Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Gobiernan ahora desde Palacio Nacional

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

17/10/2019

alcalorpolitico.com

Para los veracruzanos es alentador que el Gobierno de México, el de Andrés Manuel López Obrador, tenga su atención puesta en el Estado.
 
Para las autoridades del gobierno estatal debe preocupar –eso supongo– que desde el Palacio Nacional estén interviniendo para resolver lo que tocaría hacer aquí.
 
Ayer el gobernador Cuitláhuac García Jiménez informó en sus cuentas de las redes sociales que sostuvo una reunión con “representantes federales” y del sector empresarial del Estado.
 
Pero llama la atención que la sesión de trabajo no tuvo lugar en el palacio de gobierno de Xalapa, como debió haber sido, sino en el Palacio Nacional.
 
En una de las fotos que pegó en su muro de Facebook se alcanzan a ver el secretario de Gobierno, Eric Cisneros; el de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado; de perfil al parecer el de Desarrollo Económico, Enrique Nachón, y la encargada de la Fiscalía, Verónica Hernández Giadáns.
 
Según el mandatario estatal, llegaron “a muy buenos acuerdos de colaboración” con la participación de “grandes empresarios”.
 
Si fue con “grandes empresarios” entonces se trató de una reunión muy importante y por eso extraña que no se haya emitido un boletín oficial de prensa para ofrecer suficiente y amplia información de lo tratado.
 
¿De qué representantes federales se trató? ¿Hubo secretarios del gabinete presidencial o se trató de funcionarios de más bajo nivel? ¿Cuáles fueron los acuerdos de colaboración a los que llegaron y para qué?
 
El 2 de octubre el gobernador fue citado a la Secretaría de Gobernación de lo que informó la titular de la dependencia, quien se limitó a decir que había sido una “reunión productiva” para “reforzar” sus agendas de trabajo… y mantener una relación de cooperación”.
 
Una versión periodística dijo que el gobierno federal preveía una intervención y ayuda para sacar a flote a Veracruz ante los problemas y los resultados nada satisfactorios de la administración estatal.
 
Lo cierto es que ese día por la mañana en la misma Ciudad de México el secretario de Turismo federal, Miguel Torruco Marqués, encabezó un acto en el que el gobernador inauguró una exposición para promover los atractivos de Veracruz, que concluirá el día 29.
 
Luego de la reunión con la Secretaria de Gobernación, el gobernante veracruzano realizó una visita a varios medios de comunicación de la capital del país para ser entrevistado, un recorrido que se supone que le patrocinó el gobierno federal tratando de posicionarlo.
 
La suposición cabe porque la promoción en esos medios es muy cara y la administración estatal se queja que no tiene recursos.
 
Así, cabe pensar que en efecto el gobierno de AMLO le está metiendo el hombro y la pregunta sería por qué, si el Estado es libre y soberano, como dice su nombre en la Constitución local, y por lo tanto el gobierno estatal es independiente y no tendría por qué estar dependiendo del gobierno central.
 
Creo que aparte del efecto político que tenga la medida, lo importante para los veracruzanos es saber que el gobierno de López Obrador trata de sustituir a la autoridad local para sacar a flote al Estado, lo que todos desean y esperan.
 
Ellos saben lo que hacen y por qué lo hacen, pero creo que cometen un error al tratar de posicionar al gobernador en los medios nacionales y no en los locales, cuando él no está buscando a futuro una posición de nivel federal, sino que necesita fortalecer su imagen entre los veracruzanos.
 
Andar en un “tour” de medios en la Ciudad de México es caer en el mismo error que cometió el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares cuando se promocionó en medios de la capital del país para tratar de fortalecer la campaña para que su hijo lo sucediera, desdeñando a los del Estado, con contadas excepciones.
 
Así mismo, si el gobierno federal desea fortalecer al gobernador, creo que lo mejor sería que enviara a sus funcionarios al Estado para dar la idea de que por su peso político lo atienden y no que lo lleven a reunirse allá en un saloncito del Palacio Nacional como si fuera un subordinado más del presidente.
 
Sería interesante saber qué le ofrecieron a los empresarios o a qué se comprometieron estos, y funcionarios de qué dependencias estuvieron e, igualmente, qué propusieron o qué dispusieron para Veracruz.
 
Ojalá y algún empresario se anime a dar una versión.
 
Manuel Huerta se mueve
 
Curiosamente, mientras que el gobernador recorre medios de la CDMX y mantiene distancia de la prensa local, el representante del gobierno de AMLO en el Estado, el súper delegado Manuel Huerta, está realizando una labor de contacto y acercamiento con los dueños y directivos de medios estatales, con columnistas y otros representativos del gremio periodístico de Veracruz.
 
En realidad está continuando con una tarea que comenzó en junio cuando recorrió las regiones del Estado para convivir con representantes de medios con motivo del Día de la Libertad de Prensa.
 
Lógicamente, aprovecha para hablar de las políticas del presidente (viejos conocidos y compañeros de trabajo, en privado se hablan de tú) y se muestra un convencido de que, en efecto, van a transformar a México, siempre con el apoyo del pueblo.
 
Su actitud hace que se establezca un contraste con las autoridades del gobierno del estado del que nadie cabildea con la prensa. ¿Le pediría AMLO a Huerta que también sustituya en esa tarea a los locales?
 
Vandalizan camioneta de picudo
 
La violencia y la inseguridad no son ninguna novedad en el Estado, la población está desprotegida, algo normal, pero no se explica cómo es posible que vandalicen vehículos de altos funcionarios.
 
En las redes sociales circuló ayer la fotografía de una camionetota que fue pintarrajeada y que despertó la curiosidad por saber a qué funcionario estaba asignada.
 
Extraoficialmente se dijo después que en realidad es del presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso local, Juan Javier Gómez Cazarín.
 
En la camioneta blanca pintaron con letras grandes y rojas, en su costado izquierdo (el del chofer), tres palabras: Maldito, Infiel, Perro.
 
Si ni siquiera el vehículo de un diputado o de un funcionario estatal está protegido, qué puede esperar el resto de los mortales.
 
¿Qué quién es el autor o la autora? Averigüelo Vargas, como escribía la reina Isabel la Católica a don Francisco de Vargas, quien era el encargado de enterarse e informarle de todo lo que sucedía en la corte, el oreja de entonces, pues.

Columnas recientes