Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El súper grupo y el hombre fuerte

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

25/09/2019

alcalorpolitico.com

De encyclopedia.ushmm.org (el ushmm corresponde a United States Holocaust Memorial Museum), la dirección electrónica de la Holocaust Encyclopedia, tomo lo siguiente:
 
“Durante años, antes de convertirse en canciller de Alemania, Adolf Hitler estuvo obsesionado con ideas sobre la raza. En sus discursos y en sus escritos, Hitler difundía su creencia en la ‘pureza’ racial y la superioridad de la ‘raza germana’, lo que él llamaba una ‘raza aria superior’. Declaró que su raza debía permanecer pura para poder tomar el control del mundo algún día. Para Hitler, el ideal ‘ario’ era rubio, de ojos azules y alto”. Cuando él y los nazis llegaron al poder, estas creencias se convirtieron en la ideología de su gobierno.
 
Cuando uno cree que la creencia de la pureza de un grupo en el poder quedó sepultada para siempre luego del genocidio que cometió Hitler y que sigue horrorizando a la humanidad, se sorprende al saber que la idea no ha muerto, que pervive y que se incuba en personas que forman grupos en el poder muy cerrados, como, por ejemplo, dentro del gobierno cuitlahuista.
 
Ignoro si el gobernador Cuitláhuac García Jiménez está al tanto, si es idea original de él, si en todo caso ha ordenado iniciar una purga en su gobierno para que poco a poco vayan quedando (se reacomoden o lleguen nuevos) solo los químicamente puros morenistas con los cuales tomar el control total del Estado, o si es ajeno y son sus más cercanos colaboradores, los de su Círculo Rojo, o sea los que con él son poder, quienes han decidido ser una versión contemporánea de Hitler y purgar a todos los que consideran intrusos o ajenos a sus intereses (no creo que quepa hablar de ideología porque no creo que la tengan) y echarlos de la administración o rechazar a los que actúan por fuera.
 
El ahora mandatario estatal hizo una estancia doctoral en la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH), Alemania. Me resisto a creer que estando allá le picó un mosco como el del dengue, pero este transmisor de la pureza de raza hitleriana, que ahora se transmutaría en una pureza morena.
 
Un influyente grupo cuitlahuista estaría haciendo planes, o ya operándolos, para hacerse con todo el poder, centralizarlo y trabajar solo con morenos probados, a los que consideran de sangre color magenta o fucsia (otros dicen color vino o marrón) y que además sean afines a ellos o respondan a sus intereses.
 
De acuerdo a la información que trasciende hacia fuera, poco a poco irían echando a los que llegaron al gobierno pero eran de otros partidos, o que son de otros grupos, como por ejemplo a los Nahle (los que entraron recomendados por la Secretaria de Energía, pero a los que poco a poco van marginando o enfriando), a los Ahued (no lo aceptan como moreno y según ellos si por las circunstancias políticas el presidente intentara llevarlo a la gubernatura se rebelarían y se opondrían; a sus recomendados tampoco les hacen caso), incluso a los Huerta, caso inexplicable porque el súper delegado Manuel Huerta sí es moreno puro pero lo detestan y lo bloquean y torpedean.
 
No lo dicen pero se entiende que su pretensión es mantener el poder a toda costa con la intención de perpetuarse como lo hizo el PRI por más de setenta años. Eso sí, según ellos están haciendo un excelente gobierno y están súper confiados en que en las próximas elecciones los veracruzanos se van a volcar a su favor. Pero todo para morenos, morenos puros. Los demás, fuchi, guácala.
 
Y Eleazar se alza como el hombre fuerte
 
No es el primer caso que se da en el gobierno del Estado. Patricio Chirinos Calero tuvo en Miguel Ángel Yunes Linares, el secretario general de Gobierno, su hombre fuerte, y Miguel Alemán Velasco en Alejandro Montano Guzmán, el secretario de Seguridad Pública. Cuitláhuac García Jiménez lo tiene ahora en Eleazar Guerrero Pérez, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Finanzas y Planeación, su primo además.
 
La leyenda política le atribuye haber diseñado y nombrado a las dos estructuras claves del gobierno, completitas: la administrativa y la jurídica, o sea, la que maneja todos los recursos económicos y humanos, y la que la dota de legalidad. Con ello tiene todo el control que se traduce en poder.
 
Pero se habría hecho de otra dependencia clave, la que fiscaliza, la Contraloría General del Estado, al imponer a una gente suya, Mercedes Santoyo Domínguez, a quien antes había logrado colocar en el Sistema Estatal Anticorrupción. Y va ahora por la que fiscaliza a la que fiscaliza: el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) del Estado de Veracruz.
 
El pasado 11 de septiembre con el encabezado “Se cierra la recta final por el ORFIS”, publiqué en “Prosa aprisa”:
 
“Decía yo líneas anteriores que Ceci (Cecilia Leyla Coronel Brizio) sorprendió y podría estar en el carril del caballo negro ahora transmutado en la yegua negra, si es cierta la versión de que en efecto no pasaba por su mente participar pero que inesperadamente faltando cinco minutos para las doce recibió la orden local: inscríbete, hay instrucciones de que te inscribas...
 
Otra mujer que habría recibido también de su jefe la instrucción: inscríbete, inscríbete, ya veré yo arriba qué puedo hacer, habría sido Delia (Delia González Cobos), quien podría ser una potranca (caballo joven) negra”.
 
Las dos han llegado a la recta final. Forman parte de la tercia de la que saldrá el nuevo titular del Órgano. Las dos serían impulsadas por don Eleazar. Una de ellas es la buena.
 
Fue él quien presuntamente dio la instrucción a Ceci que se inscribiera. El secretario de Finanzas, José Luis Lima Franco, habría hecho lo mismo con Delia. En el camino algo pasó que Eleazar la adoptó también y los momios en la apuesta están a favor de esta última. Si no llega Coronel Brizio, se habrían dado cuenta que ella no se prestaría a ninguna situación anómala, por su rectitud, por su ética, por su honestidad, por su decencia, como Clementina Guerrero no se prestó en el gobierno de Miguel Ángel Yunes y se tuvo que ir de la Secretaría de Finanzas.
 
Llegue una o llegue otra, don Eleazar cerrará la pinza que lo dotará del control total de la administración del gobierno cuitlahuista y los más importantes órganos externos. Y ya se prepara para ser el próximo candidato de Morena a la presidencia municipal de Xalapa. Hombre fuerte, muy fuerte, sin duda alguna.
 
(Leslie Mónica Garibo Puga, a quien hice blanco de críticas como Contralora General del Estado porque no actuaba, finalmente se fue del cargo porque, tengo que reconocerlo, se negó a firmar documentos que contenían serias irregularidades de compras oficiales, lo que le hubiera comprometido seriamente).

Columnas recientes