pasajeros”
*Histórico “tren jarocho”
*Sensación de seguridad
 
Muchos serán los xalapeños y pobladores de Coatepec, en lo general, que aplaudan al gobernador veracruzano, Cuitláhuac García Jiménez, si su propuesta para dotar de sistema de transporte ferroviario para pasajeros, entre la capital del estado y el municipio y región de Coatepec, se logra consolidar y se transforma en una realidad.
 
Porque es apropiado referir que la aportación de un sistema de transporte de tal naturaleza en esa zona, de alguna forma descongestionaría las vías de comunicación existentes en la actualidad, lo que en el mismo sentido impactaría en la disminución de riesgos y accidentes que con frecuencia se suscitan en tales rutas de comunicación, al margen de la disminución en costos por el traslado que, de manera cotidiana, afrontan quienes en forma regular se trasladan por dichas rutas.
 
Tal proyecto (de concretarse y ejecutarse) de la misma forma sembraría también mayores espacios de tranquilidad para los que se convertirían en usuarios frecuentes, no sólo por la reducción en lo relativo a la posibilidad de accidentes, sino de la misma forma representaría dicha alternativa una aportación hacia los renglones vinculados con la sensación de seguridad de los viajeros, en tanto que los traslados utilizando redes ferroviarias (por sus propias características) pueden, en lo que se refiere a operativos de seguridad por parte de cuerpos policiacos (o militares como sucedía en el pasado), brindar rangos de mayor eficacia que, en lo general, representan beneficios colectivos para el conglomerado social.
 
Bajo tales referencias, debe sostenerse que de concretarse tales propuestas por parte del gobernador veracruzano, García Jiménez, nada extraño sería que posteriormente en las regiones integradas por los municipios de Ciudad Mendoza, Río Blanco, Orizaba, Ixtaczoquitlán, Fortín, Córdoba e Incluso Amatlán de los Reyes, volvieran a surgir apuntes de los diversos sectores de la población para que se recuperará el sistema de transporte ferroviario de pasajeros (y de mercancías) entre dichas poblaciones, referencia que incluso se podría ampliar (como en los viejos tiempos) por un lado hacia Omealca, Tezonapa, Cosolapa, Acatlán, Vicente y Tierra Blanca, mientras que por la otra ruta hacia Atoyac, Paso del Macho, Camarón, Soledad de Doblado y Puerto de Veracruz.
 
El pueblo veracruzano e incluso de otros estados como el de Oaxaca, el de Puebla y Tabasco, seguramente aplaudirían entrelazar nuevamente y de manera más amplia al territorio del centro del país con el sur de nuestras tierras, con sistemas ferroviarios para el transporte de pasajeros, los cuales, con éxito sin igual operan en prácticamente toda Europa y que en países como Estados Unidos, siguen representando una vía de transporte importante para la colectividad.
 
Pero a más de ello, debe tenerse muy claro en los ámbitos gubernamentales que el pueblo de México en su gran mayoría, nunca se manifestó estar de acuerdo que Ferrocarriles Nacionales de México, dejara de constituir una empresa transportista PROPIEDAD DE LOS MEXICANOS y que, mucho menos, por intereses de grupos de poder en el ámbito de círculos financieros, se dispusiera de manera impositiva la desaparición del servicio ferroviario para el transporte de pasajeros.
 
Como ejemplo de ello se debe recordar que ya en el marco del proceso de desmantelamiento de sistema ferroviario de transporte de pasajeros, el entonces gobernador de Veracruz, Don Fernando Gutiérrez Barrios (lástima que sólo fue dos años Gobernador porque Salinas de Gortari “se lo llevó” a la Secretaría de Gobernación) pugnó y logró para que se creara un sistema nocturno de transporte de pasajeros entre el puerto de Veracruz y el entonces Distrito Federal, vagones dotados de dormitorios y con servicio de bar y restaurante, cuyos resultados desde sus inicios fueron positivos, pero para entonces nadie se imaginaba que en definitiva, nuestro gobierno federal exterminaría el transporte ferroviario de pasajeros, así como de mercadería entre estación y estación, determinación que convirtió al sistema de “FERRONALES de MX”, en un red de transporte de carga propiedad del sector privado, tendencias que ya también nos estaba pasando en otras áreas como la Industria Azucarera y Teléfonos de México.
 
Mucho se puede hablar de esas “desincorporaciones” que indudablemente constituyeron una deslealtad hacia los intereses del pueblo mexicano, pero ya habrá tiempo para ello, en tanto que por hoy lo que se contempla entre polémicas y simpatías, en el caso específico de tierras veracruzanas, es que el gobierno del estado por conducto del gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, refiere la posibilidad para que el tramo entre Coatepec y Xalapa, tenga como agregado un sistema de transporte ferroviario para pasajeros, tema que (salvo algunos transportistas) seguramente respaldarían significativos sectores de la población, propuesta que quienes aún recordamos con nostalgia los bellos tiempos de “andenantes”, referimos con optimismo al tiempo de agregar que (de concretarse de manera correcta) resultaría un agregado positivo no sólo para los potenciales viajeros, sino para la economía en lo general.
 
E insistimos: Ojalá y tal programa se materialice y que se expanda hacia las viejas rutas del transporte de pasajeros por vía ferroviaria, tal como las que entrelazaban al puerto de Veracruz con la Ciudad de México conjuntamente con municipios intermedios… Ya veremos en que termina la historia.
 
Ahí la dejamos.

Columnas recientes