Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Desdoran la manifestación

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

20/08/2019

alcalorpolitico.com

*Son reclamos con validez
*Diferencias veracruzanas
*Los polémicos aeropuertos
 
Se podría referir que los comentarios en torno a la actitud, así como algunos hechos de notoria violencia verbal y física, registrados durante la marcha en protesta contra la violencia ejercida en contra de mujeres en nuestro país, por la actitud y escenarios en lo general advertidos en todo el transcurrir de dicha manifestación, los hechos y referencias en el contexto de dicha marcha, podrían contradecir de manera clara y contundente la intención y los objetivos de la misma.
 
Cierto es que la escena claramente filmada, en donde un integrante de medios de comunicación es agredido de manera cobarde e injustificadamente, pareciera que quien la ejecutó no fue una mujer, pero por sí mismo ese hecho refleja “parte del contexto” y del estado de ánimo, que de alguna forma conducen hacia el rompimiento de los límites que deben circunscribir una marcha pacífica, con claro y determinante respeto a la legalidad y a los ámbitos de civilidad.
 
Debe referirse que los escenarios presenciados se suman a los factores que actualmente desgastan la imagen de tranquilidad, confiabilidad y legalidad que requiere nuestro país, para mantener en ámbitos tanto nacionales como internacionales, apertura hacia rumbos de mayor estabilidad que favorezcan inversiones, generación de empleos y bienestar en lo general, dicha marcha (por sus características) también desacredita movimientos sociales honorables, como lo es la defensa de los derechos de todo ciudadano para desempeñarse en el seno de la sociedad, sin tendencias discriminatorias y descalificaciones basadas, no en la capacidad, sino en las características de género.
 
Lástima de tales sucesos negativos, porque el llamado a frenar todo tipo de discriminación constituye un reclamo válido y claramente propositivo, en la búsqueda de un mayor y mejor desarrollo integral de la sociedad.
 
Ahora bien, lo rescatable de tales escenarios, es que el conglomerado social de nuestro país, está abriendo en el marco y ejercicio de los propios derechos ciudadanos, espacios más claros para externar sus desacuerdos y propuestas, marcos que refieren una sociedad que demanda se avance en el desarrollo integral sin diferencias de orígenes, géneros y tendencias personales que palpitan en el marco de las libertades que nos rigen, ello, por el propio mandato de nuestra Constitución y las leyes que de ella emanan.
 
Es preciso referir que tales expresiones de la colectividad, por sus orígenes y fines, obligadamente deben calificarse como positivas y respetables, hechos que, por lo mismo, se debe de procurar organizar con clara proyección no sólo de lo que se pretende, sino de lo que se debe evitar y las formas apropiadas para lograrlo, buscando siempre eliminar la virulencia y la afectación a los derechos de los diversos sectores de la sociedad.
 
Que el lado lamentable y criticable surgido en el marco de dicha marcha, se evite en próximas acciones enmarcadas en el derecho a manifestar nuestras ideas y reclamos, lo cual, forman parte del palpitar de la democracia y del derecho conferido a todo integrante de nuestra sociedad… Ya veremos.
 
LO QUE SE LEE
 
Que las “diferencias” entre el mando del gobierno del estado de Veracruz y quien se desempeña como Fiscal de los veracruzanos en el ámbito estatal, en lugar de atemperarse y ser inducidas al ámbito de la conciliación, entendimiento y suma de voluntades entre los diversos niveles de gobierno, pareciera que se han crispado más allá de lo previsto, incluso por quienes las escenifican, hecho que por tratarse precisamente de los ámbitos cupulares para la administración de justicia y, con ello, el rescate de la tranquilidad social, coloca a las tierras veracruzanas en senderos de incertidumbre que, al mismo tiempo, limita la potencialidad en lo referente a la administración de justicia.
 
Nunca será factible restaurar los ámbitos de seguridad en los niveles que requieren y reclaman los veracruzanos, si privan escenarios de elevadas desavenencias entre los sectores responsable de fortalecer dicha seguridad, con quienes investigan para fincar responsabilidades y, obviamente, vigilar que la Ley se cumpla conforme lo marca la Constitución y las disposiciones jurídicas que nos rigen.
 
El tema y panorama actual entre Fiscalía y Poder Ejecutivo, nunca antes se había registrado en la historia de Veracruz, claro que ahora son nuevos tiempos, nuevas leyes y nuevos estilos, pero ello se debe escenificar y traslucir en mayores y mejores resultados, objetivos fundamentales que hasta el momento no privan en tierras veracruzanas… Ahí la dejamos.
 
LO QUE SE OYE
 
Que la suspensión dictada por un Juez de las obras para la construcción del nuevo aeropuerto de “Santa Lucía”, obra emprendida en el marco de la Cuarta Transformación, con la intención de que se reanude el anterior proyecto identificado el NAIM (Nuevo Aeropuerto Internacional de México) que forma parte del paquete de proyectos en marcha que heredó la anterior administración federal, refiere por sí mismo una determinación jurídica que refleja el cúmulo de confusiones e intereses entremezclados entre un proyecto y el otro, no sólo en materia de obras y servicios, sino también en intereses políticos y partidistas entre los unos y los otros.
 
Los hechos en referencia, pasarán a formar parte de la historia de México, marco en el cual persistirá la polémica si las acciones de los unos y los otros, se fundamentaban en la realidad o si de plano, imperó el dominio de las politiquerías y los intereses de grupos de poder económico, al margen todos ellos de los reales intereses de la colectividad mexicana en lo general… Será la historia la que dicte sentencia sobre el tema… Ya veremos.

Columnas recientes