Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Efecto dominó

Por: Helí Herrera Hernández

21/10/2019

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
La mayoría de los articulistas-columnistas están escribiendo para los medios de comunicación con quienes trabajan, sobre el descalabro sufrido por el gobierno de Andrés Manuel el pasado jueves 17 en Culiacán. Que sean ellos los que se ocupen del Estado fallido a nivel nacional, mientras en la aldea nos preocupamos del que padecemos con el actual gobierno que, no obstante las lapidarias estadísticas que a 10 meses de su mandato tenemos, las niega, pero sigue abonando en la profundización de las mismas.
 
Me llama sin embargo la atención sobremanera, el optimismo del ingeniero gobernador, que afirma que “vamos bien”, que a raíz de que corrieron y persiguen al ex fiscal, los índices de seguridad mejoran notablemente. Poco falta para que afirme, como lo hace su jefe a nivel nacional, que los veracruzanos somos felices, felices, felices.
 
Pero veamos lo que precisan las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y contrastarlas con las cuentas alegres del ejecutivo estatal: a 10 meses de su gobierno ya son más de 1000 veracruzanos muertos por manos criminales; un incremento del 55 por ciento en los homicidios dolosos; el 84 por ciento de feminicidios y el 124% de secuestros, tan solo de enero a junio de este año.
 
Tenemos medalla de oro en secuestros, según la asociación Alto al Secuestro, que menciona que tenemos el primer lugar a nivel nacional en la tasa de ese delito por cada 100 mil habitantes. En feminicidios, Veracruz sigue a la cabeza a nivel nacional ya que, de los 448 casos cometidos en el país durante el período de enero a junio, 98 fueron en nuestra entidad. De ahí que en las evaluaciones que se realizan a nivel nacional sobre los gobernadores mejor y peor evaluados, el ingeniero se encuentra en el lugar 29 con solo 11.7% de índices de confianza, solo están peor que él, el de Cuauhtémoc Blanco, de Morelos; Augusto López, de Tabasco y Javier Corral, de Chihuahua.
 
Como si en materia de seguridad no bastara, ahora el Ingeniero Cuitláhuac no le ha quedado otra que reconocer que el dengue ya rebasó a la Secretaría de Salud, que se ha convertido en un problema grave, colocándolo en el primer lugar de padecimiento a nivel nacional; que su gobierno no alcanza la meta de creación de empleos que requiere la economía veracruzana, dado que comenzó el último trimestre de 2019 con un déficit de 5 mil 455 empleos, que sumados al déficit de 9 mil del segundo trimestre se traduce en un lejano 74% de los objetivos estatales primarios en materia laboral, no alcanzando el objetivo que se planteó al inicio de su gobierno de crear 56 mil 25 empleos formales; que ya empieza avivar el descontento social y se empieza a parecer a Javier Duarte cuando éste no le pagaba a tiempo a los maestros de preescolar, primaria, secundarias y preparatorias, como sucedió el pasado 14 y 15 de este mes, cuando los maestros no tenían depositadas su quincenas, y la pesadilla de antaño volvía a apoderarse de todos ellos.
 
El señor Gobernador está haciendo todo lo necesario para que el divorcio con los sufragantes de MORENA se profundice. Todo indica que está empecinado él y su partido en Veracruz en perder las elecciones de 2021; allí está el mensaje que le mandó a todos sus simpatizantes académicos de la Universidad Veracruzana que lo apoyaron para llevarlo, primero a la diputación federal y más tarde a la gubernatura, cuando aprobó que la Fiscalía procediera en contra de la maestra Clementina Guerrero, tesorera del Ayuntamiento morenista de Xalapa, sin avisarle a su camarada el alcalde Hipólito Rodríguez Guerrero, que despertó la animadversión de catedráticos y catedráticas de nuestra máxima casa de estudios que conocen y saben sobre la honestidad de ella, y que en las reuniones que han tenido, al enterarse de la persecución de la que es objeto, ya manifestaron >ni un solo voto más para MORENA en Xalapa<.
 
MORENA se descompone. Sus dirigentes nacionales han perdido rumbo y valores. Su ambición por apoderarse de ese instrumento los está llevando a realizar las mismas mañas y trampas que el PRI inventó, allí están las denuncias que diputados locales y dirigentes municipales están realizando de comprar votos y voluntades; de reventar las asambleas a golpes y balazos, como sucedió en más de 8 este fin de semana en el estado. ¿Así como pensar siquiera en cosechar la mitad de los votos que en 2018 obtuvieron?
 
Y después del Waterloo de López Obrador de la semana pasada, menos.

Columnas recientes