Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Yunes contra Cuitláhuac

Apuntes

Por: Manuel Rosete Chávez

24/09/2019

alcalorpolitico.com

“Winckler está prófugo, hay dos
órdenes de aprehensión en su contra”

Cuitláhuac García Jiménez
 
Yunes contra Cuitláhuac
 
Alguna vez, siendo don Fernando Gutiérrez Barrios secretario de Gobernación, nos recomendó regresar a Xalapa a seguir trabajando anteponiendo un principio básico: “sea quien sea el gobernador, por tener esa investidura, se le debe respetar y apoyar, acuérdese –nos dijo- que nadie puede estar por encima del estado”.
 
Con don Fernando en sus oficinas de Gobernación platicamos en tres ocasiones; la primera, por lo que viene a cuento, a solicitud nuestra porque queríamos que el “Hombre leyenda” nos ayudara a superar el grave problema que era para nosotros convivir con un gobernante como don Patricio Chirinos, y obviamente más que él por la presencia tan cercana y de tanto poder de su Secretario Miguel Ángel Yunes Linares, con quien habíamos tenido una fricción por denunciar, en nuestro trabajo periodístico, la presencia de trece niños contagiados de SIDA en el Consejo Tutelar Para Menores Infractores, con una población de casi noventa infantes recluidos en ese centro por delitos como haberse robado unos dulces, hasta un par de boleritos de Coatzacoalcos quienes habían participado en un crimen a cambio de diez pesos que les dieron. Menores que dormían en colchonetas sin importar sexo y que eran obligados por custodios a sostener relaciones con ellos.
 
Publicar un reportaje sobre estas diabólicas anomalías, entre menores abusados sexualmente, consumidores de droga porque los mismos custodios se las proporcionaban, enfermos de sida que contagiaban a sus compañeros sin conocer las consecuencias de esta enfermedad, encabronaron al poderoso Secretario de Gobierno, de cuya estructura dependía el Consejo Tutelar, fue un agravio que nunca hemos podido pagar. Lo que si nos dejó es la satisfacción de que, con nuestro trabajo de investigación, terminamos con un problema grave en el que estaban involucrados como víctimas casi cien menores de edad, los depravados custodios (los Tíos) que se daban vuelo violando niños y niñas en ese terrorífico centro creado por el gobierno para corregir la conducta de los menores con tendencias delictivas y los trabajadores que por hambre no se atrevían a decir nada.
 
Con todo nuestro espíritu de lucha social, de joven periodista egresado de una Facultad que nos preparaba para denunciar las anomalías asumiendo un compromiso social igual al de todas las profesiones, como por ejemplo el juramento de Hipócrates de los médicos, caminábamos con paso firme y decidido hasta que... hasta que tuvimos que moderar nuestra crítica atendiendo la sabia recomendación de don Fernando: respetar al gobernante porque es la institución... pero sobre todo la frase de que “nadie puede estar por encima del estado”.
 
Todo esto nos viene a la memoria al ver las reacciones del joven abogado Jorge Winckler, desde que se hincó para tomarle una foto a su patrón Miguel Ángel Yunes, pasando por los abusos que cometió al amparo del poder como Fiscal del Estado, los que le ordenó su patrón cometer en contra de ciudadanos honestos, odiados por su jefe, los que no se le cuadraron cuando fue Fiscal todopoderoso en un espacio limitado de poder, que hoy ya no existe. Don Jorgito, entienda que su postura es de desafío al estado, no es de su superpoderoso jefe, que ya no es nadie, contra un gobierno al que piensan que podrán vencer. Nadie está, ni estará, por encima del estado confórmese con que no se la dejen irene toda por los graves delitos que cometió estando en la plenitud del pinche poder, como decía Fidel Herrera.
 
¿Somos por naturaleza criminales?
 
Hace unos cuarenta años, nos enteramos de la muerte de un ladrón sorprendido dentro de un domicilio donde pretendía delinquir. El dueño de la vivienda, un conocido músico xalapeño (el maestro Vicuña), al escuchar ruidos que provenían de un tragaluz, en la madrugada, tomó un arma e hizo frente al ratero que ya había puesto los pies en el piso de la sala de la casa. Al verse sorprendido al ladrón se le fue encima al maestro y este solo accionó el arma y ¡madres!, lo mató.
 
Fue un escándalo, pero a cual más de los xalapeños justificaron esta conducta. Nadie puede meterse en tu casa si tu no lo permites, es tu espacio propio, tu intimidad familiar. El veredicto del juez, cuando fue juzgado el maestro fue en el sentido que había matado al ratero en defensa propia. Ese espacio de nuestra vida lo conservamos por muchos años, era motivo de plática, pero muy lejana a una conducta consuetudinaria porque además no había tanto puta ratero. Por años se comentó el crimen como algo extraordinario hasta que llegó el de la señora Sonia Patricia, allá por la avenida Murillo Vidal, en el que perdió la vida una joven mujer la cual fue literalmente descuartizada y tirada a un lado de la avenida, cuyos restos depositaron en bolsas.
 
El crimen de Sonia Patricia Reyes Márquez cimbró a la sociedad xalapeña y se mantuvo como lo más trágico que había pasado en la capital del estado, de ahí para acá comenzaron las ejecuciones, los crímenes callejeros, los descuartizados, los secuestros y un sinfín de delitos que han convertido a la capital del estado en una de las ciudades de más alta peligrosidad del estado y el país. ¿Xalapa, la ciudad de las flores, la cuna de la cultura veracruzana, la sede de los poderes del estado, la Atenas Veracruzana?... pues sí nuestra ciudad hoy aparece entre las más peligrosas del país, y lo más lamentable, a fuerza de tantos crímenes que se comenten permanentemente, todo parece indicar que quienes decidimos quedarnos a vivir en Xalapa, por necesidad, nos estamos acostumbrando a la violencia, ya la estamos viendo como algo natural y eso es muy peligroso, por ejemplo; las mañana de ayer un trabajador de CMAS, originario de San Marcos de León, del Municipio de Xico, fue ejecutado a balazos en la avenida Xalapa a la altura de la parada de autobús del monumento Adalberto Tejeda, por sujetos que viajaban en un automóvil.
 
De acuerdo a informes los hechos sucedieron al filo de las 08:00 de la mañana cuando el trabajador de CMAS Edgar Navarro Cortes, caminaba sobre la avenida Xalapa con destino a su centro de trabajo ubicado en las bombas que se localizan atrás del monumento a Adalberto Tejeda, de la colonia.
 
Navarro Cortes caminaba en compañía de otros trabajadores de CMAS, y al llegar a la parada de autobús ubicada frente al citado monumento, se les emparejo un auto de donde al menos dos sujetos bajaron y se dirigieron Edgar Navarro y sin decir palabra alguna le pegaron de balazos.
 
Luego los agresores subieron al auto y huyeron sobre la avenida Xalapa con rumbo a Finanzas, mientras que Edgar Navarro, cayó al pavimento donde murió de inmediato.
 
Testigos de inmediato llamaron al 911 reportando los hechos y solicitando los servicios de ambulancia y la policía. En cuestión de minutos llegaron paramédicos de Seguridad Publica y Policías, los primeros ya nada pudieron hacer por el trabajador de CMAS, ya estaba muerto, mientras que los elementos operativos comenzaron a recabar información y acordonar con cinta amarilla la escena del crimen.
 
Posteriormente llegaron a tomar conocimiento personal de la Fiscalía, Policías Ministerial y Servicios Periciales, estos últimos realizaron el levantamiento del cuerpo y lo trasladaron al SEMEFO…. Y ya este pobre cristiano pasa a sumarse a la lista de cientos (no exageramos) de sacrificados en Xalapa, de igual manera. Llega una moto o una camioneta, descienden los asesinos, cumplen con su misión y se van. Que quiénes fueron o a qué banda pertenecen, nada, de quién y porque lo mataron, tampoco. Nada se sabe de estos crímenes diarios que se cometen en Xalapa. ¿Será que nos estamos acostumbrando a vivir así, en medio de la criminalidad?.
 
REFLEXIÓN
 
Ya lo dijo el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, que son dos las ordenes de aprehensión contra el exfiscal, Jorge Winckler Ortiz y del fiscal anticorrupción, Marcos Even Torres Zamudio, por delitos del fuero común.
 
Escríbanos a [email protected] [email protected]

Columnas recientes